Fran­cia: la no lu­cha

La Jornada - - OPINIÓN - GUI­LLER­MO ALMEYRA

mma­nuel Ma­cron, sa­bien­do que ve­nía el hu­ra­cán Ir­ma, ni pre­vió ni or­ga­ni­zó na­da en las is­las an­ti­lla­nas y lo pri­me­ro que hi­zo fue man­dar los gen­dar­mes an­tes que nin­gu­na ayu­da. Pa­ra él, cuen­tan los bie­nes y lo ma­te­rial: la gen­te no.

Esa es tam­bién la esen­cia de sus re­for­mas al Có­di­go de Tra­ba­jo: au­men­tar la edad de las ju­bi­la­cio­nes, au­men­tar la in­ten­si­dad del tra­ba­jo, re­du­cir “el cos­to de tra­ba­jo” (o sea, sa­la­rios di­rec­tos e in­di­rec­tos –co­mo la edu­ca­ción, asis­ten­cia pú­bli­ca, ju­bi­la­cio­nes, in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do o por ac­ci­den­te o en­fer­me­dad la­bo­ral–, pres­ta­cio­nes de to­do ti­po). El ob­je­ti­vo del pa­tro­na­to fran­cés y de su go­bierno es eli­mi­nar o de­bi­li­tar al má­xi­mo los sin­di­ca­tos e ins­ta­lar la pre­ca­rie­dad la­bo­ral pa­ra los jó­ve­nes y des­truir to­das las con­quis­tas del Fren­te Po­pu­lar y de la re­sis­ten­cia an­ti­na­zi que, ar­mas en mano, to­mó las fá­bri­cas de los pa­tro­nes co­la­bo­ra­cio­nis­tas con el na­zi­fas­cis­mo e im­pu­so otras con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

Gra­cias al Par­ti­do Co­mu­nis­ta es­ta­li­nis­ta di­ri­gi­do por Mau­ri­ce Tho­rez, des­pués de la Li­be­ra­ción de Fran­cia fue­ron des­ar­ma­dos los tra­ba­ja­do­res, Tho­rez lla­mó a aca­bar con las huel­gas y a re­cons­truir el Es­ta­do y res­pal­dó a De Gau­lle co­mo vi­ce­pre­si­den­te tal co­mo hi­zo Pal­mi­ro To­gliat­ti en Ita­lia. Las fá­bri­cas ocu­pa­das que fun­cio­na­ban di­ri­gi­das por los obre­ros fue­ron re­cu­pe­ra­das por el ca­pi­tal y los so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas no só­lo go­ber­na­ron con y pa­ra los ca­pi­ta­lis­tas sino que tam­bién se­pa­ra­ron cla­ra­men­te las fun­cio­nes de los sin­di­ca­tos y de los par­ti­dos que de­cían lu­char por el so­cia­lis­mo. A los pri­me­ros les asig­na­ron el pa­pel de defensores de los sa­la­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los asa­la­ria­dos y a los par­ti­dos el de su ex­pre­sión po­lí­ti­ca.

Eso re­du­jo la lu­cha sin­di­cal a la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos y agre­mia­dos (que son só­lo una parte me­nor de la cla­se) co­mo pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res. Al mis­mo tiem­po, con­cen­tró la ela­bo­ra­ción de las ideas y de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas en los par­ti­dos in­te­gra­dos en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do ca­pi­ta­lis­ta y de­fi­nió la po­lí­ti­ca co­mo al­go me­ra­men­te elec­to­ral y par­la­men­ta­rio.

Los sin­di­ca­tos y la cen­tra­les obre­ras, en lu­gar de ser ins­tru­men­tos de los tra­ba­ja­do­res pa­ra lu­char por el so­cia­lis­mo, co­mo eran en el mo­men­to de su crea­ción, pa­sa­ron a ser ins­tru­men­tos de los par­ti­dos (la CGT fran­ce­sa es co­mu­nis­ta, las cen­tra­les fran­ce­sas FO y la CFDT son so­cia­lis­tas, la CGIL ita­lia­na es co­mu­nis­ta y la UIL, so­cia­lis­ta).

De ese mo­do sin­di­ca­tos y par­ti­dos obre­ros re­for­mis­tas pa­sa­ron a ser ins­tru­men­tos de me­dia­ción del Es­ta­do ca­pi­ta­lis­ta que bus­can hu­ma­ni­zar al ca­pi­ta­lis­mo co­mo si fue­se po­si­ble que un ré­gi­men de ex­plo­ta­ción guia­do por el afán de au­men­tar de to­dos los mo­dos po­si­bles la ga­nan­cia de las em­pre­sas pu­die­se ser sen­si­ble a las ne­ce­si­da­des so­cia­les.

