Co­rea es una so­la

La Jornada - - OPI­NIÓN - JO­SÉ STEINS­LE­GER

ublai Kan (1215-94), nie­to del fun­da­dor del imperio mon­gol, Gen­gis Kan, fue uno de los per­so­na­jes más in­tere­san­tes del Asia me­die­val. Úl­ti­mo kan mon­gol y pri­mer em­pe­ra­dor chino de la di­nas­tía yuan, Ku­blai es­par­ció, jun­to con sus ejér­ci­tos, mi­lla­res de mé­di­cos, maes­tros, es­cue­las, téc­ni­cos, sa­cer­do­tes y pen­sa­do­res que lle­va­ron sus co­no­ci­mien­tos has­ta ori­llas del Da­nu­bio.

Mo­nar­ca sen­si­ble y cu­rio­so, a Ku­blai Kan le fas­ti­dia­ban sus em­ba­ja­do­res que, a vuel­ta de las mi­sio­nes en­co­men­da­das, los tra­ta­ba de ig­no­ran­tes y ne­cios por­que só­lo le ha­bla­ban de asun­tos pe­cu­nia­rios, con­ta­bles y administrativos.

Ca­be ima­gi­nar, en­ton­ces, la fas­ci­na­ción de Ku­blai cuan­do co­no­ció a Mar­co Po­lo. Avi­sa­do, el au­daz mer­ca­der ve­ne­ciano se ga­nó la amis­tad del em­pe­ra­dor, en­te­rán­do­lo de las par­ti­cu­la­ri­da­des de las cor­tes ex­tran­je­ras, de su música y cos­tum­bres, de la co­mi­da, de los ani­ma­les, de las flores, y de to­do aque­llo que en sus vas­tos do­mi­nios se mos­tra­ba in­ca­paz de co­no­cer por sí mis­mo.

Aquel en­cuen­tro fue el pri­mer con­tac­to di­rec­to en­tre las cul­tu­ras de Eu­ro­pa y Asia, que re­sul­ta­ron más “ci­vi­li­za­das” y me­nos “bár­ba­ras” de lo que am­bas sos­pe­cha­ban. Lue­go, el ve­ne­ciano con­tó sus ex­pe­rien­cias en el Li­bro de las ma­ra­vi­llas del mun­do (1300), tex­to fas­ci­nan­te con mucho de ima­gi­na­ción, al­go de reali­dad y que a la pos­tre fue un buen ma­nual pa­ra “em­pren­de­do­res” oc­ci­den­ta­les.

Ku­blai Kan nom­bró a Mar­co Po­lo con­se­je­ro y em­ba­ja­dor iti­ne­ran­te, y el re­la­to de sus via­jes fue mi pri­me­ra apro­xi­ma­ción a “ex­tre­mo Orien­te”. Sus pá­gi­nas des­cri­ben, por ejem­plo, la gran sin­gu­la­ri­dad y cohe­sión de la di­nas­tía Gor­yeo (o Kor­yo), que des­de 918 ha­bi­ta en la pe­nín­su­la de Co­rea.

La se­gun­da apro­xi­ma­ción fue me­nos ilus­tra­da: el fil­me La ca­sa de té de la luna de agos­to (1956), un bo­drio de Holly­wood que pa­ro­dia la “ame­ri­ca­ni­za­ción” de Ja­pón, em­pren­di­da a fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial por el ge­ne­ral Dou­glas Ma­cArt­hur, co­man­dan­te su­pre­mo de las Fuer­zas Alia­das en el Pa­cí­fi­co Sur. El fil­me fue can­di­da­to a un Glo­bo de Oro, por tra­tar­se de una obra que “pro­mo­vía el diá­lo­go in­ter­na­cio­nal”.

