AV en red a pro­fun­di­dad: AV so­bre re­des WLAN

inst:all magazine mexico - - Columna -

Hoy día, el Wi-Fi es tan re­pre­sen­ta­ti­vo del en­torno la­bo­ral mo­derno co­mo son los pan­ta­lo­nes ca­qui. Pa­ra los pro­fe­sio­na­les AV, la pe­ne­tra­ción de es­ta he­rra­mien­ta re­pre­sen­ta tan­to una opor­tu­ni­dad co­mo un re­to.

Ac­tual­men­te, el Wi-Fi es­tá in­te­gra­do en ca­si to­das las compu­tado­ras por­tá­ti­les, ta­ble­tas y smartp­ho­nes, ha­cién­do­lo una al­ter­na­ti­va a la abru­ma­do­ra di­ver­si­dad de co­nec­to­res fí­si­cos en po­dios y me­sas en sa­las de con­fe­ren­cias. A es­to se de­be que am­plios co­no­ci­mien­tos en Wi-Fi es una ma­ne­ra en que los in­te­gra­do­res re­pre­sen­ten un va­lor agre­ga­do an­te los ojos de sus clien­tes.

“Cuan­do más y más ofi­ci­nas es­tán ha­cién­do­se to­tal­men­te inalám­bri­cas, no pue­do ima­gi­nar que no­so­tros co­mo in­te­gra­do­res no ten­ga­mos éxi­to en im­ple­men­tar más de es­tos sis­te­mas inalám­bri­cos pa­ra pre­sen­ta­cio­nes so­bre re­des LAN cor­po­ra­ti­vas”, di­ce Tom Ny­hus, Vi­ce­pre­si­den­te de In­ge­nie­ría en IVCi. “Es ne­ce­sa­rio que en­ten­da­mos có­mo fun­cio­nan me­jor es­tos sis­te­mas en un am­bien­te inalám­bri­co pa­ra op­ti­mi­zar la ex­pe­rien­cia del usua­rio fi­nal”.

ALINEÁNDOSE CON LA RED WLAN

Mu­chos sis­te­mas AV inalám­bri­cos usan las re­des LAN inalám­bri­cas (WLAN) ya exis­ten­tes con los clien­tes, ya que es más ba­ra­to que ins­ta­lar una in­fra­es­truc­tu­ra de­di­ca­da. “Cual­quie­ra que es­té vien­do mas allá más que usar al­gu­nas so­lu­cio­nes co­la­bo­ra­ti­vas inalám­bri­cas, es­tá pen­san­do en có­mo in­te­grar­las en su red”, men­cio­na Da­vid Fitz­ge­rald, vi­ce­pre­si­den­te de Ven­tas a Ca­na­les de Bar­co.

En es­tos ca­sos, los pro­fe­sio­na­les AV ne­ce­si­tan tra­ba­jar de cer­ca con el de­par­ta­men­to de IT de su clien­te, y no so­lo pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los sis­te­mas que es­tán ins­ta­lan­do. Tam­bién ne­ce­si­tan fa­ci­li­tar a los em­plea­dos la des­car­ga de con­te­ni­do al­ma­ce­na­do en la red cuan­do se usa una so­lu­ción co­la­bo­ra­ti­va inalám­bri­ca, co­mo al rea­li­zar pre­sen­ta­cio­nes. “El de­par­ta­men­to de IT de­fi­ni­ti­va­men­te de­be es­tar in­vo­lu­cra­do en sis­te­mas co­mo los nues­tros”, di­ce John Spi­ro-Col­well, ge­ren­te de Pro­duc­to en Cres­tron Elec­tro­nics, quien tam­bién ofre­ce la so­lu­ción co­la­bo­ra­ti­va inalám­bri­ca Ai­rMe­dia. “Bus­ca­mos es­tar en­la­za­dos con la cuen­ta cor­po­ra­ti­va de los usua­rios. Que­re­mos es­tar so­bre la red WLAN del clien­te por­que que­re­mos que el usua­rio ten­ga ac­ce­so a to­dos sus ar­chi­vos y fa­ci­li­tar el uso de cual­quier ser­vi­cio de red que ne­ce­si­te”.

Es­te en­fo­que ayu­da a ha­cer un sis­te­ma inalám­bri­co más ami­ga­ble. “Es más fá­cil pa­ra los usua­rios fi­na­les co­nec­tar­se a una so­la SSID (red inalám­bri­ca) pa­ra ac­ce­der a los da­tos de su red mien­tras es­tán rea­li­zan­do una pre­sen­ta­ción”, di­ce Da­vid Thor­son, Ge­ren­te Se­nior de Ar­qui­tec­tu­ra de Pro­gra­ma­ción en AVI-SPL.

