Gor­di­llo Mo­ra­les, ries­go pa­ra la paz y seguridad del Estado: PGR

Va­li­da juez ese ar­gu­men­to y or­de­na res­trin­gir co­mu­ni­ca­cio­nes y vi­si­tas

La Jornada - - PORTADA - GUS­TA­VO CAS­TI­LLO NÉS­TOR JIMÉNEZ Y

La de­fen­sa le­gal de la ex li­de­re­sa ma­gis­te­rial so­li­ci­ta am­pa­ro con­tra esas me­di­das

Con el ar­gu­men­to de que El­ba Est­her Gor­di­llo Mo­ra­les po­dría “des­es­ta­bi­li­zar la paz y la seguridad del Estado me­xi­cano”, la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) so­li­ci­tó y lo­gró que el juz­ga­do sex­to de dis­tri­to mo­di­fi­ca­ra las me­di­das cau­te­la­res con­ce­di­das co­mo par­te de la pri­sión do­mi­ci­lia­ria a la ex di­ri­gen­te del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE).

Des­de ayer, con la au­to­ri­za­ción ju­di­cial, se res­trin­gie­ron pa­ra Gor­di­llo Mo­ra­les –quien se en­cuen­tra en pri­sión do­mi­ci­lia­ria des­de el 16 de di­ciem­bre pa­sa­do– lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, vi­si­tas, ac­ce­so a In­ter­net y a otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Los abo­ga­dos de la ex li­de­re­sa de­be­rán en­tre­gar en­tre es­te jue­ves y ma­ña­na un lis­ta­do con los nom­bres de quie­nes po­drán vi­si­tar a su de­fen­di­da y és­tos se­rán so­me­ti­dos a la apro­ba­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral (MPF), en ca­so con­tra­rio se sus­pen­de­rán tem­po­ral­men­te las vi­si­tas.

Re­so­lu­ción “ile­gal y dra­co­nia­na”

El abo­ga­do Mar­co An­to­nio del To­ro di­fun­dió un co­mu­ni­ca­do de pren­sa en el cual se­ña­la que “el acuer­do ju­di­cial se es­ti­ma ile­gal y dra­co­niano”, y “es­ta mor­da­za, pro­pia de re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, no ha­ce sen­ti­do con el be­ne­fi­cio de la pri­sión pre­ven­ti­va do­mi­ci­lia­ria, ya que con­sis­te en el be­ne­fi­cio del adul­to ma­yor con pre­ca­rio estado de sa­lud de per­ma­ne­cer en su re­si­den­cia en tan­to se con­clu­ye el proceso pe­nal que se le si­gue.

“Las me­di­das de seguridad de­ben ins­tru­men­tar­se úni­ca­men­te pa­ra que el adul­to ma­yor no aban­do­ne di­cho do­mi­ci­lio. A eso de­ben cons­tre­ñir­se. De nin­gu­na ma­ne­ra fa­cul­ta a au­to­ri­dad al­gu­na pa­ra in­tro­du­cir­se en el do­mi­ci­lio, re­vi­sar men­sa­jes de tex­to, co­rreos elec­tró­ni­cos, escuchar con­ver­sa­cio­nes, oír lla­ma­das.”

Por es­ta ra­zón, los de­fen­so­res de la ex li­de­re­sa del SNTE pre­sen­ta­ron un re­cur­so de am­pa­ro que, de acuer­do con fuen­tes ju­di­cia­les, po­dría ser del co­no­ci­mien­to del juz­ga­do cuar­to de dis­tri­to, que ya ha co­no­ci­do de otros re­cur­sos re­la­cio­na­dos con Gor­di­llo Mo­ra­les, y es­te vier­nes po­dría de­fi­nir si le otor­ga una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal que im­pi­da la con­ti­nua­ción de esas me­di­das.