La de­rro­ta in­con­di­cio­nal de Ja­pón fue trau­má­ti­ca pa­ra el has­ta en­ton­ces in­ven­ci­ble imperio del sol na­cien­te: bombas ató­mi­cas so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, más de 2 mi­llo­nes de in­mue­bles com­ple­ta­men­te des­trui­dos, 40 por cien­to de las zo­nas ur­ba­nas to­tal­men­te pa­ra­li­za­das, una red de co­mu­ni­ca­cio­nes pul­ve­ri­za­da, y una pro­duc­ción in­dus­trial que en 1945 só­lo re­pre­sen­ta­ba la sép­ti­ma par­te de lo que era a ini­cios de la gue­rra.

En ta­les cir­cuns­tan­cias, Ma­cArt­hur y las au­to­ri­da­des de ocu­pa­ción dic­ta­ron la nue­va cons­ti­tu­ción de Ja­pón, sa­cán­do­se de la man­ga una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria, con em­pe­ra­dor in­clui­do. Así na­ció el club Kei­dan­ren, aglu­ti­na­dor de las em­pre­sas y nue­vos gru­pos fi­nan­cie­ros que en el de­ce­nio de 1970 da­rían lu­gar al mo­de­lo “to­yo­tis­ta”, opues­to al “for­dis­mo” clá­si­co in­dus­tria­li­za­dor.

Pe­ro en Co­rea del Sur, las co­sas fue­ron le­ve­men­te dis­tin­tas. Allí, las cor­po­ra­cio­nes de pro­pie­dad fa­mi­liar (chae­bols) re­ci­bie­ron ase­so­ra­mien­to de gran­des cen­tra­les sin­di­ca­les es­ta­du­ni­den­ses, co­mo la AFL-CIO, y el res­pal­do de una fe­roz dic­ta­du­ra mi­li­tar sos­te­ni­da por la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia que du­ran­te 30 años, im­pu­so la re­pre­sión y el tra­ba­jo for­za­do.

Por su la­do, Co­rea del Nor­te op­tó por un ca­mino pro­pio e in­de­pen­dien­te. El Par­ti­do del Tra­ba­jo, li­de­ra­do por Kim Il-Sung, re­cha­zó la “mo­der­ni­za­ción” con ideas del so­cia­lis­mo “zu­che”, sin­gu­lar mez­cla de mar­xis­mo-le­ni­nis­mo con ele­men­tos de la re­li­gión po­pu­lar Ton­hak (o Don­hak), fun­da­da en 1860 por el es­tu­dio­so Ch’oe-u (con­fu­cia­nis­mo, cris­tia­nis­mo, cha­ma­nis­mo, bu­dis­mo).

En sep­tiem­bre de 2002, el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Koi­zu­mu Ju­ni­chi­ro, vi­si­tó Pyong­yang y pre­sen­tó ex­cu­sas ofi­cia­les por los ho­rro­res co­me­ti­dos du­ran­te la ocu­pa­ción de la pe­nín­su­la. En cam­bio, Es­ta­dos Uni­dos ja­más pi­dió per­dón por el ge­no­ci­dio ató­mi­co, y has­ta hoy man­tie­ne un ar­se­nal de bombas nu­clea­res en la cer­ca­na is­la de Oki­na­wa.

Las “dos Co­reas”: 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el sur y 25 en el nor­te, en un te­rri­to­rio que ca­be dos ve­ces en el es­ta­do de Chihuahua, con capitales se­pa­ra­das por ape­nas 195 ki­ló­me­tros o 12 mi­nu­tos de vue­lo en lí­nea rec­ta.

¿Se­rá po­si­ble la reuni­fi­ca­ción? Un re­qui­si­to in­elu­di­ble se­ría la sa­li­da de los 30 mil sol­da­dos es­ta­du­ni­den­ses es­ta­cio­na­dos en el sur de la pe­nín­su­la, co­sa po­co pro­ba­ble.

Las “dos Co­reas” han si­do ejem­plos po­lí­ti­cos de na­da, y mo­de­los eco­nó­mi­cos de lo que no hay que ha­cer; un so­cia­lis­mo as­fi­xian­te en el nor­te, y un ca­pi­ta­lis­mo de­pre­da­dor en el sur. Y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con ciu­da­da­nos que an­he­lan la reuni­fi­ca­ción y la in­de­pen­den­cia na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.