Dam­ni­fi­ca­dos apro­ve­chan la pre­sen­cia de Pe­ña pa­ra cu­brir las ca­ren­cias de siem­pre

En Chia­pas afec­ta­dos ate­so­ran el do­cu­men­to que les ga­ran­ti­za que su vi­vien­da se re­cons­trui­rá

La Jornada - - POLÍTICA - RO­SA EL­VI­RA VAR­GAS En­via­da LÁ­ZA­RO CÁR­DE­NAS, CIN­TA­LA­PA, CHIS.

Só­lo tie­rra se res­pi­ra aquí. La de ca­lles y la de ca­sas caí­das. Y en aque­llas vi­vien­das que ape­nas si­guen en pie, unas letras y nú­me­ros en la fa­cha­da se co­rres­pon­den con un pa­pel que sus habitantes ate­so­ran, guar­dan ce­lo­sos, pues de ese do­cu­men­to de­pen­de la po­si­bi­li­dad de te­ner otra vez una ca­sa.

Aquí la cons­tan­te es la des­truc­ción de las vi­vien­das. Una tras otra. Las que son só­lo rui­nas su­man mu­chas más. Pa­re­des cuar­tea­das, des­pren­di­das. In­ha­bi­ta­bles ca­si to­das.

Los sol­da­dos y ma­ri­nos –al­gu­nos los hay na­ti­vos de es­ta zo­na; se fue­ron pa­ra bus­car un me­jor in­gre­so y aho­ra re­gre­san a re­co­ger los es­com­bros de las ca­sas de sus pai­sa­nos– de plano le res­pon­den al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to que ya han per­di­do la cuen­ta de en cuán­tas ca­sas han de­bi­do re­ti­rar los des­po­jos en tan­to lle­ga la ma­qui­na­ria pa­ra lim­piar los te­rre­nos e iniciar la re­cons­truc­ción.

El man­da­ta­rio ca­mi­na en­tre zan­jas. Atra­vie­sa de un la­do a otro de las ace­ras de­li­mi­ta­das por cor­do­nes de se­gu­ri­dad. La gen­te cuen­ta sus his­to­rias. No se que­ja de fal­ta de co­mi­da. Pe­ro reclama aten­ción pa­ra aque­llo que les arre­ba­tó la fuer­za del tem­blor del pa­sa­do día 7. Y co­mo no se arre­dran, so­bre to­do las mu­je­res, pi­den a las au­to­ri­da­des poner tam­bién los ojos en sus ca­ren­cias de siem­pre: la luz fa­lla mu­cho por la fal­ta de ade­cua­dos trans­for­ma­do­res, no hay me­di­ca­men­tos en las uni­da­des mé­di­cas pa­ra aten­der a hi­per­ten­sos y dia­bé­ti­cos. Y así…

Co­mo en to­das las gi­ras a Chia­pas y Oa­xa­ca a raíz del sis­mo, el man­da­ta­rio vie­ne, di­ce él, con los “me­ros, me­ros” de las de­pen­den­cias. Y en­ton­ces, ahí mis­mo, el di­rec­tor del IMSS, Mi­kel Arreo­la, y el di­rec­tor de la CFE, Jai­me Her­nán­dez Mar­tí­nez, de­ben apli­car­se per­so­nal­men­te de le­van­tar la pe­ti­ción e in­clu­so de ha­cer apa­re­cer, co­mo por ar­te de ma­gia, al­gu­nas de los me­di­ca­men­tos fal­tan­tes.

Des­de la ba­tea de una ca­mio­ne­ta, en el cen­tro de es­te lu­gar de al­re­de­dor de 3 mil habitantes, el pre­si­den­te Pe­ña les pre­gun­ta si ya han re­ci­bi­do ví­ve­res y des­ta­ca la mo­vi­li­za­ción de im­por­tan­tes con­tin­gen­tes del go­bierno fe­de­ral a Oa­xa­ca y a Chia­pas pa­ra asis­tir a los dam­ni­fi­ca­dos por el sis­mo. Les pi­de le­van­tar la mano a quie­nes ya les cen­sa­ron la ca­sa. Y ha­bla de los co­me­do­res ins­ta­la­dos por el Ejér­ci­to y la Marina pa­ra dar co­mi­da ca­lien­te, y de las uni­da­des mé­di­cas mó­vi­les des­pla­za­das has­ta acá.

Re­mar­ca que la pró­xi­ma se­ma­na se ini­cia­rá la re­cons­truc­ción. “No es­tán so­los”, re­pi­te co­mo en to­das las co­mu­ni­da­des que ha ido a re­co­rrer en es­tos días .

