Aris­tar­co, ya­lal­te­co ejem­plar

La Jornada - - OPINIÓN - JE­SÚS MAR­TÍN CAM­PO

l pri­mer encuentro que tu­ve con Aris­tar­co Aquino fue en su pue­blo, Ya­la­lag, en 1970, cuan­do me en­con­tra­ba ahí apo­yan­do la or­ga­ni­za­ción de una es­cue­la se­cun­da­ria co­mu­ni­ta­ria. Fui in­vi­ta­do por Joel Aquino, su pri­mo y pro­mo­tor del pro­yec­to, y de ahí co­men­zó mi amis­tad y víncu­lo de ca­ma­ra­de­ría. Aris­tar­co ini­ció sus es­tu­dios de maes­tro en la Nor­mal Ru­ral de Reyes Mantecón, Oa­xa­ca, y los ter­mi­nó en la de Mac­tu­mac­zá, Chia­pas. Es­to de­bi­do a que el go­bierno de Gus­ta­vo Díaz Or­daz ha­bía ce­rra­do en 1969 ca­tor­ce de las 29 nor­ma­les ru­ra­les exis­ten­tes en­ton­ces. Des­de su for­ma­ción ini­cial co­mo pro­fe­sor ad­qui­rió una cla­ra orien­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial de có­mo ser­vir des­de el tra­ba­jo edu­ca­ti­vo pa­ra la or­ga­ni­za­ción de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas.

Nun­ca re­cha­zó tra­ba­jar en una co­mu­ni­dad por más ale­ja­da o pe­que­ña que fue­ra. Ini­ció sus la­bo­res en To­na­guía, en la zo­na mi­xe, y des­pués tra­ba­jó en Ta­lea, co­mu­ni­dad za­po­te­ca, y más ade­lan­te lle­gó a Tla­co­lu­la. En los años en que em­pe­zó a tra­ba­jar se ges­ta­ba ya la or­ga­ni­za­ción de un am­plio mo­vi­mien­to por la au­to­de­ter­mi­na­ción co­mu­ni­ta­ria del que fue im­pul­sor y par­tí­ci­pe.

Tam­bién con­vi­ví con Aris­tar­co en la Nor­mal Su­pe­rior de Mé­xi­co, don­de es­tu­dió la es­pe­cia­li­dad de his­to­ria y pa­ra mi for­tu­na to­mó un cur­so que yo im­par­tía. En esa es­cue­la se vi­vía un am­bien­te muy im­por­tan­te, pues, ade­más de que du­ran­te un buen tiem­po fue el lu­gar des­de don­de se or­ga­ni­za­ban las ac­cio­nes de la CNTE, se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una re­for­ma de la ins­ti­tu­ción con la par­ti­ci­pa­ción de maes­tros y alum­nos de la mis­ma. El am­bien­te era pro­pi­cio pa­ra im­pul­sar la dis­cu­sión so­bre la edu­ca­ción al­ter­na­ti­va, te­ma en el que él se in­vo­lu­cró a fon­do.

Cuan­do era re­pre­sen­tan­te de la de­le­ga­ción sin­di­cal de Tla­co­lu­la or­ga­ni­za­mos un cur­so ta­ller so­bre la prác­ti­ca do­cen­te te­nien­do co­mo guía la idea de apro­pia­ción de la ma­te­ria de tra­ba­jo. Asis­tie­ron to­dos los maes­tros de la zo­na es­co­lar y por el in­te­rés que des­per­tó la ini­cia­ti­va, des­pués se re­pro­du­jo en otras zo­nas de Chia­pas y del en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral. Así, se am­plió el in­te­rés por el te­ma con los de­más di­ri­gen­tes de la sec­ción 22.

Con la huel­ga de 1989 Aris­tar­co fue elec­to se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la sec­ción 22. Co­mo una de sus ta­reas im­pul­só la pu­bli­ca­ción de una re­vis­ta lla­ma­da Edu­ca­ción Al­ter­na­ti­va y pro­mo­vió la or­ga­ni­za­ción de un con­gre­so con ese te­ma. Al mis­mo asis­tie­ron más de mil de­le­ga­dos de to­do el es­ta­do y de to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos. Al­gu­nos in­vi­ta­dos de otras sec­cio­nes sin­di­ca­les fui­mos tes­ti­gos de ese me­mo­ra­ble ac­to. Y aun­que hu­bo una ac­ción de pro­vo­ca­ción por par­te del go­bierno es­ta­tal de en­ton­ces el con­gre­so ter­mi­nó bien en las ins­ta­la­cio­nes del Cen­tro Re­gio­nal de Edu­ca­ción Nor­mal. Con­clu­yó su ges­tión en la sec­ción en 1992, man­te­nien­do la idea de que ade­más de lu­char por la de­mo­cra­cia en el sin­di­ca­to y por las reivin­di­ca­cio­nes gre­mia­les de­bía siem­pre fo­men­tar­se el víncu­lo con pro­yec­tos co­mu­ni­ta­rios.