Las li­mi­ta­cio­nes pa­ra El­ba Est­her Gor­di­llo fue­ron apro­ba­das por el juez sex­to de dis­tri­to, Ale­jan­dro Ca­ba­lle­ro Vér­tiz, an­te quien se desaho­ga el úni­co jui­cio pen­dien­te que en­fren­ta la ex di­ri­gen­te del SNTE por los de­li­tos de ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta –por un mon­to cer­cano a 2 mil mi­llo­nes de pe­sos– y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

La se­ma­na pa­sa­da, la de­fen­sa de Gor­di­llo so­li­ci­tó al juz­ga­do sex­to que ana­li­ce la po­si­bi­li­dad de de­cla­rar inocen­te a su clien­te, al con­si­de­rar que se han des­va­ne­ci­do las prue­bas con las cua­les se so­li­ci­tó su de­ten­ción por de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y la­va­do de di­ne­ro.

En ese con­tex­to, en va­rias en­ti­da­des del país in­te­gran­tes del El se­gun­do tri­bu­nal co­le­gia­do en ma­te­ria ci­vil y del tra­ba­jo con se­de en Ba­ja Ca­li­for­nia re­vo­có la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal otor­ga­da a sim­pa­ti­zan­tes de El­ba Est­her Gor­di­llo Mo­ra­les, con la cual se sus­pen­dían los efec­tos de la to­ma de no­ta otor­ga­da a la di­ri­gen­cia del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE) de mar­zo de 2013.

La re­so­lu­ción fue dic­ta­da es­te jue­ves al re­sol­ver un re­cur­so de que­ja que pre­sen­tó el SNTE con­tra la so­li­ci­tud de am­pa­ro pro­mo­vi­da por el de­no­mi­na­do Gru­po de Aná­li­sis Ju­rí­di­co y De­fen­sa Ma­gis­te­rial.

Los sim­pa­ti­zan­tes de Gor­di­llo Mo­ra­les pro­mo­vie­ron el jui­cio de am­pa­ro y el pa­sa­do 9 de fe­bre­ro el SNTE que sim­pa­ti­zan con Gor­di­llo Mo­ra­les pre­sen­ta­ron am­pa­ros –que es­tán en trá­mi­te– con­tra la to­ma de no­ta con la cual se de­sig­nó a Juan Díaz de la To­rre lí­der de la or­ga­ni­za­ción ma­gis­te­rial en 2013, y que es­ta se­ma­na fue ra­ti­fi­ca­do en el car­go en un con­gre­so na­cio­nal.

El lu­nes pa­sa­do, el MPF so­li­ci­tó la res­tric­ción de vi­si­tas y juez se­gun­do de dis­tri­to en am­pa­ro y jui­cios fe­de­ra­les con se­de en Ti­jua­na, Ba­ja Ca­li­for­nia, con­ce­dió una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal en la que or­de­na­ba co­mo úni­co pun­to que has­ta en tan­to re­sol­vie­ra lo re­la­ti­vo a la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va, se can­ce­la­ban “los efec­tos que de­ri­van esen­cial­men­te de la to­ma de no­ta acor­da­da el 12 de mar­zo de 2013, en lo re­fe­ren­te a la de­sig­na­ción del Con­se­jo Ge­ne­ral Sin­di­cal pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Edu­ca­ción Pú­bli­ca del SNTE”.

Así, se rea­li­za­rá la au­dien­cia in­ci­den­tal en el juz­ga­do se­gun­do de dis­tri­to en ma­te­ria de am­pa­ro y jui­cios fe­de­ra­les, aun­que ya se can­ce­ló la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal otor­ga­da. lla­ma­das te­le­fó­ni­cas pa­ra El­ba Est­her Gor­di­llo.

En su ar­gu­men­ta­ción, la PGR ex­pli­có al juez Ca­ba­lle­ro Vér­tiz que Gor­di­llo Mo­ra­les “fun­gió co­mo pre­si­den­ta del SNTE, po­si­ción que im­pli­có una re­le­van­cia y tras­cen­den­cia so­cial sig­ni­fi­ca­ti­va en las per­so­nas so­bre las cua­les ejer­ce au­to­ri­dad mo­ral, por lo que el uso des­me­di­do de los me­dios

El se­gun­do tri­bu­nal co­le­gia­do ini­ció el ex­pe­dien­te 20/2018 y re­ci­bió el ofi­cio 9430, por me­dio del cual el juez se­gun­do de dis­tri­to en ma­te­ria de am­pa­ro y de jui­cios fe­de­ra­les le re­mi­tió dos re­cur­sos de que­ja pro­mo­vi­dos con­tra el otor­ga­mien­to de la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal en fa­vor de los in­te­gran­tes del Gru­po de Aná­li­sis Ju­rí­di­co y De­fen­sa Ma­gis­te­rial.

