DI­NE­RO

La Jornada - - POLÍTICA - EN­RI­QUE GALVÁN OCHOA

Re­pi­te la tra­ge­dia del ’85: ¿tam­po­co ha­brá cul­pa­bles? El éxo­do fa­lli­do de ofi­ci­nas de go­bierno

es­pués del te­rre­mo­to del 19 de septiembre de 1985, que de­jó al me­nos 10 mil muer­tos en la ca­pi­tal, el go­bierno ju­ró que no vol­ve­ría a su­ce­der lo que su­ce­dió ayer 19 de septiembre de 2017. La so­cie­dad cla­ma­ba jus­ti­cia, se des­cu­brió que mu­chos edi­fi­cios ha­bían si­do cons­trui­dos sin cum­plir con la re­gla­men­ta­ción. Pe­día que fue­ran so­me­ti­dos a jui­cio y cas­ti­ga­dos los res­pon­sa­bles. No hu­bo nin­guno. Como sue­le su­ce­der, las in­mo­bi­lia­rias te­nían re­la­cio­nes con los po­lí­ti­cos y no les con­ve­nía una in­ves­ti­ga­ción de con­se­cuen­cias. En cam­bio, hu­bo pro­me­sas de­ma­gó­gi­cas, como esa: la tra­ge­dia no vol­ve­ría a su­ce­der. Trans­cu­rrie­ron 32 años y re­pi­tió. En es­tos mo­men­tos no sa­be­mos si la pér­di­da de vi­das es me­nor, o igual, a la del te­rre­mo­to de 1985. Oja­lá que sea la mí­ni­ma. Pe­ro si­gue gen­te atra­pa­da en­tre los es­com­bros, edi­fi­cios mal­tre­chos, per­so­nas ex­tra­via­das. Como una iro­nía, ayer so­nó la alar­ma sís­mi­ca a las 11 de la ma­ña­na, pe­ro el tem­blor ocu­rrió dos ho­ras des­pués.

EL ÉXO­DO FA­LLI­DO

Des­pués del ’85, el go­bierno “des­cu­brió”, tras en­car­gar es­tu­dios a fir­mas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, que el sue­lo de la ca­pi­tal no es ap­to para re­sis­tir el pe­so de una ciu­dad so­bre­po­bla­da de edi­fi­cios y gen­te. To­mó una me­di­da acer­ta­da: co­men­zó a tras­la­dar ofi­ci­nas pú­bli­cas a otras ur­bes. El Co­na­lep fue mo­vi­do a To­lu­ca; el Inegi, a Aguas­ca­lien­tes; Ca­mi­nos y Puen­tes Fe­de­ra­les, a Cuer­na­va­ca. De re­pen­te, to­do se de­tu­vo. In­clu­si­ve los je­fes vol­vie­ron a la ca­pi­tal. Así, Ju­lio San­tae­lla, del Inegi, prác­ti­ca­men­te des­pa­cha en la ca­pi­tal, aquí es don­de ha­ce re­la­cio­nes pú­bli­cas con la gen­te de arri­ba para ha­cer ho­jas de Ex­cel que de­mues­tran que hay me­nos po­bres; el director de Ca­mi­nos y Puen­tes Fe­de­ra­les, Be­ni­to Ne­me Sas­tré, tam­bién co­no­ci­do como El com­pa­dre del se­xe­nio, en la me­tró­po­li es don­de co­ci­na los con­tra­tos. Y no sé si la di­rec­to­ra del Co­na­lep, Can­di­ta Gil Ji­mé­nez, vi­ve en To­lu­ca, pe­ro hay un ser­vi­cio de trans­por­te para lle­var y traer a fun­cio­na­rios todos los días a sus casas. En eso que­dó el éxo­do de ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les.

