Ba­ja la con­tri­bu­ción de sa­la­rios al in­gre­so na­cio­nal por ro­bots: ONU

Un­ctad cri­ti­ca la “inevi­ta­bi­li­dad” que se da; se tra­ta de de­ci­sión po­lí­ti­ca y nor­ma­ti­va, ad­vier­te

La Jornada - - OPINIÓN - JUAN CARLOS MI­RAN­DA

La par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res en el in­gre­so na­cio­nal ba­jó 10 por cien­to en las pa­sa­das dos dé­ca­das de­bi­do a la in­cor­po­ra­ción de ro­bots en los procesos pro­duc­ti­vos, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor elec­tró­ni­co y au­to­mo­triz, se­ña­la un aná­li­sis de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU).

En su re­por­te so­bre co­mer­cio y desa­rro­llo 2017, di­fun­di­do es­te vier­nes, la Con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo (Un­ctad, por sus si­glas en in­glés) ubi­có a Mé­xi­co co­mo uno de los paí­ses más vul­ne­ra­bles a la au­to­ma­ti­za­ción de los ro­bots in­dus­tria­les, pues ex­pli­có que las na­cio­nes más ex­pues­tas a per­der ma­yor nú­me­ro de em­pleos al ser sus­ti­tui­dos por má­qui­nas son las que tie­nen un sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro im­por­tan­te, do­mi­na­do por in­dus­trias que ofre­cen em­pleos re­la­ti­va­men­te bien re­mu­ne­ra­dos, co­mo el sec­tor au­to­mo­triz y la elec­tró­ni­ca.

Ade­más, se­ña­la que la au­to­ma­ti­za­ción la ma­yo­ría de las ve­ces re­com­pen­sa­ba al ca­pi­tal y con­tri­bu­yó a la dis­mi­nu­ción en la ten­den­cia de la par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios en el in­gre­so na­cio­nal en Mé­xi­co, la cual de­cli­nó cer­ca de Lí­nea de pro­duc­ción en la plan­ta au­to­mo­triz de Ge­ne­ral Mo­tors en Coahui­la 10 por cien­to en el pe­rio­do 19952014.

El aná­li­sis de Na­cio­nes Uni­das co­mien­za por cri­ti­car el “ai­re de inevi­ta­bi­li­dad” que se ha da­do al te­ma de la ro­bo­ti­za­ción, pues se­ña­la que en reali­dad se tra­ta de de­ci­sio­nes “po­lí­ti­cas y nor­ma­ti- vas”, y re­cuer­da que el de­ba­te de la des­truc­ción de los mo­dos de vi­da exis­ten­tes a par­tir de cam­bios tec­no­ló­gi­cos ha es­ta­do vi­gen­te por lo me­nos des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial.

Sin em­bar­go re­fie­re que “se­gún en­se­ña la his­to­ria, con el tiem­po los beneficios de las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den lle­gar a ser ma­yo­res que los costos”.

El re­por­te de la ONU re­cuer­da que si bien las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del pa­sa­do, co­mo la má­qui­na de va­por, la elec­tri­ci­dad y el au­to­mó­vil, cau­sa­ron pér­di­das sus­tan­cia- les de em­pleo y re­duc­ción de in­gre­sos en al­gu­nos sec­to­res, di­chos efec­tos ne­ga­ti­vos se vie­ron com­pen­sa­dos con cre­ces a lar­go pla­zo, cuan­do los fru­tos de la in­no­va­ción pa­sa­ron de un sec­tor a otro y fi­nal­men­te fue­ron re­co­lec­ta­dos en el con­jun­to de la eco­no­mía y los tra­ba­ja­do­res pu­die­ron con­se­guir nue­vos em­pleos me­jor pa­ga­dos.

El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal ex­pli­ca que in­clu­so pa­ra al­gu­nos paí­ses, el em­pleo po­dría man­te­ner­se es­ta­ble o au­men­tar si la ofer­ta adi­cio­nal que re­sul­ta de la au­to­ma­ti­za­ción y el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad se ab­sor­be con un au­men­to de la de­man­da de ex­por­ta­cio­nes.

“Es­to sig­ni­fi­ca­ría que cual­quier efec­to ad­ver­so en el em­pleo y el in­gre­so de la au­to­ma­ti­za­ción se trans­fie­re a otros paí­ses me­dian­te co­mer­cio”, se aña­dió.

Pu­so co­mo ejem­plo de lo an­te­rior a Ale­ma­nia, don­de el con­si­de­ra­ble au­men­to de la den­si­dad de ro­bots en el sec­tor au­to­mo­triz se aso­ció con una fuer­te ex­pan­sión de la pro­duc­ción y la pro­duc­ti­vi­dad y vino acom­pa­ña­do de una ex­pan­sión al­go me­nor del em­pleo y los sa­la­rios reales.

Efec­to fa­vo­ra­ble

Ahí, el efec­to fa­vo­ra­ble de la au­to­ma­ti­za­ción en el em­pleo fue po­si­ble por el al­za de las ex­por­ta­cio­nes del sec­tor, lo que hi­zo su­bir el su­pe­rá­vit co­mer­cial de Ale­ma­nia en es­te sec­tor más de 4 por cien­to del PIB en 2015.

En el ca­so de Mé­xi­co la Un­ctad des­ta­ca que el uso de má­qui­nas sus­ti­tu­ye a 20 por cien­to del em­pleo en el sec­tor au­to­mo­triz (con ci­fras a 2015), 12 por cien­to en el elec­tró­ni­co y 9 por cien­to en em­pre­sas tex­ti­les y de fa­bri­ca­ción de pren­das de ves­tir.

De­ta­lla que en el sec­tor del au­to­mó­vil, ex­clui­das las au­to­par­tes, la den­si­dad de ro­bots au­men­tó de 121 má­qui­nas por ca­da 10 mil em­plea­dos en 2011 a 513 ro­bots por ca­da 10 mil em­plea­dos en 2015, lo que pro­vo­có que la pro­duc­ción de ese sec­tor tu­vie­ra un cre­ci­mien­to muy su­pe­rior al de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra en su con­jun­to y una ex­pan­sión del em­pleo.

Sin em­bar­go, des­ta­ca que gran parte de es­to se de­bió al au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes au­to­mo­tri­ces y elec­tró­ni­cas de Mé­xi­co, pe­ro los costos uni­ta­rios de la mano de obra pro­me­dio en ac­ti­vi­da­des que de­pen­den más de la au­to­ma­ti­za­ción ro­bó­ti­ca que en in­dus­trias con ba­ja den­si­dad de ro­bots ba­jó.

“Los sa­la­rios el sec­tor au­to­mo­triz, al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­do, ca­ye­ron 1.6 por cien­to en­tre 2011 y 2015, mien­tras que los sa­la­rios reales au­men­ta­ron 1.5 por cien­to en el con­jun­to de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. Es­ta ex­pe­rien­cia su­gie­re que el im­pac­to dis­tri­bu­ti­vo de los ro­bots pue­de ser ad­ver­so”, se­ña­ló.

Fo­to Jo­sé Car­lo Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.