Fue­ra de los sin­di­ca­tos eu­ro­peos y oc­ci­den­ta­les que­da­ron los de­socu­pa­dos, los tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios, los cam­pe­si­nos, la ma­yo­ría de las mu­je­res (só­lo en Bo­li­via y des­de la re­vo­lu­ción de 1952 hay sin­di­ca­tos de amas de ca­sa, de ven­de­do­res am­bu­lan­tes, de cam­pe­si­nos y has­ta de con­tra­ban­dis­tas). Y en los sin­di­ca­tos, por so­bre los afi­lia­dos, se cons­tru­yó una lo­sa de plo­mo –la bu­ro­cra­cia– que de­ci­de to­do en nom­bre de los afi­lia­dos, pe­ro sin con­sul­tar­los y que de­fien­de an­tes que na­da su or­ga­ni­za­ción co­mo fuen­te de sus pri­vi­le­gios y pre­ben­das sin preo­cu­par­se por los in­tere­ses ge­ne­ra­les de los ex­plo­ta­dos. Al yu­go del ca­pi­tal se agre­gó el de esa ca­pa de bu­ró­cra­tas sin­di­ca­les que cree úni­co y eterno al ca­pi­ta­lis­mo y, con su re­for­mis­mo, re­fuer­za el con­ser­va­tis­mo que la ideo­lo­gía do­mi­nan­te in­cul­ca a los tra­ba­ja­do­res.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes y la huel­ga de la CGT y de Sud (una pe­que­ña cen­tral iz­quier­dis­ta) del 12 de septiembre son la prue­ba de lo di­cho. FO y CFDT se ne­ga­ron a unir­se a la CGT por­que quie­ren ser los in­ter­lo­cu­to­res úni­cos con el go­bierno de los gran­des pa­tro­nes. Lo que que­da del Par­ti­do So­cia­lis­ta se ne­gó a ir a la huel­ga y a par­ti­ci­par en las ma­ni­fes­ta­cio­nes por te­mor a ser des­bor­da­do por los co­mu­nis­tas y por Mé­len­chon, so­cia­lis­ta de iz­quier­da. És­te, que se de­cla­ra po­pu­lis­ta, tie­ne co­mo mo­de­lo a Ra­fael Co­rrea, y es na­cio­na­lis­ta (sustituyó las ban­de­ras ro­jas por la tri­co­lor y La In­ter­na­cio­nal por La Mar­se­lle­sa pa­ra in­di­car que es só­lo “re­pu­bli­cano”), par­ti­ci­pó en la ma­ni­fes­ta­ción pe­ro di­jo que era “pa­ra de­fen­der in­te­gral­men­te el có­di­go la­bo­ral” cuan­do una co­sa es lu­char con­tra las re­for­mas pa­ra peor del mis­mo y otra co­sa de­cla­rar que ese có­di­go es in­to­ca­ble y per­fec­to. La CGT mis­ma lla­mó a ma­ni­fes­tar, or­de­na­da­men­te y con glo­bos, por­que no que­ría de­jar­le li­bre el cam­po a Mé­len­chon, quien lla­ma a ma­ni­fes­tar el 23 y tan­to la cen­tral co­mo el po­lí­ti­co po­pu­lis­ta se ne­ga­ro­na uni­fi­car los lla­ma­dos a ma­ni­fes­ta­cio­nes. La CGT, que es aho­ra la se­gun­da cen­tral en afi­lia­dos, bus­ca­ba ade­más apa­re­cer co­mo la úni­ca cen­tral com­ba­ti­va pe­ro sin lu­char en reali­dad pues no hi­zo asam­bleas pú­bli­cas, pi­que­tes, blo­queos, ni pa­só por so­bre las res­tric­cio­nes ofi­cia­les al de­re­cho de huel­ga, co­mo la obli­ga­ción pa­ra la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y el trans­por­te de man­te­ner par­cial­men­te los ser­vi­cios.

Co­mo es ló­gi­co, el 12 la huel­ga fue dé­bil y los ma­ni­fes­tan­tes ape­nas su­fi­cien­tes co­mo pa­ra que la CGT no sal­ga muy dé­bil pe­ro no fue­ron ni la mi­tad de los del año pa­sa­do y el go­bierno de­cla­ró que sus pro­yec­tos no cam­bian. En efec­to, las ma­ni­fes­ta­cio­nes sir­ven só­lo pa­ra de­mos­trar fuer­za y con­ven­cer a los va­ci­lan­tes pe­ro no to­can ni un pe­lo del ca­pi­tal. Las lu­chas que no son ta­les can­san y des­mo­ra­li­zan. Con es­ta opo­si­ción Ma­cron pue­de dor­mir tran­qui­lo co­mo duer­me Ma­cri, en Ar­gen­ti­na an­te la su­ya.

Mi­llo­nes de per­so­nas preo­cu­pa­das por el am­bien­te, la pre­ca­rie­dad, la vi­vien­da, las re­la­cio­nes de vi­da só­lo pue­den ser mo­vi­li­za­das con otro pro­yec­to de so­cie­dad, con la po­li­ti­za­ción de los sin­di­ca­tos, el fin del elec­to­ra­lis­mo y la ple­na par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res, que tam­bién son ciu­da­da­nos y habitantes de un pla­ne­ta en ago­nía.

al­mey­ra­gui­ller­mo@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.