Sin em­bar­go, si una red exis­ten­te no dis­po­ne de la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad, tie­ne sen­ti­do im­ple­men­tar una red WLAN de­di­ca­da pa­ra

apli­ca­cio­nes AV, lo cual brin­da tan­to ven­ta­jas co­mo des­ven­ta­jas. La ven­ta­ja principal es que hay un me­dio inalám­bri­co dis­po­ni­ble y de­di­ca­do so­la­men­te pa­ra las so­lu­cio­nes au­dio­vi­sua­les. La po­ten­cial des­ven­ta­ja es que la in­tro­duc­ción de nue­vas se­ña­les de ra­dio­fre­cuen­cias en un es­pa­cio pue­de crear in­con­ve­nien­tes o in­ter­fe­ren­cias.

“Mien­tras me­nos trans­mi­so­res ha­ya, me­jor”, di­ce Spi­ro-Col­well. “Si tie­nes un mon­tón de pun­tos de ac­ce­so (AP), el “rui­do” au­men­ta­rá y pue­des te­ner mu­chos pro­ble­mas”.

MÁS FÁ­CIL DE­CIR­LO QUE HA­CER­LO

La ver­dad es que crear una bue­na ex­pe­rien­cia de usua­rio pa­ra so­lu­cio­nes AV inalám­bri­cas es más fá­cil de de­cir, que de ha­cer. Por ejem­plo, la ca­pa­ci­dad y an­cho de banda inalám­bri­co pue­de afec­tar la ex­pe­rien­cia de un usua­rio fi­nal cuan­do se in­ten­ta trans­mi­tir strea­ming vi­deo en HD sin in­te­rrup­cio­nes.

Con las re­des ca­blea­das, los pro­fe­sio­na­les AV y el per­so­nal de IT de sus clien­tes pue­den sa­ber cuán­tos puer­tos hay co­nec­ta­dos a un switch. Es más com­pli­ca­do sa­ber qué el nú­me­ro de co­ne­xio­nes que pue­de ma­ne­jar un pun­to de ac­ce­so Wi-Fi en par­ti­cu­lar.

“El má­xi­mo es­tá en al­re­de­dor de 30 usua­rios”, di­ce Spi­ro-Col­well. “Nin­gún fa­bri­can­te te pon­drá un lí­mi­te fi­jo. Te de­ja­rán co­nec­tar­te, pe­ro po­drás te­ner re­sul­ta­dos in­de­sea­dos”.

Otra va­ria­ble es la in­ter­fe­ren­cia, que pue­de pro­ve­nir de un dis­po­si­ti­vo Wi-Fi no au­to­ri­za­do, co­mo los que los em­plea­dos traen al tra­ba­jo, o de las WLAN de em­pre­sas ve­ci­nas en un edi­fi­cio con múl­ti­ples es­pa­cios de ofi­ci­nas. Es­ta con­ta­mi­na­ción inalám­bri­ca afec­ta la ca­pa­ci­dad de una WLAN. Por es­to es im­por­tan­te ha­cer un es­tu­dio en el si­tio al ini­cio del pro­yec­to pa­ra iden­ti­fi­car po­si­bles fuen­tes de in­ter­fe­ren­cia, así co­mo los ca­na­les más des­pe­ja­dos.

En el con­ges­tio­na­do es­pec­tro del Wi-Fi, sue­le ser di­fí­cil encontrar ca­na­les li­bres. Si no hay nin­gu­na for­ma de evi­tar la in­ter­fe­ren­cia con otros usua­rios, los in­te­gra­do­res y usua­rios de­ben de­ter­mi­nar re­glas pa­ra un sis­te­ma AV, en­lis­tan­do los pun­tos de ac­ce­so y otros equipos Wi-Fi au­to­ri­za­dos a co­nec­tar­se, ya sea den­tro del equi­po en si o me­dian­te la ad­mi­nis­tra­ción de la pro­pia red de da­tos. De es­ta for­ma, los dis­po­si­ti­vos in­va­so­res pue­den que­dar blo­quea­dos. So­lo pa­ra re­cor­dar, hay mu­chas otras tec­no­lo­gías, no so­lo dis­po­si­ti­vos W-Fi, que usan las ban­das de 2,4 GHz y 5 GHz.

