El sis­mo de 2017 y el fin de los tiem­pos

La Jornada - - OPINIÓN - BER­NAR­DO BARRANCO V.

l sis­mo de mag­ni­tud 7.1 irrum­pió con bru­tal in­ten­si­dad en el cen­tro del país. Mis libros, ob­je­tos y anaque­les ca­ye­ron con brus­que­dad. To­do se mo­vía con vio­len­cia inau­di­ta y los se­gun­dos pa­re­cían eternos. Por mo­men­tos pen­sé que to­do se aba­ti­ría, la ciu­dad que­da­ría en es­com­bros y yo en­tre ellos. Vuel­ven las imá­ge­nes de des­con­cier­to, do­lor, in­cre­du­li­dad y ros­tros de pá­ni­co de 1985. Pe­ro tam­bién la so­li­da­ri­dad, mi­les de per­so­nas bus­can­do so­bre­vi­vien­tes, coope­ran­do para re­mo­ver piedra por piedra en­tre los es­com­bros la es­pe­ran­za de vi­da. Es­ce­nas con­mo­ve­do­ras de triun­fo co­lec­ti­vo cuan­do se res­ca­ta­ba a una víc­ti­ma que nos con­fir­ma que la ge­ne­ro­si­dad ciu­da­da­na no fue un ac­ci­den­te en 1985. Pe­se a que México se ha en­vi­le­ci­do, desde en­ton­ces, y mu­chas de sus aris­tas se han des­com­pues­to, pre­va­le­ce la mag­na­ni­mi­dad del vo­lun­ta­rio por apo­yar de ma­ne­ra des­pren­di­da al des­am­pa­ra­do, al que ne­ce­si­ta de ayu­da de ma­ne­ra ur­gen­te y de­ter­mi­nan­te. Ciu­dad de México, la ca­sa de todos, nues­tro al­ber­gue, su­fre de nue­vo un se­ve­ro trau­ma cau­sa­do por la na­tu­ra­le­za. De ma­ne­ra inau­di­ta el sis­mo de ayer que tu­vo un im­pac­to fu­rio­so coin­ci­de jus­to el mis­mo día 19 de septiembre, a 32 años del sis­mo de 1985. ¿Ca­sua­li­dad?, se pre­gun­tan mu­chos en re­des.

Desde ha­ce se­ma­nas cir­cu­lan tan­to en las re­des so­cia­les y como co­men­ta­rios en me­dios in­ter­pre­ta­cio­nes de los re­cien­tes eventos de la na­tu­ra­le­za en cla­ve ca­tas­tro­fis­ta. Como se­ña­les fa­ta­les del fin del mundo. Ha­ce unos días, una co­no­ci­da, Mart­ha, tes­ti­go de Jeho­vá, me ad­ver­tía que acon­te­ci­mien­tos in­sos­pe­cha­dos acae­ce­rían en nues­tra realidad. Una es­pe­cie de ad­ve­ni­mien­to del de­sas­tre. Los he­chos ahí es­tán: un eclip­se en el he­mis­fe­rio nor­te, los de­vas­ta­do­res hu­ra­ca­nes Ir­ma, Ka­tia, Jo­sé y an­te­rior­men­te Har­vey, que azo­tó Te­xas. El te­rre­mo­to del 7 de septiembre y aho­ra és­te del 19 del mis­mo mes. Hay cier­tos co­lec­ti­vos, aun igle­sias, cu­yo es­ta­do de áni­mo co­lec­ti­vo ra­ya en el sen­ti­do del fin del mundo. Su­pues­tos ex­per­tos en el Nue­vo Tes­ta­men­to ad­vier­ten ha­ber ha­lla­do que en el evan­ge­lio se­gún San Lucas apa­re­ce una tre­men­da pro­fe­cía en el ca­pí­tu­lo 21, ver­sícu­los 25 y 26, don­de se pre­sen­ta la si­guien­te ad­ver­ten­cia na­rra­da por el mis­mo Je­su­cris­to: “En­ton­ces ha­brá se­ña­les en el sol, en la luna y en las es­tre­llas, y en la tie­rra an­gus­tia de las gen­tes, con­fun­di­das a causa del bra­mi­do del mar y de las olas; des­fa­lle­cien­do los hom­bres por el te­mor y la ex­pec­ta­ción de las cosas que so­bre­ven­drán en la tie­rra; por­que las po­ten­cias de los cie­los se­rán con­mo­vi­das”. Es­te apo­ca­lip­tis­mo mo­derno nos ad­vier­te la in­ter­ven­ción de la ira de Dios. Di­chas con­cep­cio­nes ca­tas­tro­fis­tas no son na­da no­ve­do­sas, apa­re­cen y re­apa­re­cen de tiem­po en tiem­po. Sin em­bar­go, mues­tran so­bre to­do có­mo la so­cie­dad oc­ci­den­tal ha cons­trui­do su et­hos so­bre las no­cio­nes del apo­ca­lip­sis, del fin del mundo y del fin de la historia. A los sig­nos de la na­tu­ra­le­za ha­bría que aña­dir las se­ña­les ac­tua­les de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Una po­ten­cial gue­rra nu­clear an­te el atre­vi­mien­to nor­co­reano, Me­dio Orien­te si­gue ra­di­ca­li­zán­do­se en el con­flic­to si­rio y el Es­ta­do Is­lá­mi­co pro­si­gue con su gue­rra si­co­ló­gi­ca de aten­ta­dos en Eu­ro­pa y nor­te de África. Vla­di­mir Pu­tin ad­vier­te los ries­gos de una ca­tás­tro­fe glo­bal que con­tras­ta con la voz en­va­len­to­na­da de Do­nald Trump en la ONU, quien ame­na­za a Nor­co­rea, Irán y Ve­ne­zue­la.

