Vio­len­cia y obs­tácu­los gu­ber­na­men­ta­les mar­can la­bor de co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros

El con­trol de la in­for­ma­ción es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas: Tour­lie­re

La Jornada - - POLÍTICA - FER­NAN­DO CA­MA­CHO SERVÍN

Tra­ba­jar co­mo co­rres­pon­sal o in­ves­ti­ga­dor en Mé­xi­co re­pre­sen­ta un desafío par­ti­cu­lar, y no só­lo por cues­tio­nes de seguridad y vio­len­cia, sino por­que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas sue­len po­ner obs­tácu­los pa­ra quie­nes ex­plo­ran te­mas que pue­den re­sul­tar in­có­mo­dos pa­ra ellas.

Pe­rio­dis­tas y aca­dé­mi­cos fran­có­fo­nos afir­ma­ron lo an­te­rior du­ran­te un fo­ro rea­li­za­do en la Ca­sa de Fran­cia, don­de los in­vi­ta­dos re­fle­xio­na­ron tam­bién so­bre te­mas co­mo el con­cep­to de ob­je­ti­vi­dad y la di­fi­cul­tad de es­tu­diar una reali­dad tan com­ple­ja co­mo la me­xi­ca­na.

Frédéric Sa­li­ba, co­rres­pon­sal en Mé­xi­co de Le Mon­de, afir­mó que uno de los as­pec­tos que más im­pac­tan de su la­bor pe­rio­dís­ti­ca en el país es có­mo la vio­len­cia ha oca­sio­na­do la “des­truc­ción to­tal del te­ji­do so­cial”, y al mis­mo tiem­po có­mo es im­po­si­ble com­pren­der di­cho es­ce­na­rio con ideas sim­plis­tas.

“Tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a un si­ca­rio que te­nía un be­bé en los bra­zos y le mos­tra­ba mu­cho amor. Es di­fí­cil pa­ra no­so­tros, por­que lle­ga­mos con ideas fi­jas, pe­ro nun­ca en­cuen­tro na­da ne­gro o blan­co, sino un ma­tiz de gri­ses. Es un gran desafío dar un po­co de esa com­ple­ji­dad a los lec­to­res”, de­ta­lló.

Des­ta­có el pa­pel de los co­mu­ni­ca­do­res me­xi­ca­nos que ayu­dan a los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros a con­tex­tua­li­zar esa reali­dad o a ac­ce­der a si­tios o per­so­na­jes pe­li­gro­sos, por­que son los pe­rio­dis­tas lo­ca­les quie­nes más se po­nen en ries­go.

Por su par­te, Dia­ne Jean­tet, co­rres­pon­sal de Le Fi­ga­ro, pu­so de re­lie­ve que esa mis­ma si­tua­ción de vio­len­cia ge­ne­ra que los edi­to­res de los me­dios ex­tran­je­ros di­ri­jan su mi­ra­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a di­chos te­mas, pe­ro de­jan de la­do otros que tam­bién pue­den ser in­tere­san­tes y ha­blan de las di­ver­sas fa­ce­tas del país.

Pa­ra Mat­hieu Tour­lie­re, re­por­te­ro de la re­vis­ta Proceso, uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que en­fren­tan los pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros con una pers­pec­ti­va crí­ti­ca de la reali­dad del país no só­lo es el cli­ma de vio­len­cia, sino el apa­ra­to gubernamental que tra­ta de im­pe­dir­les el ac­ce­so a da­tos im­por­tan­tes.

“Aquí nos en­fren­ta­mos a una ma­qui­na­ria po­de­ro­sí­si­ma de con­trol de in­for­ma­ción. Muy po­cos se­cre­ta­rios ha­cen con­fe­ren­cias de pren­sa y no hay for­ma de pre­gun­tar­les na­da. Ade­más, hay he­rra­mien­tas de es­pio­na­je y di­fí­cil­men­te po­de­mos ga­ran­ti­zar­le a una fuen­te que su tes­ti­mo­nio va a ser anó­ni­mo”, pun­tua­li­zó.

En es­te es­ce­na­rio de gran com­ple­ji­dad, apun­tó la pe­rio­dis­ta in­de­pen­dien­te Emi­lie Ba­rra­za, es vi­tal pa­ra los re­por­te­ros sa­ber pro­te­ger a sus fuen­tes pa­ra evi­tar que su­fran re­pre­sa­lias, y al mis­mo tiem­po man­te­ner con ellas la su­fi­cien­te dis­tan­cia que ge­ne­re fal­sas ex­pec­ta­ti­vas so­bre el al­can­ce o el tono de las pu­bli­ca­cio­nes.

Frédéric Dé­cos­se, especialista en te­mas de mi­gra­ción, es­ti­mó que en di­cha la­bor el con­cep­to de la “su­pues­ta ob­je­ti­vi­dad” es­tá re­ba­sa­do, pues tan­to pe­rio­dis­tas co­mo aca­dé­mi­cos tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te un pun­to de vis­ta in­di­vi­dual. En to­do ca­so, afir­mó, de­ben rea­li­zar su tra­ba­jo con ho­nes­ti­dad y ri­gor cien­tí­fi­co.

Fa­mi­lia­res de per­so­nas des­apa­re­ci­das rea­li­za­ron un ac­to pa­ra re­cor­dar a sus se­res que­ri­dos en la pla­za de San­to Do­min­go, con mo­ti­vo del Día del Amor ■ Fo­to Jo­sé An­to­nio Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.