OTRA VEZ…

Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, ob­via­men­te, no es el res­pon­sa­ble del tem­blor. Sin em­bar­go, sí es cul­pa­ble de en­ga­ñar a la po­bla­ción. Ayer mis­mo di­jo que la ciu­dad es­tá me­jor pre­pa­ra­da para un sis­mo. Fal­so, que­dó de­mos­tra­do. Otro en­ga­ño es la alar­ma sís­mi­ca. No fun­cio­nó como de­bie­ra. Pe­ro su ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad es­tá en su com­pli­ci­dad con los ne­go­cios que ha he­cho el pul­po in­mo­bi­lia­rio y que han pro­vo­ca­do un inau­di­to desa­rro­llis­mo. Cla­ro: las fo­to­mul­tas, los par­quí­me­tros y las ara­ñas no son pro­duc­ti­vos si no hay ca­rros en cir­cu­la­ción; mien­tras más, me­jor. La des­pia­da­da ta­la de ar­bo­les se ex­pli­ca por­que ne­ce­si­tan te­rre­nos bal­díos para le­van­tar torres. Y así. En es­to Man­ce­ra es­tá me­ti­do, como lo es­tán asam­bleís­tas del PRD, de­le­ga­dos de todos los par­ti­dos, y Se­du­vi. La pre­gun­ta que flo­ta so­bre el pol­vo de los es­com­bros: ¿otra vez, como en 1985, no ha­brá cul­pa­bles?

LOS VER­DA­DE­ROS HÉ­ROES

Los hé­roes son los ciu­da­da­nos que es­tán pres­tan­do ayu­da desde Twit­ter y Fa­ce­book, no obs­tan­te que la red de In­ter­net ca­yó des­pués del tem­blor en dis­tin­tas par­tes de la ciu­dad y en otras fun­cio­nó in­ter­mi­ten­te­men­te. Hu­bo lla­ma­dos para que los pro­vee­do­res, como Tel­cel, Iz­zi, Mo­vis­tar y AT&T, et­cé­te­ra, abrie­ran sus re­des para que la gen­te pu­die­ra uti­li­zar­las, tem­po­ral­men­te, en los mo­men­tos más crí­ti­cos. Se que­da­ron es­pe­ran­do una res­pues­ta. Al me­nos hu­bie­ran fun­cio­na­do sus sis­te­mas con efi­ca­cia, no fue así, pe­ro lle­ga­rá la fac­tu­ra sin des­cuen­to.

OMBUDSMAN SO­CIAL ASUN­TO: LA RES­PUES­TA DE LAS GRAN­DES EM­PRE­SAS

Aho­ra es cuan­do se tie­ne que ver que México no só­lo so­mos los ciu­da­da­nos y el go­bierno. Las em­pre­sas como Co­caCo­la y Pep­si que do­nen agua; que las ca­de­nas far­ma­céu­ti­cas do­nen me­di­ca­men­tos y ma­te­rial de cu­ra­ción; que las gran­des cons­truc­to­ras pres­ten ma­qui­na­ria pe­sa­da; que las com­pa­ñías como Uni­le­ver do­nen ali­men­tos en­la­ta­dos. Que ha­gan lle­gar la ayu­da a los lu­ga­res en don­de los ciu­da­da­nos y cuer­pos de res­ca­te de la CDMX, Puebla, y Morelos es­tán tra­ba­jan­do en bus­ca de per­so­nas atra­pa­das...

Juan Me­ne­ses

TWITERATTI

(Mi­lla­res de men­sa­jes pi­dien­do y ofre­cien­do au­xi­lio es­tán co­rrien­do en re­des so­cia­les. Sal­va­rán mu­chas vi­das.) En Di­vi­sión del Nor­te o Hé­roes de Pa­dier­na ur­ge ayu­da. Se ca­ye­ron dos es­cue­las pri­ma­rias y hay ni­ños atra­pa­dos.

Al­ba­nia @Al­ba­niaOC Hay mu­cha ne­ce­si­dad en la co­lo­nia Obre­ra. Una fábrica se ca­yó y hay más

Los hé­roes de Twit­ter y Fa­ce­book

de 100 atra­pa­dos. Un kín­der en Lucas Ala­mán. Se re­quie­re agua, gen­te y ca­rre­ti­llas. Cris­ti­na Ro­me­ro @Cris­tiRo­me­ro Se re­quie­re agua, palas, cu­be­tas, ca­rre­ti­llas o ca­rri­tos del sú­per en Ga­briel Man­ce­ra y Escocia, en la co­lo­nia Del Va­lle, por fa­vor. #Sis­moCDMX

Al­fre­do Le­co­na @Al­fre­doLe­co­na Re­pi­to, edi­fi­cio ubi­ca­do en San Luis y Me­de­llín, co­lo­nia Ro­ma, se des­plo­mó. Ve­ci­nos, po­li­cías y pa­ra­mé­di­cos bus­can so­bre­vi­vien­tes. Ur­ge ayu­da.

Ar­tu­ro Ran­gel @ar­tu­ro­ran­gel120

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.