Y, por su­pues­to, el en­torno cam­bia con el pa­so del tiem­po. Los ve­ci­nos y sus re­des WLAN se pue­den mu­dar, por ejem­plo. Al­gu­nos pun­tos de ac­ce­so tie­nen ana­li­za­do­res de es­pec­tro in­te­gra­dos que con­ti­nua­men­te es­ca­nean pa­ra iden­ti­fi­car otros usua­rios, in­ter­fe­ren­cias y los me­jo­res

ca­na­les dis­po­ni­bles. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca me­jo­ra las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner una ex­pe­rien­cia AV inalám­bri­ca con­fia­ble y de al­to ren­di­mien­to.

“Los es­tu­dios y es­ca­neos que so­lo en­lis­tan otros pun­tos de ac­ce­so no siem­pre son su­fi­cien­tes”, di­ce Thor­son. “Ha­cer un aná­li­sis ade­cua­do de ra­dio­fre­cuen­cias re­quie­re un hard­wa­re es­pe­cial pa­ra que los dis­po­si­ti­vos que no tie­nen Wi-Fi tam­bién pue­dan ser iden­ti­fi­ca­dos”.

Tam­bién es im­por­tan­te con­si­de­rar la ex­pe­rien­cia de usua­rio en re­la­ción con la se­gu­ri­dad de la red. Una ra­zón im­por­tan­te pa­ra usar AV inalám­bri­co es evi­tar la mo­les­tia de li­diar con co­nec­to­res fí­si­cos. Pe­ro es­ta fa­ci­li­dad de uso lo­gra­da por sis­te­mas “un­plug-and-play” pue­de ver­se re­du­ci­da por las tec­no­lo­gías y pro­ce­di­mien­tos de se­gu­ri­dad que las em­pre­sas im­ple­men­tan pa­ra pre­ve­nir que sus re­des inalám­bri­cas se trans­for­men en puer­tos de en­tra­da pa­ra vul­ne­ra­bi­li­da­des.

Co­mo ad­ver­ten­cia pa­ra los pro­fe­sio­na­les AV, no de­be­rían de in­ten­tar pa­sar por en­ci­ma o ig­no­rar las me­di­das de se­gu­ri­dad cor­po­ra­ti­vas pa­ra ha­cer la ex­pe­rien­cia AV más ami­ga­ble. Por ejem­plo, pue­des in­ten­tar fa­ci­li­tar a los par­ti­ci­pan­tes de una con­fe­ren­cia que se co­nec­ten al pun­to de ac­ce­so inalám­bri­co, sin em­bar­go, es pro­ba­ble que IT no quie­ra ha­cer­lo “tan sen­ci­llo”.

“El pun­to de ac­ce­so no de­be­ría ser una in­vi­ta­ción pa­ra ac­ce­sos no desea­dos”, di­ce Thor­son. Así que no es bue­na idea crear un nom­bre de red (SSID) co­mo “Sa­la con­fe­ren­cias CEO”.

“Pro­yec­tar un men­sa­je en una pan­ta­lla que no­ti­fi­ca a los usua­rios pa­ra co­nec­tar­se a una SSID Wi-Fi no pro­te­gi­da, y lue­go in­di­ca una di­rec­ción IP de un dis­po­si­ti­vo en esa red, es una in­vi­ta­ción abier­ta pa­ra los hac­kers o pa­ra usua­rios me­ti­ches”, di­ce Thor­son.

LA AYU­DA ES­TÁ DIS­PO­NI­BLE Y EN CA­MINO

En ge­ne­ral, al im­ple­men­tar una so­lu­ción AV inalám­bri­ca en la red de un clien­te o en una red de­di­ca­da, es im­por­tan­te re­vi­sar to­das las guías de ins­ta­la­ción e ins­truc­ti­vos de fa­bri­can­tes AV y WLAN.

AVIXA pu­bli­có re­cien­te­men­te un whi­te­pa­per, “Re­tos y opor­tu­ni­da­des en AV inalám­bri­co”, mis­mo que apa­re­ció en me­ses an­te­rio­res en es­ta re­vis­ta y es­tá dis­po­ni­ble en la sec­ción In­sights de la pá­gi­na web www.avixa.org.

“Com­pren­der las me­jo­res prác­ti­cas Wi-Fi, co­mo las ins­ta­la­cio­nes a tres ca­na­les, ayu­da­rá a apro­ve­char al má­xi­mo el es­pec­tro don­de hay va­rias sa­las muy cer­ca­nas en­tre sí”, di­ce Thor­son. “Ubi­ca­ción y orien­ta­ción de an­te­nas, jun­to con ajus­tes de in­ten­si­dad de se­ñal, de­be­ría ser par­te de la in­te­gra­ción fi­nal, prue­ba y do­cu­men­ta­ción”.

