Co­rre­dor Ro­ma-Con­de­sa, otra vez un 19 de septiembre

Va­rias es­truc­tu­ras se vi­nie­ron aba­jo; la so­cie­dad se for­ta­le­ció

La Jornada - - POLÍTICA - EMIR OLI­VA­RES ALON­SO

“¡Abran paso, abran paso!”, era uno de los de­ses­pe­ra­dos gri­tos que cien­tos de vo­lun­ta­rios lan­za­ban en su afán de res­ca­tar a per­so­nas que que­da­ron atra­pa­das ba­jo los es­com­bros de edi­fi­cios que co­lap­sa­ron en el co­rre­dor Ro­ma-Con­de­sa, una de las zo­nas más afec­ta­das por el sis­mo de es­te mar­tes.

Su­pe­raron el mie­do, el asom­bro y la his­te­ria para or­ga­ni­zar­se: De­ce­nas subie­ron a lo que que­da­ba de los in­mue­bles y con pi­cos, palas, va­ri­llas, tu­bos, ma­zos, con lo que pu­die­ran, co­men­za­ron a tra­ba­jar en bus­ca de so­bre­vi­vien­tes. Otros con­si­guie­ron cu­be­tas, ca­rre­ti­llas, ca­jas de plás­ti­co y hasta ca­rri­tos del su­per­mer­ca­do para re­mo­ver los es­com­bros. Era como si por me­ses lo hu­bie­ran en­sa­ya­do, la adre­na­li­na con­vir­tió la im­per­fec­ción en una es­pe­cie de ar­mo­nía en me­dio del de­sas­tre.

Va­rias es­truc­tu­ras se vi­nie­ron aba­jo en el co­rre­dor Ro­ma-Con­de­sa: en Ál­va­ro Obre­gón 286, en Áms­ter­dam es­qui­na La­re­do, Áms­ter­dam y Ca­cahua­mil­pa, y en Via­duc­to y To­rreón, por men­cio­nar al­gu­nas. La gen­te que­rien­do ayudar lle­gó an­tes que Pro­tec­ción Ci­vil, po­li­cías y sol­da­dos. Y de in­me­dia­to co­men­zó la so­li­da­ri­dad. Gru­pos de en­fer­me­ros, pa­ra­mé­di­cos y doc­to­res lle­ga­ban para asis­tir a las per­so­nas afec­ta­das.

Tra­ba­jos sin des­can­so

Las ho­ras pa­sa­ban y los tra­ba­jos de res­ca­te se­guían. No hu­bo des­can­so. “Si­gan, se­gu­ro hay per­so­nas más aba­jo”, gri­ta­ban los vo­lun­ta­rios que se apos­ta­ron en Áms­ter­dam y La­re­do. Pie­dras, con­cre­to, la­dri­llos, ár­bo­les, me­ta­les, to­do, de una u otra for­ma, era re­mo­vi­do. Mi­li­ta­res, po­li­cías y ciu­da­da­nos se unie­ron. No se ex­clu­yó a na­die, quien desea­ba apo­yar era bien­ve­ni­do.

No se tra­tó de pro­ta­go­nis­mos. A quie­nes no to­có re­mo­ver es­com­bros o es­tar en el pun­to del de­rrum­be, re­co­lec­ta­ban to­do lo que mu­chos otros ciu­da­da­nos lle­va­ban: agua, co­mi­da, ga­lle­tas, me­di­ca­men­tos, ga­sas, lám­pa­ras, he­rra­mien­tas, to­do era ne­ce­sa­rio, to­do se agra­de­cía.

Las am­bu­lan­cias re­co­rrien­do la ciu­dad se co­men­za­ron a es­cu­char desde po­co des­pués del sis­mo. El ser­vi­cio del Me­tro­bús, so­bre ave­ni­da de los In­sur­gen­tes, se sus­pen­dió, y mi­les tu­vie­ron que des­cen­der y se­guir sus tra­yec­tos a pie. Las per­so­nas an­da­ban in­cré­du­las, des­con­cer­ta­das; to­das tra­tan­do de co­mu­ni­car­se con fa­mi­lia­res y ami­gos. El des­con­cier­to los en­vol­vió. Por mo­men­tos, la ima­gen de la ciu­dad evo­ca­ba cual­quier lar­go­me­tra­je de zom­bies: gen­te co­rrien­do sin rum­bo, des­bor­da­dos por los recuerdos de sis­mos an­te­rio­res y el te­mor de que hu­bie­ra pa­sa­do lo peor.

