AS­TI­LLE­RO

La Jornada - - POLÍTICA - JU­LIO HER­NÁN­DEZ LÓ­PEZ

◗ Mar­ga­ri­ta: hai­ga de ser... FreCiMe: Ana­ya y Ba­rra­les ◗ Mon­real: la ven­gan­za del de­da­zo

on­for­me al pla­zo ori­gi­nal­men­te es­ta­ble­ci­do, de 120 días, ayer, al cum­plir­se los pri­me­ros 30 de és­tos, los as­pi­ran­tes a una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te de­be­rían ha­ber acre­di­ta­do cuan­do me­nos 25 por cien­to de sus fir­mas de apo­yo (aun­que, co­mo di­ría el os­cu­ro ob­je­to de nues­tros de­seos so­cia­les de bu­lleo, el siem­pre ocu­rren­te En­ri­que: de­be­rían lle­var “me­nos”, co­mo 27 o 30 por cien­to, por las fir­mas que no cum­plie­ran con los re­qui­si­tos y no fue­ran va­li­da­das).

Sin em­bar­go, al cor­te de ayer, cum­pli­dos esos 30 de 120 días (pla­zo al que un acuer­do del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral aña­dió, de ma­ne­ra im­pug­na­ble, una se­ma­na de “com­pen­sa­ción” por el pre­sun­to fun­cio­na­mien­to de­fi­cien­te de la apli­ca­ción ci­ber­né­ti­ca co­rres­pon­dien­te), el más aven­ta­ja­do es el bron­co usua­rio de las es­truc­tu­ras del go­bierno de Nue­vo León, Jaime Ro­drí­guez Cal­de­rón, quien ha al­can­za­do 17.7 por cien­to, y la en­tu­sias­ta apro­ve­cha­do­ra de es­truc­tu­ras y be­ne­fi­cios “ex­pre­si­den­cia­les” (en­tre otros re­cur­sos de éli­te), Mar­ga­ri­ta Zavala Gó­mez del Cam­po, con 15.9 por cien­to.

Co­mo pue­de ver­se, só­lo el se­di­cen­te Bron­co y la pre­sun­ta in­de­pen­dien­te Mar­ga­ri­ta po­drían es­tar, de cier­ta ma­ne­ra, en ru­ta de ha­cer­se de la ci­fra má­gi­ca de las más de 866 mil fir­mas (Ma­ri­chuy Pa­tri­cio, pos­tu­la­da por gru­pos in­dí­ge­nas y del neo­za­pa­tis­mo, lle­va­ba ayer 4.3 por cien­to; Ar­man­do Ríos Pí­ter, 3.8, y Pe­dro Fe­rriz de Con, 3.5). En el ca­so es­pe­cí­fi­co de Zavala Gó­mez del Cam­po, re­sul­ta muy ilus­tra­ti­va la dis­cor­dia en­tre las (ma­ni­pu­la­bles) en­cues­tas de opi­nión que sue­len dar­le (ge­ne­ro­sas) cuo­tas de la (pre­sun­ta) opi­nión pú­bli­ca, con fre­cuen­cia en un (in­sos­te­ni­ble) se­gun­do lu­gar, mien­tras en la reali­dad do­cu­men­ta­ble no lo­gra ni si­quie­ra su­pe­rar al tru­cu­len­to Bron­co. Esa in­fla­da pre­pon­de­ran­cia del fe­li­mar­ga­ris­mo se to­pa tam­bién con un da­to ri­gu­ro­so: de los 29 mil 294 au­xi­lia­res que re­gis­tró, ¡24 mil 592 no han po­di­do re­gis­trar ni una so­la fir­ma de apo­yo pa­ra la ex pa­nis­ta!

En ese sen­ti­do, ayer lle­ga­ron a una tui­te­ra cuen­ta as­ti­lla­da va­rias fo­to­gra­fías de los mó­du­los za­va­lis­tas de re­co­lec­ción de fir­mas, en pla­zas pú­bli­cas de Co­li­ma y Cuer­na­va­ca, ab­so­lu­ta­men­te so­los (bueno, sal­vo la pre­sen­cia de las au­xi­lia­res, sin na­da qué ha­cer). Y, sin em­bar­go, es de pre­ver­se que, hai­ga de ser co­mo hai­ga de ser, el sis­te­ma se pro­vea fi­nal­men­te de la par­ti­ci­pa­ción de ese con­sor­cio Fe­lYMar, me­dian­te ar­ti­fi­cios hil­de­brán­di­cos o ayu­das de ami­gos en el po­der pú­bli­co.

La in­ven­ción del Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co (FreCiMe) re­sul­tó un ex­ce­len­te ne­go­cio po­lí­ti­co pa­ra las cú­pu­las con­cu­rren­tes, a ima­gen y se­me­jan­za del Pac­to por Mé­xi­co con el que pu­do arran­car el sexenio pe­ñis­ta.

Aun cuan­do te­nía y tie­ne el con­trol de la es­truc­tu­ra pa­nis­ta y, por tan­to, no ha­bía lu­gar pa­ra que se co­la­ra la can­di­da­tu­ra de­ses­pe­ra­da de Mar­ga­ri­ta Zavala (es de­cir, de su je­fe po­lí­ti­co, Fe­li­pe Cal­de­rón), el di­ri­gen­te Ri­car­do Ana­ya Cor­tés uti­li­zó la ges­ta­ción y el par­to del ci­ta­do FreCiMe pa­ra afian­zar su pos­tu­la­ción pre­si­den­cial, que a es­tas al­tu­ras pa­re­ce ple­na­men­te via­ble. Miguel Án­gel Man­ce­ra, por su par­te, ha ma­ne­ja­do los tiem­pos pa­ra que su su­bor­di­na­da, Ale­jan­dra Ba­rra­les, se afe­rre a la can­di­da­tu­ra a la je­fa­tu­ra del go­bierno ca­pi­ta­lino, a pe­sar de los es­cán­da­los in­mo­bi­lia­rios de di­cha pre­si­den­ta sa­lien­te del Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca y de las con­di­cio­nes po­co pro­pi­cias pa­ra que desa­rro­lle una cam­pa­ña elec­to­ral exi­to­sa.

