De pre­cam­pa­ñas y cam­pa­ñas

La Jornada - - OPINIÓN - OC­TA­VIO RODRÍGUEZ ARAU­JO

as pre­cam­pa­ñas fue­ron una far­sa, sim­ple­men­te por una ra­zón: fue­ron pen­sa­das por quie­nes re­for­ma­ron la ley elec­to­ral pa­ra que los pre­can­di­da­tos com­pi­tie­ran en­tre ellos en el in­te­rior de ca­da par­ti­do o coa­li­ción pa­ra de­ci­dir, por di­ver­sos me­dios, quién que­da­ría co­mo can­di­da­to en ca­da ca­so. En es­ta oca­sión Ana­ya, Ló­pez Obra­dor y Mea­de no tu­vie­ron com­pe­ten­cia, por lo que sus ac­ti­vi­da­des fue­ron, for­mal­men­te, pa­ra los miem­bros de sus coa­li­cio­nes, pe­ro real­men­te pa­ra to­do pú­bli­co, igual que si hu­bie­ran si­do cam­pa­ñas.

Vie­ne aho­ra el pe­rio­do de in­ter­cam­pa­ñas o va­ca­cio­nes pa­ra quie­nes es­tu­vie­ron ac­ti­vos des­de fi­na­les del año pa­sa­do ha­cien­do “pre­cam­pa­ñas”. Lue­go, des­pués del 29 de mar­zo, ven­drán las cam­pa­ñas y escucharemos más o me­nos lo mis­mo que ya he­mos oí­do, ¿o los can­di­da­tos di­rán co­sas di­fe­ren­tes? Qué te­dio­so, la ver­dad, aun­que tal vez ten­dre­mos mo­men­tos de in­te­rés, por ejem­plo si hay de­ba­tes pú­bli­cos en­tre los can­di­da­tos, o por las en­cues­tas que nos di­rán pe­rió­di­ca­men­te si ba­ja­ron o subie­ron en sus pre­fe­ren­cias, y así por el es­ti­lo.

Qui­zá lo más atrac­ti­vo a se­guir, en es­ca­la más re­du­ci­da, se­rán las can­di­da­tu­ras es­ta­ta­les y al­gu­nas mu­ni­ci­pa­les sig­ni­fi­ca­ti­vas, tan­to pa­ra go­ber­nan­tes co­mo pa­ra dipu­tados lo­ca­les. En cier­tos es­ta­dos las gu­ber­na­tu­ras es­ta­rán muy pe­lea­das; en otros, da­dos los can­di­da­tos que es­tán por re­gis­trar­se, las op­cio­nes pre­vis­tas son co­mo pa­ra sa­lir co­rrien­do o abs­traer­se de la reali­dad me­dian­te al­gún me­ca­nis­mo má­gi­co.

Per­so­nal­men­te com­pa­dez­co a los po­lí­ti­cos por to­dos los es­fuer­zos que han he­cho pa­ra caer­le bien a la po­bla­ción y man­te­ner un buen lu­gar en las en­cues­tas. Me ima­gino que ha si­do des­gas­tan­te y po­co be­né­fi­co pa­ra su sa­lud y la de quie­nes tie­nen que tra­ba­jar co­do a co­do con ellos con la es­pe­ran­za de que ga­ne su gallo. De ese ta­ma­ño de­be ser la vo­ca­ción de los po­lí­ti­cos, igual se tra­te de los que quie­ren más de lo mis­mo que de los que as­pi­ran a cam­biar el estado de co­sas do­mi­nan­te (no mu­cho, por cier­to, por­que si pro­po­nen cam­bios drás­ti­cos pier­den vo­tan­tes). Cuan­do se tra­ta de una lu­cha por el po­der, y en Mé­xi­co el pre­si­den­cial no es po­ca co­sa, pa­re­cie­ra que a los can­di­da­tos se les fue­ra la vi­da en ella, igual sea por con­vic­ción que por la re­com­pen­sa que es­pe­ran de ga­nar la com­pe­ten­cia. Ellos sa­bían que el ca­mino a re­co­rrer no se­ría fá­cil y, des­de lue­go, que ten­drían que so­por­tar, tan há­bil­men­te co­mo pue­dan, los obs­tácu­los y los ata­ques de to­do ti­po pa­ra que al fi­nal una “ma­yo­ría mi­no­ri­ta­ria” (en re­la­ción con la lis­ta de elec­to­res) los pue­da lle­var al triun­fo. Pa­ra col­mo, los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán en ge­ne­ral muy des­pres­ti­gia­dos, tan­to que se han vis­to em­pu­ja­dos a es­ta­ble­cer alian­zas con otros, in­clu­so de ideo­lo­gía con­tra­ria, pa­ra au­men­tar sus po­si­bi­li­da­des de ha­cer un pa­pel de­co­ro­so y, even­tual­men­te, ga­nar.