En el cam­po cul­tu­ral hay una fas­ci­na­ción ex­tra­va­gan­te por el fin ci­vi­li­za­to­rio; abun­dan los ma­los au­gu­rios, las pro­fe­cías ca­tas­tro­fis­tas y pre­dic­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas. En México lo he­mos vi­vi­do va­rias ve­ces, con la epi­de­mia del vi­rus A/H1N1 en 2009, las pro­fe­cías ma­yas in­ter­pre­ta­das por an­tro­pó­lo­gos ru­sos so­bre el fin del mundo en 2012, en­tre otras. El ori­gen mi­le­na­ris­ta nos re­mon­ta a las in­ves­ti­ga­cio­nes del his­to­ria­dor me­die­va­lis­ta Geor­ges Duby, quien na­rra en su li­bro Año 1000 có­mo en Eu­ro­pa el ar­te y la li­te­ra­tu­ra se im­preg­na­ron de lo ma­ca­bro, así como la mul­ti­pli­ca­ción de las imá­ge­nes trá­gi­cas de la con­fron­ta­ción con la ago­nía y dan­zas de la muer­te. El mi­le­na­ris­mo pri­mi­ge­nio in­va­dió el es­pí­ri­tu me­die­val, Duby des­cri­be la anar­quía apo­ca­líp­ti­ca en que caen las so­cie­da­des del si­glo X. Las cos­tum­bres y los há­bi­tos mo­ra­les se re­la­jan, in­clu­so se aban­do­na el in­te­rés por apren­der fren­te a la in­mi­nen­cia del fin de los tiem­pos. El con­tex­to del momento pre­sen­ta­ba se­ña­les evi­den­tes de la ca­tás­tro­fe in­mi­nen­te. Las pes­tes y epi­de­mias azo­ta­ron las más re­mo­tas re­gio­nes de Eu­ro­pa, la in­fluen­cia is­lá­mi­ca se acre­cen­ta­ba con fuer­za be­li­ge­ran­te y mi­li­tar e in­va­día con fu­ria Eu­ro­pa, so­bre to­do en el Me­di­te­rrá­neo; el cris­tia­nis­mo se di­vi­día en dos gran­des tradiciones, la ro­ma­na y la bi­zan­ti­na or­to­do­xa de orien­te; el uni­ver­so ro­mano no aca­ba­ba de trans­for­mar­se. Los te­rro­res y ar­que­ti­pos del fin de mi­le­nio eran con­gruen­tes con un mundo di­vi­di­do y azo­ta­do por el caos.

Los sen­ti­mien­tos mi­le­na­ris­tas del fin del mundo en Oc­ci­den­te si­guen in­tac­tos. Se han con­ver­ti­do en una ob­ce­ca­ción ma­so­quis­ta, ca­si pa­to­ló­gi­ca. Los com­por­ta­mien­tos so­cia­les pue­den ser pe­li­gro­sa­men­te al­te­ra­dos, por ejem­plo, la ma­dre de Adam La­za, per­pe­tra­dor la ma­sa­cre de Con­nec­ti­cut, era prep­per o pre­pa­ra­cio­nis­ta, es de­cir, se alis­ta­ba para so­bre­vi­vir el fin del mundo en 2012. En el mi­le­na­ris­mo la idea del fin del mundo es un es­ta­do de áni­mo. Por un de­seo pro­fun­do por el cam­bio como signo de in­sa­tis­fac­ción y de­sen­can­to. Por ello, el neo­apo­ca­lip­tis­mo es tam­bién con­ce­bi­do como el de­seo del cam­bio pro­fun­do y ra­di­cal de lo real. Del aquí y el aho­ra. La muer­te de to­do para que re­sur­ja la vi­da ple­na. Re­cu­pe­ro una idea del fi­na­do Ig­na­cio Padilla, quien en su li­bro de 2009, ti­tu­la­do La in­dus­tria del fin del mundo, di­ce lo si­guien­te: “La idea mis­ma de ca­tás­tro­fe su­gie­re siem­pre un cam­bio por mu­ta­ción. El do­lor y el ho­rror que con­duz­ca a di­cho cam­bio re­sul­ta­rán siem­pre atra­yen­tes y ge­ne­ra­rán sa­cu­di­das y mo­vi­mien­tos… en nues­tras de­sen­can­ta­das co­lec­ti­vi­da­des, nos de­lei­ta­mos en el vér­ti­go mi­le­na­ris­ta y lo pro­cu­ra­mos por­que la vo­lun­tad de muer­te pro­du­ce una fuer­za ac­ti­van­te que nos ha­ce sen­tir vi­vos”. La ira de Dios se mue­ve en­tre la co­mer­cia­li­za­ción del mi­le­na­ris­mo, la in­sa­tis­fac­ción de lo real y el de­seo de cam­bios pro­fun­dos. Yo me que­do con la so­li­da­ri­dad de los mexicanos pa­ten­te en es­te nue­vo si­nies­tro. Es­pe­ro, como en 1985, que to­da es­ta ener­gía ciu­da­da­na con­ta­gie las es­pe­su­ras ca­si ina­mo­vi­bles de lo po­lí­ti­co y lo so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.