MÉ­XI­CO SA

◗ ¿Bullyng eco­nó­mi­co? Gua­jar­do: ne­ga­ción ◗ Cars­tens: te­me­ra­rio

La Jornada - - ECONOMÍA - CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-VE­GA

omo pa­ta­da de mu­la ca­yó al go­bierno fe­de­ral la se­rie de pro­nun­cia­mien­tos, pro­nós­ti­cos y co­ne­xos que ayer y el día pre­vió di­vul­ga­ron or­ga­nis­mos co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, gru­pos fi­nan­cie­ros co­mo el BBVA-Ban­co­mer y ca­li­fi­ca­do­ras co­mo Stan­dard & Poor’s, to­dos, coin­ci­den­te­men­te, ne­ga­ti­vos pa­ra la de por sí en­clen­que eco­no­mía me­xi­ca­na.

Tam­bién hay bull­ying fi­nan­cie­ro, di­ría el in­qui­lino de Los Pi­nos. Le echa­ron mon­tón, pe­ro lo cier­to es que el aná­li­sis y los pro­nós­ti­cos so­bre el par­ti­cu­lar con­tie­nen de to­do, me­nos op­ti­mis­mo, en es­pe­cial por el im­pac­to ne­ga­ti­vo an­te la in­mi­nen­te “des­apa­ri­ción” del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), la des­ace­le­ra­ción (“en­fria­mien­to” le lla­man al­gu­nos) que re­gis­tra la eco­no­mía me­xi­ca­na (que de por sí no cre­ce ma­yor co­sa), la “de­bi­li­dad” de la ali­caí­da in­ver­sión y, co­mo ce­re­za, la “in­cer­ti­dum­bre” por el año elec­to­ral que es­tá en puer­ta.

A ma­ne­ra de “res­pues­ta”, por lla­mar­la así, el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Il­de­fon­so Gua­jar­do, ase­gu­ró que los pro­nós­ti­cos y pro­nun­cia­mien­tos del FMI, ana­lis­tas, gru­pos fi­nan­cie­ros y ca­li­fi­ca­do­ras in­ter­na­cio­na­les “son es­ti­ma­cio­nes he­chas a par­tir de su­pues­tos y de­pen­den de la me­to­do­lo­gía que ca­da quien uti­li­ce al res­pec­to. Creo que to­dos esos ele­men­tos de cuan­ti­fi­ca­ción so­bre el im­pac­to en el cre­ci­mien­to pues, co­mo to­do lo que ha­ce­mos los eco­no­mis­tas, de­pen­den de las ba­ses y pre­mi­sas so­bre las que las ha­ga­mos. Hay que ver la me­to­do­lo­gía uti­li­za­da y cuá­les son las pre­mi­sas. Lo que pue­do de­cir es que la afec­ta­ción va a ser muy di­fe­ren­cia­da y se cen­tra en un uni­ver­so muy li­mi­ta­do de bie­nes. Va a de­pen­der mu­chí­si­mo de la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­con­ver­sión de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de la ra­pi­dez de la aper­tu­ra de mer­ca­dos”. Y a otra co­sa.

Eso al­can­zó a ar­ti­cu­lar, pe­ro en los he­chos el go­bierno me­xi­cano sue­le fes­te­jar rui­do­sa y pú­bli­ca­men­te cuan­do la “me­to­do­lo­gía, las ba­ses y pre­mi­sas” de cual­quie­ra de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras per­mi­ten di­vul­gar bue­nas no­ti­cias pa­ra Mé­xi­co –en reali­dad pa­ra el gru­po en el po­der–, pe­ro du­da de ellas, o de plano las des­ca­li­fi­ca, cuan­do la in­for­ma­ción es en sen­ti­do con­tra­rio. Al fi­nal de cuen­tas, unas y otras se ba­san en la mis­ma “me­to­do­lo­gía” y to­dos coin­ci­den en el pro­nós­ti­co ne­ga­ti­vo… me­nos Gua­jar­do.

Lo que sí re­sul­ta con­tun­den­te es que a lo lar­go de cin­co años –y el pró­xi­mo en la mi­ra– los res­pon­sa­bles de la “me­to­do­lo­gía, las ba­ses y pre­mi­sas” del go­bierno pe­ña­nie­tis­ta no han da­do una en ma­te­ria de pro­nós­ti­co de cre­ci­mien­to, por­que siem­pre ofre­cen de más y ca­da vez co­se­chan me­nos. Si las es­ti­ma­cio­nes de los ge­nios de Ha­cien­da hu­bie­ran cua­ja­do, la eco­no­mía me­xi­ca­na re­por­ta­ría una ta­sa anual pro­me­dio de 3.5 por cien­to en el pe­rio­do ci­ta­do, pe­ro en los he­chos a du­ras pe­nas al­can­zó 2 por cien­to, y des­con­tan­do. Ello sin ol­vi­dar la pro­me­sa de “cre­cer” 5 por cien­to en el úl­ti­mo ter­cio se­xe­nal.

Y to­do ello se re­gis­tró con to­do y pa­que­te de “re­for­mas” que, ver­sión ofi­cial, “po­ten­cia­rá el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país” y “per­mi­ti­rá su­pe­rar la iner­cia de los úl­ti­mos años”. Lo cier­to es que la ofer­ta de un “fu­tu­ro pro­mi­so­rio” (Vi­de­ga­ray di­xit) y aque­lla de que “vie­nen, de eso es­toy se­gu­ro, me­jo­res tiem­pos pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos” (EPN di­xit) só­lo se su­man al grue­so in­ven­ta­rio de pen­dien­tes, a me­nos, cla­ro es­tá, de que to­do es­to tam­bién sea bullyng. y uno de los más se­ve­ra­men­te gol­pea­do por la cri­sis del “ca­ta­rri­to” que –pro­nós­ti­co ofi­cial– nos ha­cia los man­da­dos.

Aún días an­tes del re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de la me­ga­cri­sis –la más ru­da en ocho dé­ca­das, que al país le cos­tó, en­tre otras tan­tas des­gra­cias, el des­plo­me de 6.5 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to–, to­da­vía Fe­li­pe Cal­de­rón se ani­mó a de­cir que “he­mos he­cho bien el tra­ba­jo” y que por lo mis­mo “la eco­no­mía es­tá más fuer­te que nun­ca”.

Por ello, de­cía el tal Je­li­pe, “nun­ca más una cri­sis que afec­te a los me­xi­ca­nos… nues­tra eco­no­mía es tan só­li­da, que a pe­sar de que Es­ta­dos Uni­dos ten­ga una fa­lla me­cá­ni­ca (en reali­dad re­ven­tó), aquí no ha­brá cri­sis, pa­se lo que pa­se, ni aho­ra ni a me­diano pla­zo”. Pe­ro más tar­dó en de­cir­lo que la cri­sis en es­ta­llar de for­ma bru­tal, rom­per al país y acri­bi­llar a sus ha­bi­tan­tes.

En­ton­ces, el aún go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co per­dió una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de que­dar­se ca­lla­do y abor­dar en si­len­cio el avión a Sui­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.