In­for­me Ma­cB­ri­de: vi­gen­cias que se ac­tua­li­zan

La Jornada - - OPINIÓN - FER­NAN­DO BUEN ABAD DO­MÍN­GUEZ*

n 1976 la Unesco ad­ver­tía ries­gos para la “li­ber­tad de ex­pre­sión” y, es­pe­cial­men­te, para la par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va de los pueblos en los me­dios de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción. Por eso creó una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal para el es­tu­dio de los pro­ble­mas de la co­mu­ni­ca­ción apo­ya­da por un gru­po de in­te­lec­tua­les e in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mundo. Esa co­mi­sión en­tre­gó en fe­bre­ro de 1980, el In­for­me Ma­cB­ri­de, nombre en alu­sión y ho­me­na­je a Sean Ma­cB­ri­de, po­lí­ti­co ir­lan­dés lu­cha­dor por los de­re­chos hu­ma­nos.

Sean Ma­cB­ri­de (1904-1988) Pre­mio No­bel de la Paz y Pre­mio Le­nin de la Paz, lo­gró con­cluir el in­for­me que lle­va su nombre gra­cias, tam­bién, al tra­ba­jo y aval de ex­per­tos y per­so­na­li­da­des, como Mars­hall McLuhan y Ga­briel Gar­cía Már­quez… sin ol­vi­dar el apo­yo po­lí­ti­co de los Paí­ses no Ali­nea­dos que ha­bían vis­lum­bra­do, desde 1973, los pe­li­gros de la con­cen­tra­ción me­diá­ti­ca en po­cas ma­nos. Pe­ro to­do eso sir­vió de po­co y na­da cuan­do Ro­nald Rea­gan or­de­nó con­ge­lar al in­for­me y di­fa­mar­lo por todos los “me­dios” po­si­bles.

En el In­for­me Ma­cB­ri­de hay vi­gen­cia ple­na para en­ten­der un pe­li­gro mun­dial que es hoy agen­da po­lí­ti­ca obli­ga­to­ria y que en sus te­sis más ur­gen­tes sin­te­ti­za un pa­no­ra­ma y un pro­ble­ma ba­sa­do en la pro­pie­dad de los me­dios de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, sus víncu­los con la eco­no­mía, la edu­ca­ción, la tec­no­lo­gía… la cul­tu­ra y la ideo­lo­gía per­mea­dos por la con­cen­tra­ción mo­no­pó­li­ca que ha ve­ni­do con­vir­tién­do­se en ame­na­za con­tra las de­mo­cra­cias.

El in­for­me es, al mis­mo tiem­po, un pro­cla­ma: “Por un nue­vo orden mun­dial de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción… Un so­lo mundo, vo­ces múl­ti­ples”, di­ce su tí­tu­lo. Es­tá cla­ro que, desde las pri­me­ras jor­na­das con­sul­ti­vas, se en­ten­dió la asi­me­tría in­men­sa de la lu­cha con­tra la mo­no­po­li­za­ción me­diá­ti­ca que se ha­bía ace­le­ra­do “si­len­cio­sa­men­te” desde el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Veían cre­cer an­te sí la ecua­ción he­ge­mó­ni­ca –na­da nueva– en la que po­cos due­ños pue­den en­mu­de­cer a mi­llo­nes de per­so­nas e im­po­ner­les mo­dos de opi­nar, de com­prar, de di­ver­tir­se y de su­bor­di­nar­se se­gún los in­tere­ses del mer­ca­do de la “in­for­ma­ción”, la “co­mu­ni­ca­ción” y la “cul­tu­ra” del ca­pi­ta­lis­mo.

Es un do­cu­men­to ri­co en aris­tas y abru­ma­do por la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma. El In­for­me Ma­cB­ri­de ad­vier­te, no sin cau­te­las, la im­por­tan­cia –y ur­gen­cia– de que los es­ta­dos ni­ve­len, con so­be­ra­nía co­mu­ni­ca­cio­nal y cul­tu­ral, las asi­me­trías y las de­pen­den­cias. Par­ti­cu­lar­men­te las tec­no­ló­gi­cas. Ve la ur­gen­cia de im­pul­sar lí­neas de es­tu­dio para la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les acor­des con el nue­vo es­ce­na­rio que se des­pren­dió del ne­go­cio de la Gue­rra Mun­dial y don­de los “me­dios” se con­fi­gu­ra­ron como ins­tru­men­tos para la do­mi­na­ción ideo­ló­gi­ca y no para la eman­ci­pa­ción. Es­tá en ese in­for­me un com­pen­dio crí­ti­co po­de­ro­so y con­tra­rio a la doc­tri­na de la “au­to­rre­gu­la­ción” que ya en­ton­ces (e in­clu­so desde an­tes) de­fen­dían los due­ños de los “me­dios”.