Por ejem­plo, la po­ten­cia de trans­mi­sión inalám­bri­ca del dis­po­si­ti­vo Clic­kSha­re de Bar­co, pue­de dis­mi­nuir­se gra­dual­men­te pa­ra que su se­ñal cu­bra úni­ca­men­te la sa­la don­de es­tá ubi­ca­do y no in­va­da los es­pa­cios ad­ya­cen­tes. “Es Wi-Fi es­tán­dar, así que ten­drás 30 me­tros de al­can­ce”, di­ce Fitz­ge­rald. “En sa­las de reunio­nes, no ne­ce­si­tas tan­to, así que pue­des dis­mi­nuir la po­ten­cia a un 75 o 25 por cien­to pa­ra crear una co­ber­tu­ra me­nor. Así no ten­drás tan­ta su­per­po­si­ción de se­ñal”.

A fi­nal de cuen­tas, al com­pa­rar y re­co­men­dar sis­te­mas AV inalám­bri­cos, es me­jor en­fo­car­se en aque­llos que es­tán di­se­ña­dos pa­ra en­tor­nos em­pre­sa­ria­les. Es­ta elec­ción ha­ce la vi­da más fá­cil pa­ra in­te­gra­do­res y clien­tes.

“Cual­quier tec­no­lo­gía que re­quie­ra mul­ti­cast WLAN, ca­blea­do y/o inalám­bri­ca en la mis­ma su­bred, un SSID con PSK que no es com­pa­ti­ble con se­gu­ri­dad cor­po­ra­ti­va, o una red im­ple­men­ta­da con una pos­tu­ra y di­se­ño de ni­vel con­su­mo, es el ca­so más ho­rri­ble que pue­des encontrar en las re­des em­pre­sa­ria­les”, di­ce Lee Bad­man, ar­qui­tec­to de re­des de la Uni­ver­si­dad de Sy­ra­cu­se. Su blog es una ex­ce­len­te fuen­te de aná­li­sis con ex­pe­rien­cia en el uso de Wi-Fi pa­ra apli­ca­cio­nes AV.

Al fi­nal del día, los nue­vos es­tán­da­res co­mo 802.11AC Wa­ve 2, pue­den ofre­cer una fle­xi­bi­li­dad adi­cio­nal pa­ra mi­ti­gar las in­ter­fe­ren­cias y ma­xi­mi­zar la ca­pa­ci­dad de una WLAN.

“Es­tas me­jo­ras per­mi­ten un in­cre­men­to de has­ta cua­tro ve­ces en la ca­pa­ci­dad y ren­di­mien­to, así co­mo cua­tro ve­ces más ca­na­les en el es­pec­tro de 5 GHz”, di­ce Ny­hus. “Sin em­bar­go, mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes han he­cho in­ver­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en in­fra­es­truc­tu­ra inalám­bri­ca y son re­nuen­tes a in­ver­tir en los pun­tos de ac­ce­so más nue­vos del mer­ca­do. Co­mo bien sa­be­mos, la tec­no­lo­gía avan­za, avan­za y no se de­tie­ne”.

Nues­tro co­no­ci­mien­to pa­ra im­ple­men­ta­ción de so­lu­cio­nes AV en re­des no de­be re­du­cir­se úni­ca­men­te a con­fi­gu­ra­ción de ca­na­les y pass­words de WLAN. He­rra­mien­tas pa­ra aná­li­sis de fre­cuen­cias inalám­bri­cas, aná­li­sis de trá­fi­co y an­cho de banda de­ben es­tar dis­po­ni­bles pa­ra rea­li­zar es­te tra­ba­jo, así co­mo el co­no­ci­mien­to pa­ra diag­nos­ti­car, pla­near y re­sol­ver co­rrec­ta­men­te.

La ofer­ta edu­ca­ti­va de AVIXA en cuan­to a re­des co­mien­za en el cur­so Los Fun­da­men­tos de la In­dus­tria Au­dio­vi­sual, sin cos­to pa­ra miem­bros Pre­mium y Eli­te.

Re­vi­sa más de la ofer­ta edu­ca­ti­va de la aso­cia­ción en www.avixa.org o es­cri­bien­do a sgai­tan@avixa.org. Arran­ca­mos con los pri­me­ros cur­sos pre­sen­cia­les en Ciu­dad de Me­xi­co el 25 de Abril. ¡Has­ta pronto!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.