ES­PA­ÑA: AFÁN POR SU­PRI­MIR EL IN­DE­PEN­DEN­TIS­MO CA­TA­LÁN

La Jornada - - EDITORIAL -

l cli­ma po­lí­ti­co de Es­pa­ña al­can­zó una nue­va si­ma de de­gra­da­ción a raíz de la cam­pa­ña elec­to­ral em­pren­di­da por el je­fe de go­bierno de ese país, Ma­riano Ra­joy, no en fa­vor de su pro­pio par­ti­do, el Po­pu­lar (PP), sino con­tra los ins­ti­tu­tos so­be­ra­nis­tas de Ca­ta­lu­ña, de ca­ra a los co­mi­cios dic­ta­dos por él mis­mo pa­ra esa co­mu­ni­dad con au­to­no­mía sus­pen­di­da y pre­vis­tos pa­ra el 21 de di­ciem­bre. Tras ex­pre­sar­lo el do­min­go en Bar­ce­lo­na, ayer Ra­joy re­pi­tió en Ma­drid su pro­pó­si­to de “tra­ba­jar pa­ra que no ga­nen las for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas”. Con es­tas de­cla­ra­cio­nes, el po­lí­ti­co de­re­chis­ta ra­ti­fi­có la pér­di­da de ecua­ni­mi­dad y equi­dis­tan­cia en la que ha caí­do la ma­yor par­te de la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­lis­ta y que, le­jos de re­sol­ver la cri­sis abier­ta por los afa­nes se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes, la in­cre­men­tan de ma­ne­ra evi­den­te.

Des­de un prin­ci­pio re­sul­ta­ba po­co de­fen­di­ble la coar­ta­da de la “de­fen­sa de la le­ga­li­dad” em­plea­da por Ra­joy pa­ra re­pri­mir la or­ga­ni­za­ción y rea­li­za­ción del re­fe­ren­do del pri­me­ro de oc­tu­bre, de­po­ner al go­bierno lo­cal, impu­tar y en­car­ce­lar a va­rios di­ri­gen­tes y fun­cio­na­rios se­pa­ra­tis­tas –ocho de los 14 miem­bros del go­bierno ca­ta­lán de­pues­to en­fren­tan pri­sión pre­ven­ti­va, más dos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les pre­sos– y sus­pen­der la le­ga­li­dad ca­ta­la­na me­dian­te la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la; pe­ro aho­ra, cuan­do al aco­so po­li­cial, ju­di­cial, eco­nó­mi­co, ad­mi­nis­tra­ti­vo y me­diá­ti­co con­tra el in­de­pen­den­tis­mo se agre­ga la cam­pa­ña elec­to­ral del PP que tie­ne co­mo ejes el es­pa­ño­lis­mo a ul­tran­za y una reivin­di­ca­ción de uni­dad na­cio­nal de tu­fo fran­quis­ta, tal coar­ta­da re­sul­ta lla­na­men­te im­pre­sen­ta­ble.

La vis­ce­ra­li­dad gu­ber­na­men­tal ha si­do te­rreno fér­til pa­ra el sur­gi­mien­to de ata­ques tan inapro­pia­dos y de­plo­ra­bles co­mo el que lan­zó el sá­ba­do pa­sa­do la te­le­vi­sión pú­bli­ca del Es­ta­do es­pa­ñol (TVE) al po­ner la me­lo­día de la pe­lí­cu­la El Exor­cis­ta de fon­do mu­si­cal a unas de­cla­ra­cio­nes del de­pues­to pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont. El he­cho, con­de­na­do in­clu­so por el Con­se­jo de In­for­ma­ti­vos de TVE, fue mi­ni­mi­za­do y to­ma­do a bro­ma por el vo­ce­ro de la ban­ca­da del PP en el Con­gre­so de los dipu­tados. En su­ma, en su afán de ani­qui­lar al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, la Mon­cloa pa­re­ce ha­ber adop­ta­do la ló­gi­ca en la que to­do re­cur­so es vá­li­do, así se tra­te de me­di­das con­tra­rias a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y a una ele­men­tal de­cen­cia po­lí­ti­ca. Da la im­pre­sión de que cuan­do Ra­joy pro­me­te tra­ba­jar con­tra el se­pa­ra­tis­mo se ol­vi­da de que su tra­ba­jo es go­ber­nar Es­pa­ña. Por­que si Ca­ta­lu­ña ha de se­guir for­man­do par­te de ese país, co­mo lo pre­ten­de, las ex­pre­sio­nes so­be­ra­nis­tas de esa na­ción, sean cua­les sean sus fa­llos, me­re­cen res­pe­to, no ser ob­je­to de un afán au­to­ri­ta­rio de su­pre­sión.

Ha de se­ña­lar­se, sin em­bar­go, que se­me­jan­te ex­tra­vío no es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de Ra­joy y de su par­ti­do, sino que in­vo­lu­cra a la ma­yor par­te de la cla­se po­lí­ti­ca ma­dri­le­ña y a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, que se han si­tua­do en es­ta co­yun­tu­ra muy le­jos del es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción de 1978, la cual, pe­se a to­das sus de­fi­cien­cias, in­con­sis­ten­cias y pen­dien­tes, te­nía una pre­ten­sión in­clu­yen­te y de­mo­crá­ti­ca. El em­pe­ci­na­mien­to en de­fen­der la li­te­ra­li­dad y la in­mu­ta­bi­li­dad de ese do­cu­men­to –al me­nos, en lo que se re­fie­re a los re­gio­na­lis­mos, por­que en ma­te­ria de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ha si­do adul­te­ra­do sin es­crú­pu­los– evo­ca de ma­ne­ra inevi­ta­ble al ré­gi­men an­te­rior, sur­gi­do de un in­ten­to vio­len­tí­si­mo de ani­qui­la­ción del ad­ver­sa­rio, y mar­ca la ob­so­les­cen­cia de la pro­pia Car­ta Mag­na. Es par­ti­cu­lar­men­te la­men­ta­ble que el afán de tra­tar al ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co co­mo a un enemi­go ten­ga hoy día el acom­pa­ña­mien­to del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol, or­ga­ni­za­ción que de­be su exis­ten­cia con­tem­po­rá­nea a un de­sig­nio con­tra­rio: el de la plu­ra­li­dad y la de­mo­cra­cia por las que ese par­ti­do abo­gó en tiem­pos pre­té­ri­tos.

A pe­sar de to­do, exis­te la po­si­bi­li­dad de que el 21 de di­ciem­bre los par­ti­dos se­ce­sio­nis­tas vuel­van a triun­far en las ur­nas, con lo cual el pro­pio Ra­joy se ha­brá me­ti­do en un ca­lle­jón sin sa­li­da, da­do su em­pe­ño en su­pri­mir to­da po­si­bi­li­dad de una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca al con­flic­to, has­ta el pun­to de que hoy no exis­te cer­te­za de que ha­brá res­pe­to a la vo­lun­tad po­pu­lar en ca­so de una nue­va vic­to­ria se­pa­ra­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.