Pre­si­dio Ca­sa Bon.

inst:all magazine mexico - - Contenido - POR EU­GE­NIA GON­ZÁ­LEZ @ EUGENIAGG

El ar­qui­tec­to Ger­mán Ve­las­co nos co­men­ta que lo que más dis­fru­ta al ha­cer un pro­yec­to en el que tie­nes la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir un edi­fi­cio an­ti­guo, es la gran opor­tu­ni­dad de trans­for­mar­lo pa­ra dar­le una nue­va vi­da útil. Pa­ra el pro­yec­to del res­tau­ran­te El Pre­si­dio Ca­sa Bon, le dio co­mo ma­te­ria pri­ma una ca­so­na de fi­na­les del si­glo XIX en Cu­lia­cán, Si­na­loa, en la par­te nor­te de Mé­xi­co.

El in­mue­ble es­ta­ba aban­do­na­do y mos­tra­ba los ma­te­ria­les exis­ten­tes de cons­truc­ción, por lo que de­ci­dió apro­ve­char es­ta con­di­ción y con­ver­tir­la en el eje del pro­yec­to. Uno de los ele­men­tos que lla­ma­ron su aten­ción fue­ron los pi­sos ori­gi­na­les del lu­gar, con un es­ti­lo aje­drez en blan­co y ne­gro. Com­bi­nan­do es­tos dos ele­men­tos de­ci­die­ron de­jar los mu­ros y te­chos apa­ren­tes, res­tau­ran­do so­la­men­te las par­tes don­de era ne­ce­sa­rio, e in­clu­si­ve apro­ve­cha­ron las plan­tas que en su for­ma natural ya se ha­bían adue­ña­do de al­gu­nos es­pa­cios. Ins­pi­ra­do por el pi­so ori­gi­nal, hi­zo una nue­va pro­pues­ta que re­mi­tie­ra a su pa­sa­do con un di­fe­ren­te pa­trón geo­mé­tri­co que le da una nue­va ima­gen y di­na­mis­mo, re­co­rrien­do to­dos los es­pa­cios in­te­rio­res y su­bien­do a al­gu­nos mu­ros.

Es­te pro­yec­to cuen­ta con una zo­na de res­tau­ran­te in­te­rior y otra en el ex­te­rior den­tro del pa­tio que es­tá ro­dea­do por ar­cos. Pa­ra po­der apro­ve­char es­ta zo­na to­do el tiem­po, se de­ci­dió ins­ta­lar una cu­bier­ta re­trác­til de vi­drio que per­mi­te apro­ve­char la luz natural du­ran­te el día y ais­lar el es­pa­cio de acuer­do con las con­di­cio­nes del cli­ma. El bar y la ca­va

tam­bién son dos es­pa­cios muy pro­ta­gó­ni­cos y con pre­sen­cia en to­do el con­cep­to, ya que la ba­rra re­co­rre las áreas de­ján­do­se ver a tra­vés de puer­tas o es­con­dién­do­se por la pre­sen­cia de mu­ros.

El pa­tio con pi­so de gra­ni­to y el jar­dín con es­pe­jo de agua y ve­ge­ta­ción más sel­vá­ti­ca, dan al co­men­sal un lu­gar de re­po­so y con­vi­ven­cia con la ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca de la zo­na. El pa­si­llo que con­du­ce a los ba­ños tie­ne es­pe­jos en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes y luz neón en dos co­lo­res —ro­sa y azul—que dan re­fle­jos so­bre es­te mu­ro irre­gu­lar sin sa­ber exac­ta­men­te de dón­de vie­ne la fuen­te de luz o in­clu­so la ima­gen de lo que se re­fle­ja en ellos.

En los ba­ños, el pi­so de pas­ta se apo­de­ra has­ta cier­to ni­vel de los mu­ros, en­mar­can­do así los la­va­bos mo­no­lí­ti­cos fabricados en te­rra­zo ne­gro con es­pe­jos re­don­dos de la­tón que tie­nen co­mo fon­do una ven­ta­na por la cual se dis­fru­ta de la luz y la ve­ge­ta­ción del ex­te­rior.

El ma­yor re­to – y lo que más dis­fru­tó el equi­po de Ger­mán Ve­las­co Ar­qui­tec­tos – fue re­cons­truir el es­pa­cio fu­sio­nan­do lo vie­jo con lo nue­vo, sin en­fren­tar el uno con el otro. To­do es­to con el fin de lo­grar que am­bos ele­men­tos con­vi­van den­tro de un mis­mo am­bien­te de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca. Sim­ple­men­te hay co­sas que no se pue­den eli­mi­nar, por lo que de­ci­die­ron acep­tar la exis­ten­cia y la hue­lla del pa­so del tiem­po co­mo par­te de la his­to­ria del lu­gar pa­ra re­sal­tar la esen­cia ori­gi­nal del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.