El in­for­me ve la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas pú­bli­cas

“EL DO­CU­MEN­TO […] ES­PE­CIAL­MEN­TE PI­DE PLU­RA­LI­DAD DE IDEAS Y DE­SA­RRO­LLO DE PEN­SA­MIEN­TO CRÍ­TI­CO”

in­te­gra­les en ma­te­ria de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción y ve la ne­ce­si­dad de vin­cu­lar­las con las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y cul­tu­ra­les. Ve que los Es­ta­dos de­ben ga­ran­ti­zar la “li­ber­tad de ex­pre­sión” de los pueblos (en el con­tex­to del de­re­cho a in­for­mar­se y a co­mu­ni­car­se) y pre­vé el de­sa­rro­llo de re­des am­plias de me­dios co­mu­ni­ta­rios que den voz a todos. Es un in­for­me de­mo­cra­ti­za­dor y plu­ra­lis­ta, re­dac­ta­do con la me­ticu­losi­dad di­plo­má­ti­ca de su tiem­po y con alien­tos lla­ma­ti­va­men­te pro­gre­sis­tas para un te­ma tan sen­si­ble como el de la re­la­ción co­mu­ni­ca­ción y cul­tu­ra.

To­do el pai­sa­je que el In­for­me Ma­cB­ri­de vio como ame­na­za con­tra la hu­ma­ni­dad ha em­peo­ra­do ex­po­nen­cial­men­te y, por mo­men­tos pa­re­ce no ha­ber ma­ne­ra de fre­nar su vo­rá­gi­ne y sus con­se­cuen­cias te­rri­bles. Las em­pre­sas mo­no­pó­li­cas se han con­ver­ti­do en fuer­zas su­pra­na­cio­na­les y hoy son fá­bri­cas de go­bier­nos que de­jan a los pueblos en el des­am­pa­ro y a la in­tem­pe­rie ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca. Hoy, por ejem­plo, los “ser­vi­cios” de in­te­li­gen­cia, es­pio­na­je y siem­bra de prue­bas fal­sas pa­sa­ron a ser pro­duc­to­res me­diá­ti­cos. El show del es­pio­na­je y la in­ti­mi­dad abo­li­da. Las de­mo­cra­cias ba­jo pe­li­gro.

El in­for­me ex­po­ne la ur­gen­cia de un “nue­vo orden” en ma­te­ria de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción para con­ju­rar esas con­tra­dic­cio­nes y con­tra­rie­da­des so­cia­les, don­de una ma­yo­ría de per­so­nas es­tá mu­da an­te una mi­no­ría que ejer­ce, tam­bién con los “me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, he­ge­mo­nías eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les. El do­cu­men­to con­tie­ne una crí­ti­ca agu­da so­bre la con­cen­tra­ción de “me­dios” y re­cla­ma un cam­bio con plu­ra­li­dad no só­lo de ca­na­les, no só­lo de ac­ce­so a las tec­no­lo­gías, no só­lo de res­pe­to a las iden­ti­da­des, no só­lo de pro­tec­ción a la in­fan­cia y de­mo­cra­ti­za­ción in­for­má­ti­ca… es­pe­cial­men­te pi­de plu­ra­li­dad de ideas y de­sa­rro­llo de pen­sa­mien­to crí­ti­co. En fin, to­do lo que no se ha vis­to, por dé­ca­das, en una “in­dus­tria” de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción que se vol­vió ale­vo­sa, sor­da, con­su­mis­ta, in­di­vi­dua­lis­ta y be­li­cis­ta. Que nos de­jó mu­dos.

*Director del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio para la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción Sean Ma­cB­ri­de de la Uni­ver­si­dad Nacional de La­nús

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.