Lle­gan de Mé­xi­co 30% de las dro­gas que se con­su­men en EU

Do­cu­men­to de la DEA en­lis­ta al me­nos nue­ve nar­có­ti­cos

La Jornada - - POLÍTICA - NÉS­TOR JIMÉNEZ

De acuer­do con la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra el Con­trol de Dro­gas (DEA, por sus si­glas en in­glés), 30 por cien­to de las dro­gas que se con­su­men en Es­ta­dos Uni­dos son ori­gi­na­rias de Mé­xi­co.

Se­gún el do­cu­men­to Abu­so de dro­gas, el cual es una guía de los efec­tos de ca­da nar­có­ti­co o sus­tan­cia, nue­ve de las 29 prin­ci­pa­les dro­gas de­tec­ta­das en ese país lle­gan des­de te­rri­to­rio me­xi­cano.

En la lis­ta se en­cuen­tran he­roí­na, ma­ri­gua­na, co­caí­na, rohy­pnol y ke­ta­mi­na, así co­mo al­ca­loi­des o alu­ci­nó­ge­nos co­mo si­lo­ci­bi­na, mes­ca­li­na, pe­yo­te y la Sal­via di­vi­no­rum.

Al ex­pli­car las ru­tas de la he­roí­na, re­cal­ca co­mo pri­mer pun­to que es­ta dro­ga “vie­ne en va­rias for­mas, prin­ci­pal­men­te pol­vo blan­co, de Mé­xi­co y Amé­ri­ca del Sur, y al­qui­trán ne­gro y ma­rrón en pol­vo de Mé­xi­co”.

Aun­que el do­cu­men­to de la DEA bus­ca aler­tar de los usos de las dro­gas, tam­bién de­ta­lla to­dos los nom­bres con los que se en­cuen­tra ca­da nar­có­ti­co y pre­ci­sa que otras sus­tan­cias cau­san efec­tos si­mi­la­res.

La DEA tam­bién ca­ta­lo­ga a Mé­xi­co co­mo uno de los paí­ses de ori­gen de la coacaí­na. Aun­que acla­ra que és­ta se de­ri­va de ho­jas de co­ca cul­ti­va­das en Bo­li­via, Pe­rú y Co­lom­bia, sien­do es­te úl­ti­mo país el prin­ci­pal pro­duc­tor, in­sis­te: “la ma­yor par­te de la co­caí­na que in­gre­sa Apro­ve­chan­do va­cíos le­ga­les en Chi­na, la­bo­ra­to­rios de ese país ofer­tan dro­gas en si­tios web si­mi­la­res a los usa­dos por gran­des em­pre­sas de ven­ta de li­bros o pe­lí­cu­las.

En di­chas pá­gi­nas se ven­den co­mo “pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra in­ves­ti­ga­ción”, y su ofer­ta va des­de el fen­ta­ni­lo –con­si­de­ra­do has­ta 50 ve­ces más po­ten­te que la he­ro­nía– has­ta ma­ri­gua­na y crys­tal.

Sin es­pe­ci­fi­car nin­gu­na res­tric­ción o al­gún re­qui­si­to pa­ra la ad­qui­si­ción de pro­duc­tos, en el sitio se ven­den des­de 10 gra­mos has­ta un ki­lo­gra­mo de di­chas sus­tan­cias y ofre­cen la op­ción de pa­gos con tar­je­ta de cré­di­to y bitcoin. a Es­ta­dos Uni­dos vie­ne a tra­vés de Mé­xi­co”.

En el ca­so del rohy­pnol, la cual es conocida co­mo la “dro­ga de las vio­la­cio­nes”, por ser usa­da

Los la­bo­ra­to­rios chi­nos “pre­su­men” te­ner al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad en los pro­duc­tos quí­mi­cos que ven­den.

“Es na­tu­ral que los clien­tes se preo­cu­pen por la ca­li­dad de las co­sas por las que pa­gan, pe­ro al com­prar… pue­de es­tar se­gu­ro de que ob­ten­drá pro­duc­tos de pri­me­ra ca­li­dad... res­pon­de­mos a to­dos los co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias que nues­tros clien­tes nos ha­cen”, se­ña­lan en In­ter­net.

