Trump, los drea­mers y el be­so del dia­blo

La Jornada - - OPINIÓN - JOR­GE DURAND

as de­cla­ra­cio­nes de amor de Trump por los drea­mers, de ha­ce unos me­ses, for­man parte del show me­diá­ti­co en que se ha con­ver­ti­do su ges­tión en la Ca­sa Blan­ca. Al día si­guien­te di­ce que lo va a pen­sar y po­ne a tem­blar a más de 800 mil jó­ve­nes que vi­ven en una si­tua­ción tem­po­ral de es­ta­tus mi­gra­to­rio pro­te­gi­do. Lue­go afir­ma que tal día va a de­ci­dir el asun­to, fi­nal­men­te la vo­ce­ra di­ce que se­rá otro día y lue­go que se­rá el Con­gre­so el que va a de­ci­dir. Lue­go di­jo que lle­gó a un acuer­do con los de­mó­cra­tas y al día si­guien­te dio marcha atrás. Así nos ha traí­do las úl­ti­mas se­ma­nas y se­gui­re­mos es­pe­ran­do a ver qué pa­sa en el Con­gre­so.

Lo más gra­ve y lo que más le due­le e in­quie­ta a mis­ter Trump es que DA­CA fue uno de los le­ga­dos im­por­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma. Y si al­go ha pro­me­ti­do y lo ha to­ma­do de ma­ne­ra per­so­nal, es des­mon­tar to­dos los avan­ces de la “te­rri­ble, ho­rri­ble, ca­tas­tró­fi­ca” ges­tión de su pre­de­ce­sor, el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de Es­ta­dos Uni­dos. Tan­to odio con­tra el legado de Oba­ma, tie­ne un ob­vio tras­fon­do ra­cis­ta, que po­co a po­co va sa­lien­do a la luz. Trump fue el pro­mo­tor de la ne­fan­da men­ti­ra e in­si­dia de que Oba­ma no ha­bía na­ci­do en Ha­waii sino en Áfri­ca. Lo que sig­ni­fi­ca que no só­lo era ne­gro, sino ex­tran­je­ro e im­pos­tor.

Co­mo di­ría Sa­muel Hun­ting­ton, el ideó­lo­go de la gue­rra en­tre ci­vi­li­za­cio­nes, leído de ma­ne­ra muy pun­tual por los ase­so­res de Trump, en Amé­ri­ca el asun­to se re­suel­ve por el la­do del idio­ma y la cul­tu­ra. Y la ame­na­za son los his­pa­nos, que han con­ver­ti­do a Mia­mi, Los Án­ge­les y Nue­va York en ciu­da­des bi­lin­gües, don­de los mi­gran­tes no se in­te­gran, se­gún su pe­cu­liar in­ter­pre­ta­ción. Y lo di­ce sin ta­pu­jos “pa­ra so­ñar el sue­ño ame­ri­cano hay que so­ñar en in­glés”.

Lo pa­ra­dó­ji­co del asun­to es que los 800 mil drea­mers o DACAS re­gis­tra­dos y por el mo­men­to pro­te­gi­dos y el mi­llón que es­tá en lis­ta de es­pe­ra, to­dos sue­ñan en in­glés, fue­ron edu­ca­dos y so­cia­li­za­dos en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no ten­drán ac­ce­so ni al sue­ño ame­ri­cano, ni a la re­si­den­cia, ni la na­cio­na­li­dad, que es lo que real­men­te im­por­ta. El sue­ño pue­de ser pe­sa­di­lla.

Son jó­ve­nes tan asi­mi­la­dos al mun­do es­ta­du­ni­den­se, que ni si­quie­ra te­nían con­cien­cia de que eran me­xi­ca­nos e ile­ga­les. Mu­chos pa­dres de fa­mi­lia los de­ja­ron vivir en la ig­no­ran­cia y en la men­ti­ra (hay que de­cir­lo con to­das sus letras) y fo­men­ta­ron el idi­lio de que eran es­ta­du­ni­den­ses. Al fin y al ca­bo, ten­dría que lle­gar una re­for­ma mi­gra­to­ria que los re­gu­la­ri­za­ra a to­dos. Pe­ro no ha si­do así.

La pri­me­ra lla­ma­da de aten­ción con res­pec­to al ca­so de los jó­ve­nes me­xi­ca­nos lle­va­dos de pe­que­ños a Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra irre­gu­lar da­ta de ha­ce 20 años. Fue el ca­so de unos es­co­la­res que via­ja­ron a las Ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra y pa­sa­ron, con to­dos sus com­pa­ñe­ros, al la­do ca­na­dien­se, don­de la vis­ta es mu­cho más es­pec­ta­cu­lar. Al regreso cin­co jó­ve­nes me­xi­ca­nos fue­ron de­te­ni­dos en la fron­te­ra, no po­dían in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos. El dra­ma lle­gó a la pren­sa y los abo­ga­dos de la es­cue­la abo­ga­ron por los es­tu­dian­tes. Fi­nal­men­te lo­gra­ron re­gre­sar.

Pe­ro ahí em­pe­zó el de­ba­te de qué ha­cer con ca­sos si­mi­la­res. Y el se­na­dor por Co­lo­ra­do, Tom Tan­cre­do, se con­vir­tió en el ver­du­go y en el prin­ci­pal opo­si­tor pa­ra que los es­tu­dian­tes re­in­gre­sa­ran a Es­ta­dos Uni­dos.

Las opi­nio­nes son en­con­tra­das. La de­re­cha ra­di­cal le exi­ge a Trump que cum­pla sus pro­me­sas de ex­pul­sar a to­dos los mi­gran­tes ile­ga­les sin dis­tin­ción. Los pro­cu­ra­do­res de va­rios es­ta­dos, en­ca­be­za­dos por Te­xas, exi­gen que se apli­que la ley y que se pon­ga tér­mino al es­ta­do de ex­cep­ción.

De he­cho, ade­más de los drea­mers hay va­rios gru­pos en si­tua­ción pa­re­ci­da co­no­ci­da co­mo TPS (Tem­po­ral Pro­tec­ted Sta­tus), mu­chos sal­va­do­re­ños, gua­te­mal­te­cos y ni­ca­ra­güen­ses, re­no­va­ban su si­tua­ción ca­da tan­to tiem­po, has­ta que fi­nal­men­te los ad­mi­tie­ron de ma­ne­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.