Cuan­do es­cu­chó la pro­pues­ta no es­ta­ba muy con­ven­ci­do, pe­ro fi­nal­men­te acep­tó ser can­di­da­to a dipu­tado lo­cal y lo fue de fi­na­les de 1992 a 1995. En su desem­pe­ño se de­di­có a re­co­rrer las co­mu­ni­da­des de su dis­tri­to y con sus ges­tio­nes con­tri­buir a la or­ga­ni­za­ción y acer­ca­mien­to en­tre las mis­mas. Le to­có la dis­cu­sión de la re­for­ma al Có­di­go Elec­to­ral del es­ta­do en el que se de­fi­nió que las au­to­ri­da­des de 440 mu­ni­ci­pios se ele­gi­rían por usos y cos­tum­bres. Fue muy la­bo­rio­so y en­tu­sias­ta en ese en­car­go. Nun­ca “se le subió”, co­mo se di­ce, no se en­va­ne­ció.

Par­ti­ci­pó co­mo in­vi­ta­do del EZLN en los diá­lo­gos de San An­drés y mu­chas ve­ces co­men­ta­ba lo mu­cho que ahí apren­dió.

Y cuan­do aca­bó el pe­rio­do de le­gis­la­dor re­gre­só al tra­ba­jo de maes­tro. Aten­dió en­ton­ces el Cen­tro de Maes­tros ubi­ca­do, ni más ni me­nos que en Ya­la­lag y des­de ahí ge­ne­ra­ba ini­cia­ti­vas pa­ra for­ta­le­cer el buen tra­ba­jo de los maes­tros en el au­la, pe­ro siem­pre bus­can­do el víncu­lo con los pro­yec­tos de trans­for­ma­ción de­mo­crá­ti­ca de las co­mu­ni­da­des. Fue crí­ti­co de al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les a ni­vel de zo­na que se ais­la­ban de la co­mu­ni­dad. Leía mu­cho so­bre los te­mas edu­ca­ti­vos y siem­pre pen­só que no ha­bía que con­for­mar­se con lo has­ta aho­ra lo­gra­do por la sec­ción 22.

Más re­cien­te­men­te fue miem­bro del Co­mi­té Téc­ni­co de Ex­per­tos que fue­ron con­sul­ta­dos pa­ra la re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del es­ta­do de Oa­xa­ca so­bre de­re­chos de los pue­blos in­dí­ge­nas y ne­groa­fro­me­xi­ca­nos de Oa­xa­ca, apro­ba­da en agos­to de 2013. Su co­no­ci­mien­to del te­ma pro­ve­nía de su víncu­lo mi­li­tan­te con la cau­sa de los pue­blos ori­gi­na­rios.

En 2015 via­jé a Oa­xa­ca con unos aca­dé­mi­cos de Ar­gen­ti­na y Bra­sil, par­tí­ci­pes de las lu­chas ma­gis­te­ria­les de sus paí­ses y los pre­sen­té con Aris­tar­co. Que­da­ron muy im­pre­sio­na­dos de la for­ma sen­ci­lla y con­vin­cen­te en que re­su­mía la ex­pe­rien­cia de la sec­ción 22 y de su par­ti­ci­pa­ción en las lu­chas co­mu­ni­ta­rias de su es­ta­do, em­pe­zan­do por las de Ya­la­lag.

Du­ran­te los dos años re­cien­tes vino va­rias ve­ces a Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra aten­der asun­tos fa­mi­lia­res. Siem­pre me per­mi­tió la po­si­bi­li­dad de con­ver­sar con él lar­ga­men­te y siem­pre que­dé sor­pren­di­do de su cohe­ren­cia, de sus con­vic­cio­nes prác­ti­ca­men­te in­tac­tas. Pe­se al som­brío pa­no­ra­ma que el neo­li­be­ra­lis­mo nos de­pa­ra, man­tu­vo el áni­mo pa­ra se­guir ade­lan­te.

El cán­cer cor­tó su vi­da, pe­ro su ejem­plo es im­bo­rra­ble. Des­can­se en paz el ami­go y ca­ma­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.