El año pa­sa­do la DEA de­ta­lló que la prin­ci­pal fuen­te de pre­cur­so­res quí­mi­cos a Es­ta­dos Uni­dos y a Mé­xi­co es Chi­na.

A par­tir de 2013 pro­li­fe­ra­ron pa­ra se­dar prin­ci­pal­men­te a mu­je­res en clubs y an­tros, el do­cu­men­to se­ña­la que es­tá prohi­bi­do su uso en EU, pe­ro en otras na­cio­nes es con­si­de­ra­do co­mo en el vie­jo con­ti­nen­te las com­pras de nar­có­ti­cos por In­ter­net que lle­ga­ban por pa­que­te­ría a la puer­ta de los ho­ga­res; en ese año el Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo de las Dro­gas y las To­xi­co­ma­nías (OEDT) pre­sen­tó an­te el Par­la­men­to Eu­ro­peo una lis­ta de 693 si­tios web.

“In­ter­net pre­sen­ta re­tos ca­da vez ma­yo­res. Co­mo me­ca­nis­mo pa­ra la difusión rá­pi­da de las nue­vas tendencias, y en su con­di­ción de mer­ca­do anó­ni­mo en rá­pi­do au­ge de al­can­ce glo­bal crea una nue­va in­ter­co­ne­xión en­tre el con­su­mo y la ofer­ta de dro­gas”, aler­tó el OEDT ha­ce ca­si cin­co años. fár­ma­co pa­ra el in­som­nio. “El rohy­pnol se con­tra­ban­dea a Es­ta­dos Uni­dos des­de otros paí­ses”, agre­ga.

La ke­ta­mi­na, cu­yas ca­rac­te­ris­ti­cas son si­mi­la­res al rohy­pnol, sí se pro­du­ce en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro re­quie­re con­trol mé­di­co, y agre­ga que “la ma­yo­ría de la ke­ta­mi­na dis­tri­bui­da ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos es ro­ba­da de fuen­tes le­gí­ti­mas, par­ti­cu­lar­men­te clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias, o in­gre­sa­da de con­tra­ban­do des­de Mé­xi­co”.

En el ca­so de los al­ca­loi­des y alu­ci­nó­ge­nos, de­ta­lla que la si­lo­ci­bi­na es un hon­go lo­ca­li­za­do en Cen­troa­mé­ri­ca, mien­tras el pe­yo­te y la mes­ca­li­na, tam­bién con efec­tos alu­ci­nó­ge­nos, son ca­rac­te­rís­ti­cos del nor­te de Mé­xi­co y son usa­dos des­de ha­ce cien­tos de años en ri­tos re­li­gio­sos y es­pi­ri­tua­les.

La DEA agre­ga en es­ta lis­ta a la Sal­via di­vi­no­rum, plan­ta ori­gi­na­ria de la sie­rra ma­za­te­ca en Oa­xa­ca, usa­da pa­ra en­trar en estado in­tros­pec­ti­vo, de me­di­ta­ción, con­tem­pla­ción y au­to­rre­fle­xión. En el ca­so de es­ta plan­ta, re­cal­ca que no es­tá ca­ta­lo­ga­da a ni­vel fe­de­ral en EU co­mo nar­có­ti­co, pe­ro sí es­tá re­gu­la­da en di­ver­sos es­ta­dos. Los va­cíos le­ga­les per­mi­ten en al­gu­nas en­ti­da­des su ven­ta en cen­tros bo­tá­ni­cos.

Fa­mi­lia­res de Joa­quín Guzmán dan por per­di­do el jui­cio y plan­tean no pa­gar su de­fen­sa. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la agen­cia Dpa en enero, el abo­ga­do de El Cha­po di­jo que só­lo ha­bía re­ci­bi­do una par­te del pa­go acor­da­do. Imagen de archivo de enero de 2015 ■ Fo­to Al­fre­do Do­mín­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.