PAZ?

El Ta­cu­ba por su hue­lla en el to­reo me­xi­cano

La Jornada - - ESPECTÁCULOS -

ex­tra­or­di­na­rio no­vi­lle­ro Jor­ge Ro­sas El Ta­cu­ba (Ciu­dad de Mé­xi­co, 23 de abril de 1932), que lle­na­ra de to­re­ría y de apo­teo­sis in­nu­me­ra­bles tar­des en las pla­zas Mé­xi­co, El To­reo, Gua­da­la­ja­ra, To­rreón y mu­chas otras, por su va­lor, ca­ris­ma y se­llo, sa­lien­do en hom­bros de la en­fe­bre­ci­da mul­ti­tud, no de cos­ta­le­ros a suel­do, has­ta en tres oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas en el co­so de In­sur­gen­tes, con o sin cor­te de ore­jas, pues cuan­do un to­re­ro de ver­dad se en­tre­ga de­lan­te de los pi­to­nes, los pú­bli­cos no du­dan en co­rres­pon­der. Una lás­ti­ma que el con­cep­to en­tre­ga ya no lo va­lo­ren los neo­em­pre­sa­rios y muy po­cos to­re­ros lo po­sean. Hoy, cuan­do las no­vi­lla­das en la ca­pi­tal se ofre­cen sin ima­gi­na­ción ni jue­go su­fi­cien­te pa­ra los triun­fa­do­res, bueno es re­cor­dar que en la tem­po­ra­da chi­ca de 1958 El Ta­cu­ba ac­tuó sie­te tar­des en la pla­za Mé­xi­co, con la añe­ja y pro­ba­da fór­mu­la de re­pe­tir el do­min­go si­guien­te al que triun­fa y al que in­tere­sa. Y eso que si­mul­tá­nea­men­te ope­ra­ba El To­reo de Cua­tro Ca­mi­nos, hoy con­ver­ti­do en so­lea­do cen­tro co­mer­cial re­ple­to de fran­qui­cias grin­gas. Pa­so al fal­so pro­gre­so. Con un lleno co­mo los que so­lía pro­vo­car en las pla­zas, ha­bla­ron de El Ta­cu­ba el em- pre­sa­rio y en sus mo­ce­da­des fino no­vi­lle­ro Pa­co Cal­de­rón, el ma­ta­dor Gui­ller­mo Ron­de­ro, apo­de­ra­do del jo­ven ecua­to­riano Ju­lio Ri­caur­te, el crí­ti­co tau­rino Ar­tu­ro Com­be, el no­vi­lle­ro Ro­dri­go Ce­pe­da El Bre­co, que re­cien­te­men­te triun­fa­ra en Mo­re­lia, el ma­ra­to­nis­ta in­ter­na­cio­nal Jo­sé Er­nes­to Be­tan­court y el afi­cio­na­do Raúl Rey­no­so de la To­rre –“60 años de acu­dir a la Mé­xi­co y no hay nin­gún es­tí­mu­lo a la leal­tad”–, en­tre mu­chos más. La parte ar­tís­ti­ca co­rrió a car­go de la gua­pa can­tan­te de fol­klo­re Clau­dia Her­mo­so La Ci­ga­rra, con tem­pe­ra­men­to y ex­pre­sión pa­ra dar y pres­tar, e hi­ja por cier­to de El Ta­cu­ba; de la can­tau­to­ra Gaby Sa­ló, que tra­ba­ja en el pa­so­do­ble Bre­co, lu­ce­ro y oro, tras emo­cio­nar­se con su fae­na va­le­ro­sa y sen­ti­da, y de Ja­vier Men­do­za Garduño El caballero de la mú­si­ca ran­che­ra, po­see­dor de mag­ní­fi­ca voz y pre­sen­cia, quien me di­jo: “To­co puer­tas co­mo los to­re­ros mo­des­tos, pe­ro sin pa­lan­cas no hay po­si­bi­li­da­des. Los con­cur­sos ya es­tán ar­ma­dos y a los me­dios no les in­tere­sa sa­car nue­vos va­lo­res, pri­van­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de co­no­cer e in­cre­men­tar la mú­si­ca de su país”. ¡Sa­lud, que­ri­do Ta­cu­ba, que el des­apro­ve­cha­mien­to con­ti­núa!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.