Fa­mi­lia ju­chi­te­ca reúne 9 to­ne­la­das de ví­ve­res y ro­pa pa­ra dam­ni­fi­ca­dos

Las do­na­cio­nes fue­ron re­ci­bi­das en la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca

La Jornada - - POLÍTICA - EDAHENA V. ARA­GÓN

“Cuan­do te lle­gan con ayu­da, no les pue­des de­cir que no”. Con es­te pen­sa­mien­to, una pa­re­ja de ju­chi­te­cos en la Ciu­dad de Mé­xi­co reunió nue­ve to­ne­la­das de ví­ve­res y ro­pa que es­te sá­ba­do re­par­tie­ron ca­sa por ca­sa en zo­nas po­bres afec­ta­das por el sis­mo en Ju­chi­tán, Oa­xa­ca.

Con su hui­pil y sus enaguas, Eli­za­beth An­to­nio Már­quez, in­ge­nie­ra quí­mi­ca y la­bo­ra­to­ris­ta, des­ta­ca­ba con fa­ci­li­dad des­de su épo­ca de es­tu­dian­te (ha­ce más de 30 años) en los pa­si­llos de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca de la UNAM, don­de aho­ra tra­ba­ja. Tras el tem­blor, una ami­ga se le acer­có, le pre­gun­tó por sus fa­mi­lia­res y pai­sa­nos y lue­go de una char­la en la que cons­ta­tó que es­ta­ban bien: vi­vos, con el tono de quien so­li­ci­ta un fa­vor in­men­so, le di­jo que si te­nía pla­nea­do ir, lle­va­ra de su parte al­gu­nos ví­ve­res.

Eli con­tes­tó que sí, que mu­chas gra­cias. Con­tó lo ocu­rri­do a su es­po­so, To­más Vi­lla­vi­cen­cio, in­ge­nie­ro elec­tro­me­cá­ni­co, tam­bién ju­chi­te­co y tra­ba­ja­dor de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca, y de­ci­die­ron ins­ta­lar un cen­tro de aco­pio ahí mis­mo, con la es­pe­ran­za de re­unir dos to­ne­la­das. Pen­sa­ban tras­la­dar lo que jun­ta­ran, aun­que tu­vie­ran que ha­cer dos via­jes, en una vie­ja ca­mio­ne­ta que Eli he­re­dó de su pa­pá, con ca­pa­ci­dad de car­ga de una to­ne­la­da y 356 mil ki­ló­me­tros re­co­rri­dos. Qui­zá el no­vio de una ami­ga les hi­cie­ra el pa­ro con su tro­ca nue­va, de dos to­ne­la­das.

El fin de se­ma­na, ami­gos y fa­mi­lia­res ren­via­ron men­sa­jes a sus co­no­ci­dos, a al­gu­nos so­li­ci­tan­do di­ne­ro en efec­ti­vo, con la idea de com­prar ali­men­tos pe­re­ce­de­ros. En el Ist­mo la co­mi­da es fres­ca o no sa­be. Lo co­mún es que es­co­jas tu po­llo, lo ma­ten y des­plu­men fren­te a ti. Pe­ro el mer­ca­do se ca­yó y los de­más co­mer­cian­tes, te­mien­do ac­tos de ra­pi­ña, ce­rra­ron. Eso pro­du­jo el des­abas­to.

El sá­ba­do en la cen­tral de abasto de la CDMX ofrecieron trans­por­te pa­ra cua­tro to­ne­la­das. Se pu­bli­có una car­ta en La Jor­na­da ex­hor­tan­do a apo­yar a dam­ni­fi­ca­dos. Fue el pri­mer lla­ma­do, an­tes que el del go­bierno, la Cruz Ro­ja y la pro­pia UNAM, aun­que los maes­tros de la sec­ción 22 ya es­ta­ban mo­vi­dos en re­des y fue­ron los pri­me­ros en lle­gar con ayu­da.

El lu­nes, Eli y To­más jun­ta­ron una to­ne­la­da. En­tu­sias­ma­dos, los hi­jos de­ci­die­ron ins­ta­lar otro cen­tro de aco­pio en la Pre­pa 2. La ma­yor, de 16 años, se pu­so su hui­pil y pa­só de sa­lón en sa­lón. Reunie­ron una to­ne­la­da. La mi­tad fue en­via­da, por de­ci­sión de la di­rec­to­ra de la es­cue­la, al es­ta­dio de CU.

El mar­tes, a la fa­cul­tad lle­ga­ron dos to­ne­la­das más. El trans­por­tis­ta pi­dió jun­tar ocho pa­ra que el via­je “va­lie­ra la pe­na”. El miér­co­les, la ge­ne­ro­si­dad se vol­có, se re­cau­da­ron cua­tro más. Pe­ro el trans­por­tis­ta di­jo: “no pue­do”.

Pa­ra Eli y To­más lo que los dis­tin­gue es que sí son de fiar. Sin desis­tir, acu­die­ron a más trans­por­tis­tas, acor­da­ron pa­gar a uno 9 mil 500 pe­sos; de do­na­ti­vos en efec­ti­vo te­nían 31 mil.

El jue­ves, 10 hom­bres y 20 mu­je­res, con sie­te pu­ber­tos y dos ni­ños de 10 y 11 años, sa­ca­ron de bo­de­ga y car­ga­ron to­do al ca­mión. Ese mis­mo día la ayu­da par­tió. En el ca­mino no los in­ter­cep­ta­ron motociclistas ni sa­quea­do­res, tam­po­co los pa­ra­ron en re­te­nes ofi­cia­les. Tras un re­co­rri­do de 14 ho­ras, sin in­ci­den­tes, con el pa­go de ca­se­tas exen­to, el vier­nes en la ma­ña­na lle­ga­ron a Ju­chi­tán.

El Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral Za­po­te­co, di­ri­gi­do por Jor­ge Ma­ga­ri­ño, los re­ci­bió. Pa­ra des­car­gar, las ma­nos so­bra­ron. Va­rias de dam­ni­fi­ca­dos. In­te­gran­tes del gru­po de dan­za Bii­ni cu­bi (Gen­te nue­va) tam­bién se apun­ta­ron. Una ca­de­na de 50 per­so­nas lle­vó la car­ga al fo­ro que en días an­te­rio­res al­ber­gó a los to­pos. El ji­to­ma­te, la papa y la ce­bo­lla fue­ron lle­va­dos a un co­me­dor co­mu­ni­ta­rio.

Se ar­ma­ron 850 des­pen­sas, que in­cluían le­che, acei­te y hue­vo. Ayer se hi­zo la en­tre­ga de ca­sa en ca­sa en los ca­lle­jo­nes San­ta Mart­ha y Excélsior (sec­ción 7), Che­gui­go (sec­ción 9) y San­ta Ma­ría Xa­da­ni (sec­ción 8). Así se cum­plió con las de­ce­nas o cien­tos de do­nan­tes que acu­die­ron a la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca que, co­mo di­jo al­guno, más que ga­nar­se su pe­da­ci­to de cie­lo, al dar se sin­tie­ron ver­da­de­ra­men­te ple­nos. La co­lec­ta se­gui­rá, por­que el desas­tre es gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.