Bus­can re­cons­truir con los la­dri­llos de las ca­sas caí­das

“La ayu­da re­con­for­ta”, ex­pre­sa víc­ti­ma agra­de­ci­da con ami­gos y vo­lun­ta­rios

La Jornada - - POLÍTICA - DIA­NA MAN­ZO Co­rres­pon­sal UNIÓN HI­DAL­GO, OAX.

Te­re­sa re­co­ge ta­bi­ques anaran­ja­dos, los po­ne en una ca­rre­ti­lla y lim­pia con una es­co­ba vi­gas de ma­de­ra pa­ra ha­cer­se una cocina. Su ca­sa, he­ren­cia de su abue­la, que­dó des­trui­da con el te­rre­mo­to.

La tris­te­za la in­va­de, no pue­de su­pe­rar per­der su vi­vien­da; le due­le por­que era su úni­co pa­tri­mo­nio.

Jun­to con amigas y co­no­ci­das lim­pia lo que que­dó de su mo­ra­da, sa­ca­ron es­com­bros y lle­van los la­dri­llos que re­cu­pe­ra­ron y unas cuan­tas te­jas que uti­li­za­rá.

Ori­gi­na­ria de Unión Hi­dal­go, ma­dre y je­fa de fa­mi­lia, fue au­xi­lia­da por sus her­ma­nos, que vi­ven fue­ra de es­ta de­mar­ca­ción; sin em­bar­go, aho­ra se que­dó so­la. “To­das mis co­sas es­ta­ban ahí aden­tro, no re­cu­pe­ré na­da. No tu­ve tiem­po, el te­cho se vino en­ci­ma de mí y de mi hi­ja, quien por el sus­to per­dió a su bebé; te­nía cin­co me­ses de em­ba­ra­zo”, na­rra.

Te­re­sa llo­ra, pe­ro se re­con­for­ta por­que sus ami­gos y ve­ci­nos le han ayu­da­do con ro­pa y ali­men­tos, y es­tá muy agra­de­ci­da con los vo­lun­ta­rios que van de ca­sa en ca­sa y en­tre­gan una bol­sa de des­pen­sa.

“Aquí pa­san de to­dos la­dos, de ver­dad que se han so­li­da­ri­za­do con no­so­tros. Al­gu­nos me traen una co­bi­ja, otros co­mi­da, una col­cho­ne­ta, agua, en fin, ha si­do una gran ayu­da, es­toy muy agra­de­ci­da”, ex­pre­sa.

–¿Y de las au­to­ri­da­des? –se le pre­gun­ta.

–Na­da –res­pon­de Te­re­sa. “Los úni­cos que me han da­do una col­cho­ne­ta son los del Ejér­ci­to. Me vie­ron sen­ta­da en la ca­lle y me la die­ron. Del Pre­si­den­te no sa­be­mos na­da; hay mu­chas ne­ce­si­da­des, es­pe­ra­mos que pa­sa­ra a la ca­sa a ver có­mo que­dó, có­mo el te­rre­mo­to aca­bó con nues­tras ca­sas, pe­ro has­ta el mo­men­to na­da”.

Te­re­sa no se da por ven­ci­da, en me­dio de es­ta tra­ge­dia que vi­vió re­ci­bió una gran no­ti­cia, su her­mano le pres­ta­rá un nue­vo re­fu­gio, don­de po­drá vivir en es­pe­ra de que las au­to­ri­da­des le pue­dan dar un apo­yo pa­ra re­cons­truir la su­ya.

Ella no se can­sa de lle­nar con la­dri­llos su ca­rre­ti­lla, di­ce que ya per­dió la cuen­ta del cuán­tos ha re­co­gi­do; su me­ta es re­ci­clar­los.

Co­mo Te­re­sa, mu­chas mu­je­res de Unión Hi­dal­go lim­pian su úni­co pa­tri­mo­nio, to­man las es­co­bas y ba­rren es­com­bros; otras tam­bién re­cu­pe­ran los la­dri­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.