“Tar­je­tas ro­sas pa­ra el Ejér­ci­to”

La Jornada - - OPINIÓN - JA­VIER JIMÉNEZ ESPRIÚ

as cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, con fre­cuen­cia, pro­vo­can en los pro­ta­go­nis­tas y su in­con­ti­nen­cia ver­bal, en con­tra de sus na­tu­ra­les de­seos y sus po­lí­ti­cos in­tere­ses, ex­pre­sio­nes in­vo­lun­ta­rias que per­mi­ten a los ciu­da­da­nos co­no­cer el ver­da­de­ro fon­do ocul­to del per­so­na­je. Es di­fí­cil, co­mo di­fí­cil es tam­bién es­con­der las ri­que­zas mal ha­bi­das, las amis­ta­des in­con­ve­nien­tes o los ac­tos de la vi­da “de cu­yo nom­bre no qui­sié­ra­mos acor­dar­nos”, y que no sur­jan a la luz los sen­ti­mien­tos que sub­ya­cen en el fon­do del al­ma de to­do in­di­vi­duo. Me­nos aún, los que se ad­quie­ren des­de la cu­na y se ad­hie­ren en el ser per­ma­nen­te­men­te.

Res­ba­lo­nes gra­ma­ti­ca­les, sin­tác­ti­cos, in­con­gruen­cias, fa­llas es­ta­dís­ti­cas, men­ti­ras a me­dias, di­fa­ma­cio­nes –se di­ce que en la gue­rra, la po­lí­ti­ca y el amor, to­do se va­le–, dis­la­tes, en fin, to­da cla­se de pie­dras del ca­mino que se in­crus­tan en la plan­ta del pie de los con­ten­dien­tes, que en sus im­pro­vi­sa­cio­nes fa­lli­das, al ir­se ca­yen­do las ves­ti­du­ras que ocul­tan sus fla­que­zas o sus adi­po­si­da­des, en­tre­tie­nen al es­pec­ta­dor y ha­cen me­nos ári­das las cam­pa­ñas, al tiem­po que van per­mi­tien­do, a quien ana­li­za con cui­da­do pa­ra de­ci­dir un vo­to ra­zo­na­do, de­fi­nir el per­fil de los par­ti­ci­pan­tes.

Pe­ro hay de res­ba­lo­nes a res­ba­lo­nes y de dis­la­tes a dis­la­tes. A me­nos de 24 ho­ras de que el pre­si­den­te del PRI, abu­san­do de la in­con­te­ni­ble, agre­si­va y al­ti­so­nan­te ver­bo­rrea con la que ex­ci­ta a “sus hues­tes”, se en­sa­ña­ra con­tra los “prie­tos que no aprie­tan” y que le va­lie­ra una me­re­ci­da tun­da por su con­te­ni­do dis­cri­mi­na­to­rio y pe­yo­ra­ti­vo –con­se­cuen­cia, co­mo es­cri­bo al prin­ci­pio, de los “va­lo­res” que se ad­quie­ren des­de la cu­na–, el pre­can­di­da­to a aban­de­ra­do de su par­ti­do, “en­se­ñó un co­bre”, preo­cu­pan­te y pe­li­gro­so.

En uno de sus úl­ti­mos ac­tos de “pre­cam­pa­ña”, en Xo­chi­te­pec, Mo­re­los, Jo­sé An­to­nio Mea­de Ku­ri­bre­ña, di­ri­gién­do­se a los miem­bros del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro re­fi­rién­do­se a las fuer­zas ar­ma­das, ¿por qué el pre­can­di­da­to del PRI, en un ac­to par­ti­da­rio de pre­cam­pa­ña, en­vía un men­sa­je a las fuer­zas ar­ma­das?, se “com­pro­me­tió a re­tri­buir la leal­tad y el com­pro­mi­so de las fuer­zas ar­ma­das con nues­tro país, in­cre­men­tan­do los suel­dos de sus miem­bros y me­jo­ran­do sus con­di­cio­nes de vi­da”.

Mi pa­dre fue un distinguido in­ge­nie­ro mi­li­tar que as­cen­dió en el Ejér­ci­to me­xi­cano has­ta ser ge­ne­ral de di­vi­sión y fue el úl­ti­mo je­fe del De­par­ta­men­to Au­tó­no­mo de la In­dus­tria Mi­li­tar, an­tes de que es­te fue­se in­cor­po­ra­do, co­mo di­rec­ción ge­ne­ral, a la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal. Lo que mi pa­dre lle­gó a ser en la vi­da, se de­be en muy bue­na par­te al Ejér­ci­to. Lo que he lo­gra­do ha­cer yo, lo de­bo en bue­na par­te a mi pa­dre y por en­de al Ejér­ci­to.

