La ca­sa em­bru­ja­da

La i Campeche - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

ASer­gio le en­can­ta­ba ir a la ca­sa de la abue­la, por­que ella siem­pre lo con­sen­tía co­mo na­die, pe­ro un día sim­ple­men­te no qui­so ir mas sin dar ra­zón al­gu­na, se ti­ró al pi­so a llo­rar cuan­do qui­sie­ron obli­gar­lo. En tres oca­sio­nes pos­te­rio­res, tam­po­co pu­die­ron con­ven­cer­lo de ir. Así que la abue­la vino a ver­lo, des­pués de ha­blar a so­las un mo­men­to, la se­ño­ra se pu­so de pie y se mar­chó sin de­cir na­da.

Los pa­pás se­guían sin en­ten­der, y fue peor aún, cuan­do la abue­la re­gre­só con una ma­le­ta, di­cien­do que el ni­ño la ne­ce­si­ta­ba, por eso pa­sa­ría ahí unos días. Du­ran­te su es­tan­cia, ella y su nie­to ha­bla­ban en se­cre­to, y ca­da vez que al­guien se acer­ca­ba, guar­da­ban si­len­cio. Cuan­do los aco­rra­la­ron pa­ra de­cir la ver­dad. Am­bos di­je­ron que la ca­sa es­ta­ba em­bru­ja­da, y que no vol­ve­rían por allá, pe­ro esa his­to­ria no con­ven­cía a na­die. El hi­jo de la se­ño­ra la re­pren­dió muy fuer­te, así que ella ac­ce­dió a re­gre­sar. Pe­ro al lle­gar, lo man­dó pri­me­ro pa­ra en­cen­der las lu­ces.

Apenas el hom­bre cru­zó el por­tón, no pu­do si­quie­ra com­ple­tar el pa­so, pues su pie se ha­bía ato­ra­do con al­go. Ba­jó la mi­ra­da pa­ra qui­tar­se aque­llo que le im­pe­día ca­mi­nar, pe­ro en lu­gar de eso, se des­plo­mó en un se­gun­do gri­tan­do y llo­ran­do co­mo ni­ño, se re­tor­cía de for­ma gro­tes­ca, pe­ro las se­ño­ra per­ma­ne­cía quie­ta, cal­ma­da, ella ya ha­bía vis­to aque­lla mano sa­lien­do de la co­la­de­ra, tam­bién su nie­to, pe­ro co­mo na­die qui­so creer­lo, tu­vo que de­mos­trar­lo.

Pa­sa­dos unos mi­nu­tos, el hom­bre re­gre­só al au­to, más pá­li­do que de cos­tum­bre, y fal­to de alien­to. —¿Qué es eso ma­dre? —Le pre­gun­tó muy asus­ta­do—Na­da —res­pon­dió ella aun cal­ma­da—Eso de las ca­sas em­bru­ja­das son in­ven­tos de vie­jas y ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.