Fe­mi­ni­ci­dios: que la go­ta de­rra­me el va­so

La Jornada - - EDITORIAL -

in ser ex­cep­cio­nal y mu­cho me­nos úni­co, el ase­si­na­to de Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla, una jo­ven es­tu­dian­te de ori­gen ve­ra­cru­zano y re­si­den­te en la ca­pi­tal de Pue­bla, ha cim­bra­do a la so­cie­dad des­de que el cuer­po de la víc­ti­ma fue ha­lla­do, cer­ca del me­dio­día del vier­nes 15, en una ba­rran­ca ubi­ca­da en la pe­ri­fe­ria de esa ciu­dad.

Co­mo se re­cor­da­rá, la es­tu­dian­te del ter­cer se­mes­tre de cien­cias po­lí­ti­cas (19 años) fue vis­ta con vi­da por úl­ti­ma vez una se­ma­na an­tes, la no­che del vier­nes 8 de septiembre, cuan­do, tras sa­lir de un bar en San An­drés Cho­lu­la, abor­dó un trans­por­te de la em­pre­sa Ca­bify pa­ra re­gre­sar a su ca­sa. Co­mo lo mos­tra­ron vi­deos de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, el vehícu­lo per­ma­ne­ció es­ta­cio­na­do fren­te al do­mi­ci­lio de la víc­ti­ma, pe­ro és­ta nun­ca des­cen­dió. De acuer­do con los da­tos dis­po­ni­bles, el cho­fer la lle­vó a un mo­tel, en don­de la ha­bría ase­si­na­do, pa­ra des­ha­cer­se de su cuer­po a pri­me­ras ho­ras del sá­ba­do 9.

Por di­ver­sas ra­zo­nes, es­te epi­so­dio trá­gi­co ha cau­sa­do, más que cons­ter­na­ción, una pro­fun­da in­dig­na­ción so­cial. Por prin­ci­pio de cuen­tas, es una his­to­ria más de abu­so se­xual que cul­mi­na en fe­mi­ni­ci­dio; por aña- di­du­ra, el he­cho pro­vo­có reac­cio­nes abo­mi­na­bles –so­bre to­do, en las re­des so­cia­les– en las que lo peor de la so­cie­dad bus­có atri­buir la res­pon­sa­bi­li­dad del ase­si­na­to a la pro­pia víc­ti­ma por el he­cho de ha­ber sa­li­do de su ca­sa, de ha­ber acu­di­do a un bar y de ha­ber in­ten­ta­do vol­ver, so­la, a su do­mi­ci­lio.

Adi­cio­nal­men­te, es cla­ro que la ex­tre­ma­da irres­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa Ca­bify –la cual fue no­ti­fi­ca­da opor­tu­na­men­te de que Ma­ra Fer­nan­da no ha­bía vuel­to a ca­sa, pe­se a lo cual la com­pa­ñía se em­pe­ci­nó en in­for­mar lo con­tra­rio– le dio al ho­mi­ci­da un mar­gen de tiem­po pro­pi­cio pa­ra el cri­men.

Pe­ro lo más exas­pe­ran­te e inad­mi­si­ble del su­ce­so es la cons­ta­ta­ción de que las mu­je­res de cual­quier edad y con­di­ción so­cial en­fren­tan, en nues­tro país, el ries­go de ser ase­si­na­das y de su­frir agre­sio­nes y vio­len­cia por el me­ro he­cho de ser mu­je­res.

Y es­ta cir­cuns­tan­cia tie­ne co­mo te­lón de fon­do in­sos­la­ya­ble la la­ce­ran­te in­do­len­cia de las au­to­ri­da­des an­te mi­les y mi­les de fe­mi­ni­ci­dios que han te­ni­do co­mo se­cue­la la im­pu­ni­dad to­tal de los ase­si­nos. Só­lo en el es­ta­do de Pue­bla se re­gis­tra­ron en­tre 2012 y 2015, 780 des­apa­ri­cio­nes de mu­je­res de en­tre 15 y 29 años, y en lo que va de 2017 han te­ni­do lu­gar allí 82 fe­mi­ni­ci-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.