En los al­ta­vo­ces de la ciu­dad la aler­ta sís­mi­ca se es­cu­chó jus­to cuan­do la tie­rra co­men­zó a mo­ver­se. Fue­ron po­cos los que lo­gra­ron sa­lir. Azo­ra­dos mi­ra­ban có­mo los edi­fi­cios se mo­vían, es­cu­cha­ban la for­ma en có­mo tro­na­ban. “¡Que se sal­gan, que se sal­gan los ve­ci­nos! ¡El edi­fi­cio se va a caer!”, gri­ta­ba una mu­jer en la co­lo­nia Juárez.

No fue­ron po­cos los que con­fe­sa­ron que du­ran­te el te­rre­mo­to a sus men­tes lle­ga­ron las imá­ge­nes de Oa­xa­ca o Chiapas, tras el sis­mo noc­turno de ha­ce unos días. “Otra vez en 19 de septiembre jo­ven”, di­jo un an­ciano que desea­ba apo­yar a los afec­ta­dos en la co­lo­nia Ro­ma.

“Mi hi­ja, ahí vi­ve mi hi­ja”. Eran las pa­la­bras que de una voz ca­si im­per­cep­ti­ble, la de una mu­jer, que des­con­so­la­da, en cri­sis ner­vio­sa y con un in­con­tro­la­ble llan­to, su­pli­ca­ba a vo­lun­ta­rios y po­li­cías para que la de­ja­ran lle­gar hasta el pie de los es­com­bros del edi­fi­cio de Ál­va­ro Obre­gón 286. De in­me­dia­to va­rias jó­ve­nes la arro­pa­ron y, sin pa­la­bras, tra­ta­ban de darle con­sue­lo y es­pe­ran­za.

La te­naz la­bor de mi­les rin­dió fru­tos. Con el paso de las ho­ras co­men­za­ron a pu­bli­car­se, en ho­jas o car­to­nes pe­ga­dos cer­ca de los edi­fi­cios caí­dos, los nom­bres de las per­so­nas res­ca­ta­das. Ca­da que al­guien era ha­lla­do en­tre los es­com­bros se es­cu­cha­ban aplau­sos, gri­tos de ale­gría. De in­me­dia­to, los le­sio­na­dos eran su­bi­dos a las am­bu­lan­cias y tras­la­da­dos a los hos­pi­ta­les más cer­ca­nos.

Al recorrer la ciu­dad, po­día ob­ser­var­se a mi­les de fa­mi­lias o ve­ci­nos afue­ra de casas, edi­fi­cios, es­cue­las u ofi­ci­nas. La prin­ci­pal du­da era si sus in­mue­bles es­ta­ban en con­di­cio­nes para po­der re­gre­sar. Con o sin apo­yo del per­so­nal de Pro­tec­ción Ci­vil se or­ga­ni­za­ban para re­vi­sar si ha­bía da­ños en las es­truc­tu­ras, fu­gas de gas o pro­ble­mas con las ins­ta­la­cio­nes de agua y eléc­tri­cas.

El In­ter­net era ines­ta­ble, al igual que las lí­neas te­le­fó­ni­cas y en de­ce­nas de co­lo­nias el ser­vi­cio de ener­gía eléc­tri­ca se sus­pen­dió. Por lo que, como en an­ta­ño, se re­cu­rrió a la ra­dio. De­ce­nas se jun­ta­ron en pe­que­ños círcu­los para es­cu­char los re­por­tes, como en mu­chos pueblos del país to­da­vía se ha­ce. Ca­da que ha­bía in­for­ma­ción de edi­fi­cios caí­dos, la ex­cla­ma­ción era de asom­bro y te­rror. “Nos vol­vió a pa­sar”, ati­nó a de­cir una mu­jer sen­ta­da en un pe­que­ño ban­co de metal, que apo­ya­ba su men­tón y to­do el pe­so de su cuer­po so­bre su mano iz­quier­da mien­tras es­cu­cha­ba la ra­dio. Con tan­tos cien­tos de mi­les ca­mi­nan­do des­con­cer­ta­dos por ca­lles y ave­ni­das, los au­to­mo­vi­lis­tas tu­vie­ron que de­te­ner sus vehícu­los y es­pe­rar. Otros mu­chos se arries­ga­ron y ya fue­ra a vuel­ta de rue­da, en sen­ti­do con­tra­rio o evi­tan­do a los pea­to­nes, in­ten­ta­ban se­guir ade­lan­te para lle­gar a sus destinos. El caos vial fue mo­nu­men­tal, pe­ro sor­pren­den­te­men­te na­die ac­cio­na­ba los es­tre­san­tes bo­ci­na­zos ha­bi­tua­les en un día cual­quie­ra de trá­fi­co.