En­ton­ces les re­cuer­da que la ayu­da pa­ra vi­vien­da no se­rá pa­ra to­do el pue­blo, sino ex­clu­si­va­men­te pa­ra quie­nes re­sul­ta­ron afec­ta­dos por el tem­blor. Pi­de a la gen­te vi­gi­lar que eso se ha­ga así. “Che­quen que lle­gue real­men­te a la gen­te que es­tá dam­ni­fi­ca­da”, in­sis­te.

Pre­ci­sa: esos apo­yos (las des­pen­sas, so­bre to­do) se da­rán de for­ma tem­po­ral; el tiem­po ne­ce­sa­rio, pues tam­bién se re­quie­re reac­ti­var la eco­no­mía lo­cal, los pe­que­ños co­mer­cios.

De en­tre la mul­ti­tud, un gru­po in­sis­te en lla­mar su aten­ción pa­ra pe­dir­le que va­ya a Arriaga, don­de tam­bién el sal­do de da­ños es muy gra­ve. Pe­ña ha­bla de su in­te­rés por vi­si­tar otros lu­ga­res con afec­ta­cio­nes. Ase­gu­ra se­gui­rá vi­nien­do no só­lo pa­ra ma­ni­fes­tar su so­li­da­ri­dad. “Ven­dré con pre­sen­cia re­gu­lar pa­ra ver có­mo va la re­cons­truc­ción, por­que al ojo del amo, en­gor­da el ca­ba­llo”, apun­ta pa­ra re­go­ci­jo de la gen­te.

Cae la tar­de en Lá­za­ro Cár­de­nas. Es 15 de septiembre. El pre­si­den­te pre­gun­ta des­de el mi­cró­fono si aquí ha­brá ce­re­mo­nia del Gri­to de In­de­pen­den­cia. La gen­te di­ce que no, por­que, se­ña­la con sor­na una mu­jer, “ya gri­ta­mos an­tes…”.

En­ton­ces el Pre­si­den­te uti­li­za su in­ves­ti­du­ra. Sin ban­de­ra ni boa­to de es­col­ta mi­li­tar o fue­gos ar­ti­fi­cia­les; es más, sin ban­de­ra si­quie­ra, de­ci­de. Da el Gri­to. Lanza vi­vas a al­gu­nos de los hé­roes pa­trios. La gen­te res­pon­de. Y se oye más fuer­te cuan­do ex­cla­ma: “¡Vi­va Cin­ta­la­pa!”

Aquí el pa­so de los días ha se­ca­do las lá­gri­mas, y el sus­to se reavi­va só­lo cuan­do la gen­te na­rra su ex­pe­rien­cia de aque­lla no­che. Así lo cuen­ta do­ña Es­te­la, ya de sa­li­da de la con­cen­tra­ción don­de es­cu­chó el dis­cur­so y la aren­ga pre­si­den­cial:

“Yo y mi es­po­so na­da más es­tá­ba­mos ahí, los dos vie­ji­tos. Es­tá­ba­mos dor­mi­dos. Es­ta­mos vi­vien­do en el cuar­ti­to de atrás. En la ca­sa ya no es­ta­mos ha­bi­tan­do por­que si­gue ca­yen­do es­com­bro. La ca­sa ya tie­ne años, la com­pra­mos ya he­cha. Era de ado­be. En otros tem­blo­res no nos ha­bía pa­sa­do na­da por­que no ha­bía si­do tan fuer­te co­mo hoy. ¡Sa­cu­dio­nes! Yo y mi vie­ji­to sa­li­mos co­rrien­do y nos zan­ga­rria­ba el tem­blor. Yo ten­go 72 y mi es­po­so tie­ne 74. Él se lla­ma Por­fi­rio. El tem­blor du­ró bas­tan­te. Vi­vi­mos con lo que nos dan del se­ten­ta y más; ese apo­yo no­más nos dan”.

Ella di­ce que no en­tien­de lo que sig­ni­fi­can las letras y nú­me­ros co­lo­ca­dos en la fa­cha­da de su ca­sa. Pe­ro el vier­nes mos­tra­ba ese pa­pel don­de cons­ta que ya no tie­ne ca­sa.

Un cres­pón de ca­si un me­tro fue co­lo­ca­do ba­jo la Ban­de­ra Na­cio­nal iza­da a me­dia as­ta en el pa­la­cio mu­ni­ci­pal de Unión Hi­dal­go, Oa­xa­ca, in­mue­ble que re­sul­tó da­ña­do por el sis­mo del 7 de septiembre ■ Fo­to Dia­na Man­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.