Pla­ne­ta­rio re­fle­xio­na so­bre lo fe­me­nino con una mez­cla de gé­ne­ro ne­gro y eso­te­ris­mo

La Jornada - - CULTURA -

Una se­rie de his­to­rias de “amo­res per­di­dos” y hon­da re­fle­xión so­bre lo fe­me­nino, na­rra­das en el tono de “me­mo­rias de un ser en­lo­que­ci­do” en un via­je ini­ciá­ti­co, así es la no­ve­la Pla­ne­ta­rio (Al­ma­día), re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da, ex­pli­ca su au­tor, Mau­ri­cio Mo­li­na.

“Mi in­ten­ción era ha­cer una no­ve­la cu­yo prin­ci­pio y ca­non fue­ra lo sim­bó­li­co; es de­cir, to­do ocu­rre en la men­te y las emo­cio­nes del per­so­na­je, que vi­ve un des­tino trá­gi­co. Hay una hi­bris (des­me­su­ra, im­pul­so irra­cio­nal), co­mo de­cían los grie­gos, que lo lle­va a la des­truc­ción”, di­ce el na­rra­dor a La Jor­na­da.

Ins­cri­ta en la li­te­ra­tu­ra ne­gra, la no­ve­la con­sig­na a nue­ve mu­je­res, aso­cia­das ca­da una a un pla­ne­ta. “Un es­ta­do de áni­mo, una for­ma de ser y un ca­rác­ter muy dis­tin­to. Hay una fuer­te re­fle­xión so­bre lo fe­me­nino, a pe­sar de que el per­so­na­je pa­re­ce un ase­sino”.

Uti­li­za co­mo prin­ci­pio es­truc­tu­ral a los pla­ne­tas: Mer­cu­rio, Ve­nus, Tie­rra, Mar­te, Jú­pi­ter, Sa­turno, Urano, Nep­tuno y Plu­tón. “Em­pie­za en Mer­cu­rio, dios que fue con­ver­ti­do por Apo­lo, vi­ve cer­ca del Sol y el per­so­na­je se va ale­jan­do de ese as­tro; sig­ni­fi­ca que se va ale­jan­do del ser y per­dien­do su iden­ti­dad. Es una no­ve­la so­bre esa des­com­po­si­ción.

“Yo que­ría ha­cer una no­ve­la en la que mez­cla­ra el gé­ne­ro ne­gro y el mun­do eso­té­ri­co de la as­tro­lo­gía y las sec­tas. El per­so­na­je vi­ve una es­pe­cie de via­je ini­ciá­ti­co, mís­ti­co, por una parte; por otro la­do, siem­pre es­tá el ar­co de du­da de to­da no­ve­la fan­tás­ti­ca. Ade­más de ser una no­ve­la ne­gra, tie­ne un cor­te fan­tás­ti­co ya que en su se­gun­da parte se va ha­cien­do mu­cho más oní­ri­ca, ti­ra­da ha­cia un mun­do de sue­ño, su­rrea­lis­ta”, di­ce Mo­li­na.

Kaf­ka, Cal­vino, Ca­las­so

El tam­bién en­sa­yis­ta agre­ga que Franz Kaf­ka y su obra, es­pe­cial­men­te El ca­za­dor Grac­chus, y Fe­dor Dos­toievs­ki, con El do­ble, e Íta­lo Cal­vino, con El cas­ti­llos de los des­ti­nos cru­za­dos, “don­de uti­li­za las car­tas del ta­rot co­mo prin­ci­pio de es­ctruc­tu­ra­ción de una no­ve­la, in­flu­ye­ron en Pla­ne­ta­rio”.

Ade­más, Me­mo­rias de un en­fer­mo de ner­vios, de Da­niel Paul Schre­ber, pa­cien­te men­tal de ini­cios del si­glo XX que fue es­tu­dia­do por Sig­mun­do Freud, Elias Ca­net­ti y Carl Gus­tav Jung. Es­te vo­lu­men, “es­cri­to en pri­me­ra per­so­na, ha­bla de crear una nue­va hu­ma­ni­dad.

“Ro­ber­to Ca­las­so es­cri­bió so­bre Schre­ber, libro que se lla­ma El lo­co im­pu­ro. Di­ce que ese ti­po de obras son li­te­ra­tu­ra ab­so­lu­ta que emi­te re­fe­ren­cias ha­cia otros tex­tos, pe­ro que per­ma­ne­ce co­mo en­te au­tó­no­mo.”

Otro ele­men­to que com­po­ne un sus­tra­to en su tex­to, de­ta­lla Mo­li­na, es la mú­si­ca, con las Va­ria­cio­nes de Gold­berg, de Glenn Gould; los Pre­lu­dios, de Dmi­tri Shos­ta­kó­vich; la sin­fo­nía Los pla­ne­tas, de Gus­tav Holst, y Cua­dros de una ex­po­si­ción, de Mo­dest Mus­sorgsky.

En torno a la muer­te, pre­sen­te en to­da la no­ve­la, el es­cri­tor ex- pli­ca: “Hay que ver­la en sen­ti­do sim­bó­li­co. Pien­so en la fra­se de Os­car Wil­de: ‘to­dos ma­ta­mos lo que ama­mos, el va­lien­te con una es­pa­da y el co­bar­de con un be­so’. Esa fra­se pu­do ha­ber si­do un epí­gra­fe de la no­ve­la, por­que mi per­so­na­je ama a to­das, hay al­go de Ca­sa­no­va en él”.

Otra parte sim­bó­li­ca pro­pues­ta por el au­tor se ba­sa en el si­coa­ná­li­sis, con el libro La se­pa­ra­ción de los aman­tes, de Igor Ca­ru­so. “Di­ce que cuan­do nos se­pa­ra­mos de al­guien, de al­gu­na ma­ne­ra lo ma­ta­mos y nos ma­ta; es de­cir, mo­ri­mos y ma­ta­mos a la per­so­na por­que si no, no po­de- mos se­guir vi­vien­do. La muer­te del amor es tam­bién la muer­te de la per­so­na y no la vol­ve­mos a ver nun­ca. Des­apa­re­ce. Cuan­do la vol­ve­mos a ver es co­mo un fan­tas­ma o una en­ti­dad de la que que­re­mos sa­lir co­rrien­do.

“No hay mu­cha li­te­ra­li­dad en la no­ve­la. Hay mu­chos ele­men- tos sim­bó­li­cos. Ahí es­tá Ro­ber­to Ca­las­so, pe­ro tam­bién la no­ve­la sim­bo­lis­ta del si­glo XIX, co­mo Allá lejos, de Jo­ris-Karl Huys­mans, o Sa­lo­mé, de Wil­de. Un ele­men­to kaf­kiano es que nun­ca sa­be­mos por qué el per­so­na­je ha­ce lo que ha­ce.”

RE­YES MAR­TÍ­NEZ TO­RRI­JOS Nu­me­ro­sos crea­do­res y sus obras in­flu­ye­ron en la no­ve­la, co­mo Wil­de, Igor Ca­ru­so, Da­niel Paul Schre­ber y Glenn Gould. En la ima­gen, el au­tor

Fo­to Jo­sé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.