Fa­lle­ció el ac­tor Harry Dean Stan­ton

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - AP LOS ÁN­GE­LES.

Harry Dean Stan­ton, ac­tor de sem­blan­za pe­cu­liar co­no­ci­do por sus pa­pe­les en Pa­ris, Te­xas; Re­po Man, y mu­chas otras pe­lí­cu­las y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, fa­lle­ció a los 91 años, el vier­nes, de cau­sas na­tu­ra­les en un hos­pi­tal de Los Án­ge­les, in­for­mó su pu­bli­cis­ta John S. Ke­lley.

Por más de 60 años, Stan­ton re­pre­sen­tó a ban­di­dos y an­cia­nos, ex­cén­tri­cos y mi­se­ra­bles. Da­ba a sus per­so­na­jes ca­rác­ter y com­pa­sión, en­car­nán­do­los con su inol­vi­da­ble fi­sio­no­mía es­pi­ga­da; tan­to así que per­so­na­jes idea­dos co­mo pe­ri­fé­ri­cos pa­sa­ban a ser pi­la­res de la obra.

“Creo que to­dos los ac­to­res coin­ci­di­rán con­mi­go en que na­die ofre­ce una ac­tua­ción más ho­nes­ta y na­tu­ral que Harry Dean Stan­ton”, ex­pre­só el di- rec­tor Da­vid Lynch en una ce­re­mo­nia de en­tre­ga de pre­mios en Los Án­ge­les el año pa­sa­do.

Lynch, quien co­la­bo­ró con Stan­ton en pro­yec­tos co­mo Wild at Heart y la nue­va ver­sión de Twin Peaks, di­jo en un co­mu­ni­ca­do, tras en­te­rar­se del fa­lle­ci­mien­to, que “to­dos lo que­rían, y con mu­cha ra­zón. Era un ac­tor ex­ce­len­te (en reali­dad mu­cho más que ex­ce­len­te) y un gran ser hu­mano”.

Cuan­do se le da­ba un pa­pel pro­ta­gó­ni­co, lo apro­ve­cha­ba pa­ra pro­yec­tar sus des­tre­zas. En Pa­ris, Te­xas (1984), ofre­ce una ac­tua­ción ca­si to­tal­men­te des­pro­vis­ta de diá­lo­go y, sin em­bar­go, lo­gra pro­yec­tar pro­fun­das emo­cio­nes. El mo­nó­lo­go en que con­fie­sa su arre­pen­ti­mien­to a su es­po­sa, ac­tua­da por Nas­tass­ja Kins­ki, a tra­vés de un es­pe­jo uni­di­rec­cio­nal, fue uno de los mo­men­tos de­fi­ni­ti­vos de su ca­rre­ra.

Fo­to Ap

Dean Stan­ton en un ac­to en 2007, en Los Án­ge­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.