Peor es el ca­so de los as­pi­ran­tes a ser can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Los tres que qui­zá al­can­cen su re­gis­tro (Rodríguez, Ríos y Za­va­la) sa­ben, des­de que pu­sie­ron un pie en la pis­ta, que van a per­der y que, si aho­ra es­tán dé­bi­les, en cuan­to em­pie­cen las cam­pa­ñas se ve­rán co­mo vo­chi­tos com­pi­tien­do con fe­rra­ris en una carretera sin pa­vi­men­to: co­mien­do pol­vo. El ca­so de Ma­ría de Je­sús Pa­tri­cio, Ma­ri­chuy, es to­da­vía más gra­ve, pues ha­bien­do al­re­de­dor de 5.4 mi­llo­nes de ha­blan­tes in­dí­ge­nas en edad de vo­tar (Ine­gi), só­lo 4.3 por cien­to han fir­ma­do en su apo­yo, su­po­nien­do que la ma­yo­ría de esas fir­mas ha­yan si­do de in­dí­ge­nas (pues sa­be­mos que nu­me­ro­sos no in­dí­ge­nas lo han he­cho tam­bién). Al­go no fun­cio­nó en los cálcu­los del Con­gre­so Na­cio­nal In­dí­ge­na y del EZLN, pues ni los de la mis­ma et­nia de Ma­ri­chuy se han ex­pre­sa­do en su fa­vor, sien­do que los ha­blan­tes de náhuatl ma­yo­res de edad su­man po­co más de 1.3 mi­llo­nes. De Éd­gar Por­ti­llo y Pe­dro Fe­rriz ni qué de­cir, sal­vo exal­tar su in­fun­da­do op­ti­mis­mo y su in­ge­nui­dad.

En es­te pe­rio­do de in­ter­cam­pa­ñas los as­pi­ran­tes a la Pre­si­den­cia ten­drán tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar, ana­li­zar qué hi­cie­ron bien o mal, có­mo for­ta­le­cer­se pa­ra con­ti­nuar la ba­ta­lla en las cam­pa­ñas, re­vi­sar su es­tra­te­gia, re­unir­se en pri­va­do con sim­pa­ti­zan­tes y ad­ver­sa­rios (sin ha­cer cam­pa­ña), o ir­se de va­ca­cio­nes, que no es­tá prohi­bi­do. Pe­ro es­te pe­rio­do de­be­ría ser­vir tam­bién pa­ra que los ciu­da­da­nos co­mu­nes y los ju­ris­tas y/o le­gis­la­do­res que po­drían pro­po­ner re­for­mas a la ley elec­to­ral me­di­ten so­bre el ab­sur­do de que el proceso elec­to­ral ac­ti­vo (pre­cam­pa­ñas y cam­pa­ñas) ten­ga una du­ra­ción de 150 días (60 de pre­cam­pa­ñas y 90 de cam­pa­ñas), con el cos­to que sig­ni­fi­ca, cuan­do en otros paí­ses son de me­nor tiem­po: en Ar­gen­ti­na no más de 35 días an­tes de los co­mi­cios, en Chi­le 30 días, en Ca­na­dá fluc­túan en­tre 36 y 45 días, en Aus­tra­lia me­nos de 45 días, en Fran­cia de dos a cua­tro se­ma­nas an­tes de la pri­me­ra vuel­ta, en Gran Bre­ta­ña tres se­ma­nas, et­cé­te­ra. Tan­to tiem­po pa­ra dar a co­no­cer el idea­rio y las pro­pues­tas de par­ti­dos y can­di­da­tos an­tes de una elec­ción, en un país con tan­tas ca­ren­cias co­mo el nues­tro, pa­re­ce ser irra­cio­nal y muy pro­ba­ble­men­te con­tra­pro­du­cen­te (por sa­tu­ra­ción), ade­más de una ero­ga­ción de re­cur­sos pú­bli­cos exa­ge­ra­da.

Mu­cha in­for­ma­ción –de­cía Rus­sell Ac­koff ha­ce me­dio si­glo– es des­in­for­ma­ción, y to­da­vía no exis­tía In­ter­net. Si la in­for­ma­ción que nos brin­dan los par­ti­dos y sus can­di­da­tos es, ade­más, re­pe­ti­ti­va, peor: ter­mi­na­rá por ser abu­rri­da y le pres­ta­re­mos po­ca aten­ción.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.