Ciu­da­do!

Tu ma­qui­lla­je po­dria en­fer­mar­te

La i Campeche - - FAMILIA -

El ma­qui­lla­je lle­gó pa­ra ser uno de los gran­des alia­dos de be­lle­za pa­ra la ma­yo­ría de mu­je­res, sien­do una gran ayu­da pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de la piel y del ros­tro en ge­ne­ral. Du­ran­te años la in­dus­tria cos­mé­ti­ca ha tra­ba­ja­do en el desa­rro­llo y producción de mi­les de pro­duc­tos es­té­ti­cos que tie­nen co­mo fin cum­plir con las ne­ce­si­da­des de ca­da mu­jer. No obs­tan­te, el no sa­ber uti­li­zar es­tos ele­men­tos de la for­ma co­rrec­ta o el he­cho de adop­tar al­gu­nos há­bi­tos des­co­no­cien­do sus con­se­cuen­cias ha in­cre­men­ta­do las con­sul­tas con el der­ma­tó­lo­go por los pro­ble­mas que se es­tán pro­du­cien­do en la piel.

Por es­ta ra­zón, es muy im­por­tan­te ser cons­cien­tes de lo que no se de­be ha­cer con es­te ti­po de pro­duc­tos y tra­tar de evi­tar­los pa­ra no co­rrer ries­gos. Es­tos son los ma­los usos del ma­qui­lla­je que le pue­den ha­cer da­ño a la piel cuan­do se ig­no­ran. 1. Com­par­tir los cos­mé­ti­cos:

Entre ami­gas o fa­mi­lia­res re­sul­ta muy nor­mal com­par­tir ro­pa, ac­ce­so­rios y mu­chos otros ele­men­tos de mo­da.

El com­par­tir la­bia­les, de­li­nea­do­res, pol­vo e in­clu­so las bro­chas de apli­ca­ción, in­cre­men­ta el ries­go de con­traer in­fec­cio­nes vi­ra­les co­mo es el ca­so de la con­jun­ti­vi­tis y las úl­ce­ras bu­ca­les.

Ade­más, si la otra per­so­na tie­ne al­gún gra­do de ac­né, tam­bién exis­te el ries­go de que sus bac­te­rias se que­den en los pro­duc­tos y lle­guen a la piel por contacto. 2. Uti­li­zar pes­ta­ñas pos­ti­zas:

Unas pes­ta­ñas lar­gas y abun­dan­tes ha­cen lu­cir una mi­ra­da más ex­pre­si­va y her­mo­sa. En la bús­que­da de ello, al­gu­nas mu­je­res han op­ta­do por uti­li­zar con fre­cuen­cia las po­pu­la­res pes­ta­ñas pos­ti­zas que se ad­hie­ren con un pe­ga­men­to. Pre­ci­sa­men­te ese pro­duc­to pa­ra pe­gar­las en los pár­pa­dos es el que po­dría ser per­ju­di­cial, ya que al­gu­nos con­tie­nen for­mal­dehí­do, com­po­nen­te que pue­de irri­tar los ojos.

La apli­ca­ción in­co­rrec­ta de es­te pue­de ha­cer que las pes­ta­ñas naturales se vuel­van frá­gi­les y se

rom­pan; sin em­bar­go, po­ner­las to­man­do las pre­cau­cio­nes per­ti­nen­tes pue­de ha­cer su uso al­go más se­gu­ro. 3. Dor­mir con ma­qui­lla­je:

Mu­chas mu­je­res lle­gan can­sa­das a ca­sa des­pués del tra­ba­jo o una ac­ti­vi­dad noc­tur­na y pien­san en to­do me­nos en re­mo­ver to­do el ma­qui­lla­je que han uti­li­za­do pa­ra lu­cir per­fec­tas. ¡Gra­ve error!

Es­te há­bi­to evi­ta que la piel ten­ga la oxi­ge­na­ción su­fi­cien­te pa­ra re­pa­rar­se du­ran­te el pe­rio­do de des­can­so y al día si­guien­te se evi­den­cia­rán mu­chos pro­ble­mas. El ros­tro y, en es­pe­cial, el con­torno de los ojos, son los que más su­fren por ello. 4. Uti­li­zar ma­qui­lla­je ven­ci­do:

Co­mo ocu­rre con los ali­men­tos, el ma­qui­lla­je vie­ne con fe­chas de ca­du­ci­dad que in­di­can el lap­so de vi­da útil del pro­duc­to sin que sus com­pues­tos lle­guen a ser da­ñi­nos. Pa­sa­da la fe­cha in­di­ca­da, es pro­ba­ble que la com­po­si­ción em­pie­ce a su­frir cam­bios que no de­ben ser apli­ca­dos so­bre la piel pa­ra evi­tar el desa­rro­llo de al­te­ra­cio­nes. Los de bue­na ca­li­dad sue­len du­rar mu­cho tiem­po, pe­ro tie­nen una fe­cha de ven­ci­mien­to que se de­be res­pe­tar.

No ti­rar un pro­duc­to pa­sa­do de tiem­po pue­de lle­gar a pro­vo­car una in­fec­ción o irri­ta­ción, ya que allí se al­ber­gan bac­te­rias que se pue­den pro­pa­gar. 5. Apli­car de­li­nea­dor so­bre la lí­nea de agua:

Los ojos, co­mo mu­chas par­tes del cuer­po, tie­nen bac­te­rias naturales que pue­den ac­tuar pa­ra bien o pa­ra mal, de­pen­dien­do del es­tí­mu­lo y la fun­ción.

Al uti­li­zar ar­tícu­los co­mo lá­pi­ces o de­li­nea­do­res en la par­te in­ter­na del ojo, es de­cir, so­bre la lí­nea de agua, se pue­den es­tar in­tro­du­cien­do bac­te­rias ex­ter­nas que in­cre­men­tan el ries­go de desa­rro­llar in­fec­cio­nes y obs­truc­ción de las glán­du­las se­bá­ceas.

Se es­ti­ma que un 30% de las par­tí­cu­las del de­li­nea­dor en­tran a la ca­pa pro­tec­to­ra del ojo cuan­do el pro­duc­to se aplica so­bre la lla­ma­da lí­nea de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.