Ha­ce 32 años

Pre­ci­sa­men­te el co­rre­dor Ro­maCon­de­sa fue una de las zo­nas que más da­ños su­frió en el te­rre­mo­to del 19 de septiembre de 1985. La Se­cre­ta­ría de Pro­tec­ción Ci­vil del en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral re­por­tó que du­ran­te el sis­mo de 1985, 2 mil 831 in­mue­bles fue­ron da­ña­dos. La de­le­ga­ción Cuauh­té­moc fue el pe­rí­me­tro más per­ju­di­ca­do, sien­do las co­lo­nias Ro­ma, Con­de­sa, Juárez, Doc­to­res y Cen­tro las más afec­ta­das.

A par­tir de en­ton­ces se con­si­de­ra­ron zo­nas mar­ca­das por el de­sas­tre y las casas y de­par­ta­men­tos per­die­ron en­tre 50 y 80 por cien­to de su va­lor. Des­pués del sis­mo de 1985 las pro­pie­da­des se ven­dían en me­nos un mi­llón de pe­sos, al­gu­nas no re­ba­sa­ban 600 mil y, en ca­sos ex­tre­mos, se co­ti­za­ban en 400 mil pe­sos. Aho­ra, la Con­de­sa y el res­to de la zo­na es­tá ca­ta­lo­ga­da en­tre lo más ex­clu­si­vo de la Ciu­dad de México. Los pre­cios por me­tro cua­dra­do van de 35 mil a 55 mil pe­sos. Ese sec­tor, ama­do por ex­tran­je­ros, híps­ter y mi­llen­nials, es de nue­vo no­ti­cia: otro sis­mo, aho­ra de mag­ni­tud 7.1, vol­vió a te­ñir de do­lor y de­sas­tre sus casas, ca­lles y par­ques.

Por la no­che, los tra­ba­jos de res­ca­te se­guían. La vo­lun­tad de quie­nes apo­ya­ban no se mi­nó. Cuan­do unos des­can­sa­ban, otros to­ma­ban su lu­gar. Silencio pe­dían mu­chos, como una for­ma de sa­ber si las per­so­nas que es­ta­ban ba­jo los es­com­bros se­guían ha­cien­do al­gún ti­po de rui­do, pe­ro lo­grar­lo era ca­si im­po­si­ble, aun­que por mo­men­tos se con­cre­ta­ba. Hu­bo un mis­mo lla­ma­do: “Ya so­mos su­fi­cien­tes ma­nos para re­mo­ver es­com­bros, aho­ra ne­ce­si­ta­mos quien se­pa or­ga­ni­zar”. Sol­da­dos y ciu­da­da­nos tra­ba­ja­ban de la mano. Los mi­li­ta­res mos­tra­ron su pre­pa­ra­ción y lo­gra­ban rom­per en mi­nu­tos es­com­bros que a las per­so­nas les to­ma­ba más tiem­po.

Al cie­rre de es­ta edición, ya por la no­che, desde al­gún pun­to del co­rre­dor Ro­ma-Con­de­sa, uno de los más atrac­ti­vos y de ma­yor apor­te fi­nan­cie­ro de la ca­pi­tal, la si­re­nas de las am­bu­lan­cias y el tro­nar de los he­li­cóp­te­ros con­ti­nua­ba. Y tam­bién, los to­zu­dos vo­lun­ta­rios que no se de­ten­drían hasta ha­llar a todos aque­llos que, vi­vos o muer­tos, es­tu­vie­ran ba­jo los es­com­bros. Uno de ellos lo re­su­mió así: “Es nues­tro de­ber como ciu­da­da­nos, como mexicanos. No dor­mi­re­mos si es ne­ce­sa­rio”.

Ci­vi­les y ele­men­tos de la Ma­ri­na ayu­dan al res­ca­te de per­so­nas en edi­fi­cios co­lap­sa­dos en ca­lle Escocia, es­qui­na Ga­briel Man­ce­ra en la co­lo­nia Del Va­lle ■ Fo­to Ma­ría Lui­sa Se­ve­riano

El sis­mo cau­só nu­me­ro­sos de­rrum­bes en las co­lo­nias Ro­ma y Juárez, la Del Va­lle, el Cen­tro His­tó­ri­co, la Doc­to­res y el nor­te de la cal­za­da de Tlal­pan. En la ima­gen un so­co­rris­ta bus­ca he­ri­dos en un edi­fi­cio en la ca­lle Ga­briel Man­ce­ra ■ Fo­to Al­fre­do Do­mín­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.