La Or­ques­ta Miguel Fail­de sa­ca­rá al dan­zón de la vi­tri­na en que se ha­lla

Los jó­ve­nes de­ben bai­lar­lo pa­ra man­te­ner­lo vi­vo, di­ce su fun­da­dor, ta­ta­ra­nie­to del mú­si­co

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - MERRY MACMASTERS

El dan­zón, rit­mo crea­do en 1879, es la mues­tra feha­cien­te de la re­sis­ten­cia que ha te­ni­do el pue­blo cu­bano a lo lar­go del tiem­po, pri­me­ro en cuan­to a la vi­gen­cia, la per­ma­nen­cia y el gus­to del pú­bli­co, y se­gun­do res­pec­to de “to­dos los pro­ce­sos y las eta­pas por las que he­mos pa­sa­do”, ex­pre­sa el flau­tis­ta Et­hiel Fail­de. Ha­ce un lus­tro el ta­ta­ra­nie­to del crea­dor del dan­zón, Miguel Fail­de, fun­dó una or­ques­ta con el nom­bre de su ilus­tre pa­rien­te, que vino a la Ciu­dad de Mé­xi­co por vez pri­me­ra pa­ra to­car en el Gran Bai­le por un Tras­plan­te (de ri­ñón) ce­le­bra­do en el sa­lón Los Án­ge­les.

El jo­ven de 26 años con­si­de­ra que el tra­ba­jo de la or­ques­ta se pro­po­ne dar un nue­vo ma­tiz a es­te gé­ne­ro en Cu­ba y res­pon­der las ne­ce­si­da­des del bai­la­dor. En en­tre­vis­ta, Et­hiel ex­po­ne la idea de que los in­te­gran­tes de las agru­pa­cio­nes de mú­si­ca po­pu­lar de­ben res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de “ese pú­bli­co bai­la­dor que es­tá ávi­do de otros gé­ne­ros, de mo­ver­se y pa­sar­la bien. La or­ques­ta Fail­de tra­ta eso con su ju­ven­tud (la edad pro­me­dio de sus in­te­gran­tes es de 23 años). Su ima­gen es siem­pre re­no­va­do­ra y ele­gan­te”.

La so­no­ri­dad de la agru­pa­ción de 12 miem­bros, que fu­sio­na la or­ques­ta tí­pi­ca con la cha­ran­ga, es “con­tem­po­rá­nea”. Se­gún Et­hiel, hay que “re­con­cep­tua­li­zar el gé­ne­ro del bai­le des­de la mú­si­ca y la ima­gen”, que ha que­da­do “al­go es­tan­ca­do en ese sen­ti­do pa­ra los bai­la­do­res y por el club de ami­gos del dan­zón que rec­to­rea el rit­mo en la is­la y que no ha per­mi­ti­do que evo­lu­cio­ne esa ima­gen de es­te rit­mo, que ha­bía que­da­do un po­co en vi­tri­na y no ha de­ja­do que un gé­ne­ro que es pa­tri­mo­nio na­cio­nal es­té a la mano del cu­bano. Pa­ra que sea pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble y se man­ten­ga, hay que traer­lo a la ac­tua­li­dad pa­ra que los jó­ve­nes lo asu­man”.

En­tre lo an­to­ló­gi­co y lo con­tem­po­rá­neo

El re­per­to­rio de la Fail­de se mue­ve en­tre lo an­to­ló­gi­co y lo con­tem­po­rá­neo. No po­drían que­dar fue­ra Las al­tu­ras de Sim­pson, el pri­mer dan­zón, ni El bom­bín de Ba­rre­to, re­co­no­ci­do co­mo el dan­zón que rom­pió con la es­truc­tu­ra de­fi­ni­da por Miguel Fail­de. Tam­po­co Fe­fi­ta, Lin­das cu­ba­nas, La mo­ra y Bo­das de oro, así co­mo nú­me­ros es­cri­tos es­pe­cial­men­te pa­ra la or­ques­ta por com­po­si­to­res co­mo Gio­van­ni Terry y Ale­jan­dro Fal­cón, cu­yo dan­zón Tim­ba es la evo­lu­ción del gé­ne­ro que “pro­po­ne­mos pa­ra el pre­sen­te si­glo, co­mo par­te de es­ta re­con­tex­tua­li­za­ción del gé­ne­ro”.

Cu­rio­sa­men­te, el gus­to ini­cial de Eh­tiel por es­te rit­mo no vie­ne de la fa­mi­lia, sino de que des­de los 11 años lo ha bai­la­do en su na­tal Ma­tan­zas. Cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar mú­si­ca “siem­pre te que­da el bi­chi­to en el sen­ti­do de qué pue­des ha­cer por ese gé­ne­ro que tan­to amas y en el que crees”. A los 18 años, Et­hiel creó una agru­pa­ción mu­si­cal con ami­gos que, al igual que él, aún es­tu­dia­ban. El for­ma­to era pa­re­ci­do a las or­ques­tas tí­pi­cas del si­glo XIX.

Hu­bo una bre­ve in­te­rrup­ción en su ca­rre­ra cuan­do hi­zo el ser­vi­cio mi­li­tar. Lue­go se re­in­te­gró a la vi­da pro­fe­sio­nal y creó la or­ques­ta Miguel Fail­de, co­mo hoy se co­no­ce. “De allí vie­ne ese amor por el dan­zón, así co­mo la lu­cha con­tra los mo­li­nos en un mun­do tan con­vul­so co­mo el que te­ne­mos con los tras­na­cio­na­les. To­da la mú­si­ca que lle­ga lo ha­ce con la in­ten­ción de bo­rrar la cul­tu­ra, el pa­tri­mo­nio, de dón­de ve­ni­mos y ha­cia dón­de va­mos”.

La or­ques­ta Miguel Fail­de tra­ta de pre­sen­tar un pa­no­ra­ma mu­si­cal de mo­do que el cu­bano pue­da sen­tir­se or­gu­llo­so de su “cu­ba­nis­mo”.

LA SO­NO­RI­DAD DE LA AGRU­PA­CIÓN FU­SIO­NA LA OR­QUES­TA TÍ­PI­CA CON LA CHA­RAN­GA

El flau­tis­ta Miguel Fail­de fun­dó ha­ce cin­co años una or­ques­ta con el nom­bre de su ta­ta­ra­bue­lo Miguel Fail­de, el crea­dor del dan­zón ■ Foto cor­te­sía de la agru­pa­ción mu­si­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.