La no­che del Gri­to fal­tó en­tu­sias­mo real pa­ra res­pon­der los ¡vi­vas! del Pre­si­den­te

El pú­bli­co emo­cio­na­do ca­si lle­nó la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción y to­do es­ta­ba a tono Más de 4 mil po­li­cías par­ti­ci­pa­ron en el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad en el si­tio re­cién rei­nau­gu­ra­do

La Jornada - - EDITORIAL - FERNANDO CA­MA­CHO SERVÍN

Cuan­do ter­mi­nó de so­nar la cam­pa­na de Dolores, los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de la ce­re­mo­nia del Gri­to de In­de­pen­den­cia es­ta­lla­ron pun­tual­men­te en el cie­lo. Aba­jo, en la pla­za, le res­pon­die­ron los acor­des del Himno Na­cio­nal y de un con­jun­to de mú­si­ca po­pu­lar me­xi­ca­na. Pe­ro con to­do y eso, al­go fal­ta­ba la no­che del vier­nes en el Zócalo ca­pi­ta­lino.

Lo que no es­ta­ba ahí, lo que nun­ca ter­mi­nó de apa­re­cer y de sen­tir­se real­men­te en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción, era al­go si­mi­lar al en­tu­sias­mo ver­da­de­ro al mo­men­to de res­pon­der los “¡vi­vas!” a los hé­roes pa­trios, que des­de el bal­cón de Pa­la­cio Na­cio­nal gri­tó el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to en pun­to de las 11 de la no­che.

Tal pa­re­cía que las lu­ces y el rui­do, ade­más de una pla­za que lu­ció ca­si lle­na, no lo­gra­ron com­pen­sar del to­do la at­mós­fe­ra un tan­to des­an­ge­la­da que por va­rios mo­men­tos se sin­tió en el Zócalo.

Y no es que no hu­bie­ra mi­les de per­so­nas en una pla­za que ape­nas ha­ce un par de se­ma­nas fue rei­nau­gu­ra­da, o que no exis­tie­ran lar­gas fi­las pa­ra en­trar al es­pa­cio pú­bli­co más im­por­tan­te de la ciu­dad. Era más bien una ex­tra­ña sen­sa­ción de va­cío al mo­men­to en que más de­bía al­zar­se la voz pa­ra re­cor­dar a Hi­dal­go, a Allen­de, a Al­da­ma y a la Co­rre­gi­do­ra.

El aje­treo en el Cen­tro His­tó­ri­co de la ca­pi­tal em­pe­zó des­de tem­prano, con el ir y ve­nir de los pri­me­ros vi­si­tan­tes que co­men­za­ban a apar­tar lu­gar en los ba­res y res­tau­ran­tes de la zo­na –pa­ra ir en­tran­do en ca­lor–, y con la lle­ga­da de de­ce­nas de ca­rri­tos de ven­de­do­res que ofre­cían pe­lu­cas, bu­fan­das o guir­nal­das de flo­res de plás­ti­co tri­co­lo­res, cual­quie­ra de ellos por 50 pe­sos.

Con­for­me avan­za­ba el día, em­pe­za­ron a ver­se gru­pos de fa­mi­lias que avan­za­ban por la pea­to­nal de Ma­de­ro, mu­chos lan­zán­do­se es­pu­ma a dies­tra y si­nies­tra, o lu­cien­do bi­go­ta­zos fal­sos al “es­ti­lo re­vo­lu­cio­na­rio”.

So­bre esa ca­lle, abun­da­ban tam­bién los gru­pos de ja­ra­ne­ros y bai­la­ri­nes que in­ter­pre­ta­ban pie­zas fol­kló­ri­cas, tra­tan­do de apro­ve­char la fiebre na­cio­na­lis­ta que de re­pen­te se apo­de­ra de mu­cha gen­te en es­tas fe­chas.

Cer­ca de las 10 de la no­che, las co­las pa­ra en­trar al Zócalo se vol­vie­ron ser­pien­tes lar­guí­si­mas que pa­re­cían no avan­zar, so­bre to­do en ca­lles co­mo 5 de Ma­yo, 16 de Septiembre y Re­pú­bli­ca de Uru­guay. La fal­ta de agi­li­dad en la en­tra­da des­per­tó un con­cier­to de chi­fli­dos de im­pa­cien­cia, acom­pa­ña­do por el tim­bre chi­llón y es­tri­den­te de las trom­pe­tas de plás­ti­co.

De una u otra for­ma, la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes lo­gran sor­tear los su­ce­si­vos pues­tos de re­vi­sión que ins­ta­la­ron los más de 4 mil po­li­cías que par­ti­ci­pa­ron en el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad, y que se su­ma­ron a los ar­cos de de­tec­ción de me­tal que se mon­ta­ron en el Zócalo, al más puro es­ti­lo de los ae­ro­puer­tos.

Tí­mi­do abu­cheo

A pe­sar de to­do, mi­les de per­so­nas lo­gran lle­gar a tiem­po pa­ra es­cu­char los tra­di­cio­na­les “¡vi­va!” de­di­ca­dos a los hé­roes de la In­de­pen­den­cia, y en las cua­les En­ri­que Pe­ña Nie­to in­ter­ca­ló la fra­se “¡vi­va la so­li­da­ri­dad de los me­xi­ca­nos con Chia­pas y Oa­xa­ca!”, en re­fe­ren­cia a los mi­les de dam­ni­fi­ca­dos que hay en am­bas en­ti­da­des por el sis­mo del pa­sa­do 7 de septiembre.

La fal­ta de de­ci­be­les al mo­men­to de res­pon­der el Gri­to, ayu­da a que se es­cu­che con cla­ri­dad el mo­men­to en que un hom­bre de unos 50 años em­pie­za un tí­mi­do abu­cheo con­tra el Pre­si­den­te, pe­ro ca­si de in­me­dia­to es ro­dea­do por po­li­cías ves­ti­dos de ci­vil, quie­nes al ver que hay mu­chos ce­lu­la­res gra­ban­do la es­ce­na, lo de­jan ir unos mo­men­tos des­pués.

Fo­to Afp

El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to du­ran­te la ce­re­mo­nia del Gri­to de In­de­pen­den­cia, la no­che del vier­nes pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.