El ór­gano ju­ris­dic­cio­nal or­de­nó que la ma­gis­tra­da Ma­ría Eli­za­beth Ace­ve­do Ga­xio­la se en­car­gue del pro­yec­to de re­so­lu­ción so­bre las que­jas pre­sen­ta­das, que de­ja­ron sin efec­to la sus­pen­sión otor­ga­da a los sim­pa­ti­zan­tes de Gor­di­llo. de co­mu­ni­ca­ción que tie­ne a su al­can­ce, evi­den­te­men­te, po­drían des­es­ta­bi­li­zar la paz y seguridad del Estado me­xi­cano; por tan­to, re­sul­ta im­pe­rio­so que se es­ta­blez­ca un ré­gi­men de con­trol de co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra dar cum­pli­mien­to de for­ma ade­cua­da a la me­di­da de seguridad con­ce­di­da en su mo­men­to y evi­tar un des­con­trol que per­mi­ta per­der el sen­ti­do y esen­cia de la pri­sión do­mi­ci­lia­ria”.

In­di­có que no se tra­ta de vul­ne­rar o li­mi­tar los de­re­chos de Gor­di­llo Mo­ra­les y que só­lo so­li­ci­tó lle­var un con­trol ade­cua­do, da­da su con­di­ción de pro­ce­sa­da, “pues es de re­cor­dar que no se en­cuen­tra en li­ber­tad ab­so­lu­ta, sino que su si­tua­ción ju­rí­di­ca es­tá sub­ju­di­ce, es de­cir, ba­jo proceso pe­nal por de­li­tos con­si­de­ra­dos gra­ves”.

En su es­cri­to, la au­to­ri­dad fe­de­ral se­ña­la que el per­so­nal ads­cri­to a la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal des­ple­ga­do pa­ra vi­gi­lar a la pro­ce­sa­da El­ba Est­her Gor­di­llo, no tie­ne la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var di­rec­ta y per­ma­nen­te­men­te el in­te­rior del de­par­ta­men­to des­ti­na­do pa­ra la pri­sión pre­ven­ti­va do­mi­ci­lia­ria.

Con es­ta de­ci­sión ju­di­cial, Gor­di­llo Mo­ra­les no pue­de re­ci­bir amis­ta­des que no sean con­si­de­ra­das de “bue­na repu­tación” y es­tén in­clui­das en una lis­ta de vi­si­tas apro­ba­das por la PGR; se res­trin­gen las co­mu­ni­ca­cio­nes vía te­le­fó­ni­ca, men­sa­jes de tex­to y co­rreos elec­tró­ni­cos.

Los de­fen­so­res de la ex di­ri­gen­te ma­gis­te­rial se­ña­la­ron que “la sen­ten­cia de am­pa­ro que dio lu­gar a la pri­sión pre­ven­ti­va do­mi­ci­lia­ria fue en­fá­ti­ca en que di­chas me­di­das cau­te­la­res no de­ben tras­to­car de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo aho­ra se pre­ten­de con ba­se en cri­te­rios que pa­re­cen más po­lí­ti­cos que ju­rí­di­cos”.

El juez acor­dó lo que co­rres­pon­día

Acer­ca de es­tas me­di­das, el sub­pro­cu­ra­dor Ju­rí­di­co y de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les y en­car­ga­do de des­pa­cho de la PGR, Al­ber­to Elías Bel­trán, di­jo: “te­ne­mos la obli­ga­ción de re­vi­sar que se dé cum­pli­men­to a las me­di­das cau­te­la­res de­ter­mi­na­das por la au­to­ri­dad ju­di­cial, se hi­zo una re­vi­sión, una va­lo­ra­ción, se pre­sen­tó una pro­mo­ción an­te el juz­ga­do y el juez acor­dó lo que co­rres­pon­día”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.