Por su par­te, Dan­te Delgado, el due­ño del par­ti­do Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, po­dría ser can­di­da­to al go­bierno de su na­tal Ve­ra­cruz (don­de ya fue go­ber­na­dor in­te­ri­no, de 1988 a 1992, lue­go que el ti­tu­lar, Fer­nan­do Gu­tié­rrez Ba­rrios, fue co­lo­ca­do en la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción con Car­los Sa­li­nas en Los Pi­nos) y, en reali­dad, al ci­ta­do Dan­te lo que más le in­tere­sa es que con­ti­núe la Di­vi­na Co­me­dia del di­ne­ro pú­bli­co pa­ra su per­so­na­lí­si­mo par­ti­do. Ayer, Ba­rra­les anun­ció que ya es­tá en mar­cha la ter­ce­ra fa­se del pro­yec­to del ci­ta­do FreCiMe, que per­mi­ti­rá dar­le la for­ma­li­dad de una coa­li­ción elec­to­ral de par­ti­dos (has­ta aho­ra, en tér­mi­nos ju­rí­di­cos, no lo es). Lue­go ven­drá la de­fi­ni­ción de las can­di­da­tu­ras. Por cier­to, Ba­rra­les, es de­cir Man­ce­ra, es­tán ha­cien­do un gran fa­vor in­vo­lun­ta­rio al lo­pe­zo­bra­do­ris­mo, al ce­rrar­le el pa­so a la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Mon­real a la je­fa­tu­ra de go­bierno por ese fren­te ciu­da­dano, con lo cual lo han de­ja­do sin al­ter­na­ti­vas más que el so­me­ti­do re­torno al re­dil mo­reno.

Iro­nías de la po­lí­ti­ca o, vis­to de otra for­ma, la im­pla­ca­ble ven­gan­za del de­da­zo con­tra sus efí­me­ros im­pug­na­do­res: Mon­real te­jió una na­rra­ti­va de pre­sun­ta in­dig­na­ción e in­su­rrec­ción con­tra el mé­to­do uni­per­so­nal de de­sig­na­ción de Claudia Shein­baum co­mo coor­di­na­do­ra de or­ga­ni­za­ción de Mo­re­na en la Ciu­dad de Mé­xi­co y vir­tual can­di­da­ta a la je­fa­tu­ra de go­bierno. Pe­ro to­da la sa­ga de pasión de­mo­cra­ti­za­do­ra del za­ca­te­cano desem­bo­có en una plá­ti­ca de ca­rre­te­ra (en­tre Que­ré­ta­ro y San Luis Po­to­sí) con el au­tor del de­da­zo im­pug­na­do, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en la que el pri­me­ro acep­tó ana­li­zar, en­tre otras pro­pues­tas per­so­na­les que le hi­zo el ta­bas­que­ño, la de ser elec­to o de­sig­na­do pre­si­den­te na­cio­nal de Mo­re­na cuan­do AMLO de­je es­te car­go pa­ra for­ma­li­zar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. Im­pug­nar el de­da­zo pa­ra la je­fa­tu­ra chi­lan­ga de go­bierno, ¿pe­ro acep­tar el de­da­zo pa­ra pre­si­dir Mo­re­na? (ah, hu­bo dos op­cio­nes más en el me­nú de la re­con­ci­lia­ción: que Mon­real sea can­di­da­to a se­na­dor y, tal vez, coor­di­na­dor de la co­rres­pon­dien­te ban­ca­da de Mo­re­na, o de ga­nar la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ocu­par la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción).

En me­dio del fren­te am­plio de con­ver­gen­cia ciu­da­da­na con­tra las dis­pa­ra­ta­das ex­pre­sio­nes en­ri­quis­tas que pre­ten­die­ron acu­sar de bull­ying a la so­cie­dad ci­vil por cri­ti­car el desem­pe­ño de po­li­cías y fuer­zas ar­ma­das, ha apa­re­ci­do otra es­tam­pa po­lí­ti­ca irri­tan­te: Vir­gi­lio An­dra­de, es­pe­cia­li­za­do en tru­ca­jes des­de el po­der, ha pre­sen­ta­do de­nun­cias pe­na­les por fal­si­fi­ca­ción de al­gu­nas de las tar­je­tas de pa­go a dam­ni­fi­ca­dos que han pues­to a su pro­ba y cas­ta dis­po­si­ción. ¡Has­ta ma­ña­na!

La priís­ta Ivon­ne Ortega Pa­che­co, as­pi­ran­te a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, ex­pre­só ayer que los mé­to­dos del si­glo pa­sa­do pa­ra ele­gir aban­de­ra­do ya no fun­cio­nan. “Hay gran mo­les­tia de la mi­li­tan­cia; se ha sen­ti­do las­ti­ma­da y ayu­da­ría mu­cho que po­da­mos te­ner un can­di­da­to que sea mi­li­tan­te del par­ti­do, que sea al­guien que lo sin­ta­mos nues­tro pa­ra que lo acom­pa­ñe­mos” ■ Foto Yaz­mín Ortega/ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.