Ten­go pa­ra el Ejér­ci­to me­xi­cano, pa­ra las fuer­zas ar­ma­das, el más gran­de res­pe­to, la ma­yor ad­mi­ra­ción y mi gra­ti­tud per­ma­nen­te.

Por ello, hoy es­cri­bí en las re­des: “Mea­de: ‘Re­tri­bui­ré la leal­tad de las fuer­zas ar­ma­das con me­jo­res suel­dos’. Al Ejér­ci­to no se le com­pra, doc­tor Mea­de. Su leal­tad no tie­ne pre­cio. No sean tan bur­dos e in­sen­si­bles, que ofen­den”.

Cla­ro que es­toy de acuer­do con que los miem­bros de la fuer­zas ar­ma­das ten­gan me­jo­res suel­dos y for­mas de vi­da dig­nas pa­ra ellos y sus fa­mi­lias. Pe­ro no acep­to, co­mo sé que no lo acep­tan los in­te­gran­tes del Ejér­ci­to, que su leal­tad, esen­cia de su ser, sea mo­ne­da de cam­bio. Los miem­bros de las fuer­zas ar­ma­das son sol­da­dos, no mer­ce­na­rios.

Lo preo­cu­pan­te y pe­li­gro­so –co­mo he se­ña­la­do an­tes– de la “ofer­ta Mea­de” al Ejér­ci­to, es que de­ve­la una for­ma de ser y de pen­sar –de la “cas­ta” que se ma­mó en la cu­na–, sur­ge de una trai­ción del in­cons­cien­te y de un enor­me des­co­no­ci­mien­to de lo que son las fuer­zas ar­ma­das, de al­guien que as­pi­ra a ser, co­mo con­se­cuen­cia cons­ti­tu­cio­nal, el Je­fe Su­pre­mo de las mis­mas y que pien­sa, co­mo de­cla­ró es­ta ma­ña­na del do­min­go de cie­rre de las pre­cam­pa­ñas, que su cam­pa­ña es­ta­ría ins­pi­ra­da –me­nu­da mu­sa ins­pi­ra­do­ra– en la re­cien­te cam­pa­ña pa­ra la gu­ber­na­tu­ra del estado de Mé­xi­co, ade­lan­tan­do des­de aho­ra, fren­te a los miem­bros del par­ti­do que lo pos­tu­la aun­que no sea de los su­yos, la versión pa­ra la mi­li­cia de “la tar­je­ta ro­sa”.

En un ar­tícu­lo re­cien­te en el que di mi opi­nión so­bre la Ley de Seguridad In­te­rior me per­mi­tí se­ña­lar: “se tra­ta de una dis­po­si­ción que hie­re al Ejér­ci­to Na­cio­nal so pre­tex­to de pro­te­ger­lo le­gal­men­te, al con­ver­tir­lo, en con­tra de su ori­gen po­pu­lar y de su vo­ca­ción de de­fen­sor de la Na­ción y sus ins­ti­tu­cio­nes, en ar­ma de re­pre­sión con­tra los ciu­da­da­nos. No po­de­mos acep­tar que una ins­ti­tu­ción que­ri­da y res­pe­ta­da por el pue­blo, sea trans­for­ma­da en una ame­na­za al mis­mo y en ver­du­go de la ciu­da­da­nía, por un per­ver­so ca­pri­cho del gru­po en el po­der pa­ra re­pri­mir y per­pe­tuar­se en con­tra de la vo­lun­tad po­pu­lar”.

Aho­ra los mis­mos pre­ten­den tras­la­dar “la leal­tad¨ de las fuer­zas ar­ma­das a las ins­ti­tu­cio­nes de la na­ción, al par­ti­do en el po­der, con la ofen­si­va car­na­da de una za­naho­ria. ¡Bas­ta de tra­tar de usar al Ejér­ci­to pa­ra fi­nes dis­tin­tos a los que se­ña­la nues­tra Car­ta Mag­na y a los que co­rres­pon­den dig­na­men­te a sus miem­bros! ¡Nun­ca, ni re­pre­so­res ni mer­ce­na­rios!

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.