La sa­lud en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les

La Jornada - - CIENCIA - ASA CRIS­TI­NA LAURELL/II

omo se­ña­lé en mi ar­tícu­lo an­te­rior, los gru­pos de pre­sión es­tán em­pe­zan­do a to­mar po­si­cio­nes en el de­ba­te so­bre sa­lud. En es­ta oca­sión ana­li­za­ré la pro­pues­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Es­pi­no­sa Ygle­sias que apa­re­ció en enero de 2018. El tex­to se guía por las opi­nio­nes de un pa­nel de ex­per­tos que in­clu­ye al­gu­nas per­so­nas que se han ma­ni­fes­ta­do por otros me­dios, por ejem­plo Fun­sa­lud. Ha­ce ex­plí­ci­to que sus va­lo­res son pro­mo­ver la li­ber­tad in­di­vi­dual con equi­dad so­cial. Reivin­di­ca así que to­dos los me­xi­ca­nos de­ben con­tar con pro­tec­ción so­cial, por lo me­nos en sa­lud y pen­sio­nes, pro­pues­ta que coin­ci­de con la in­cum­pli­da “seguridad so­cial uni­ver­sal” de Pe­ña Nie­to.

Sos­tie­ne que la re­for­ma del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial de 1997 fue un pa­so im­por­tan­te en es­ta di­rec­ción, pe­ro fra­ca­só en su com­po­nen­te sa­lud de­bi­do a que no se lo­gró se­pa­rar el fi­nan­cia­mien­to de la pres­ta­ción de los ser­vi­cios, que fue una con­di­ción im­pues­ta pa­ra au­to­ri­zar el prés­ta­mo puen­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos a Mé­xi­co en 1995. No pro­fun­di­za en las ra­zo­nes de es­ta fa­lla; no hay ni una pa­la­bra so­bre la re­sis­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal, la ame­na­za de co­lap­so de pres­ta­ción de ser­vi­cios pa­ra 40 por cien­to de la po­bla­ción y la po­ca res­pues­ta del sec­tor pri­va­do. El pró­xi­mo pa­so positivo, se­gún el tex­to, fue la re­for­ma de 2003 que in­tro­du­jo el Se­gu­ro Po­pu­lar (SP) ba­sa­da en la mis­ma vi­sión de se­pa­rar el fi­nan­cia­mien­to y la pres­ta­ción de ser­vi­cios. Apun­ta, acer­ta­da­men­te, tres ra­zo­nes del es­tan­ca­mien­to del SP: el ba­jo y de­cre­cien­te pre­su­pues­to pú­bli­co de sa­lud, la ca­si nu­la preo­cu­pa­ción pa­ra for­ta­le­cer y am­pliar la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca sa­ni­ta­ria y el ma­ne­jo dis­cre­cio­nal de las trans­fe­ren­cias fe­de­ra­les vía el SP por par­te de los es­ta­dos.

El tex­to plan­tea una cuar­ta re­for­ma ha­cia un sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud con es­tric­ta se­pa­ra­ción en­tre el fi­nan­cia­mien­to y la pres­ta­ción de los ser­vi­cios. Su es­que­ma es bá­si­ca­men­te el fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co con pres­ta­ción de es­te ti­po o pri­va­da. Pa­ra in­cre­men­tar los re­cur­sos, to­dos los tra­ba­ja­do­res, asa­la­ria­dos e in­de­pen­dien­tes, pa­ga­rían me­dian­te sus im­pues­tos lo que pre­su­po­ne un pa­drón úni­co de sa­lud en ma­nos de las se­cre­ta­rías de Sa­lud y de Ha­cien­da, pa­ra tran­si­tar a la des­apa­ri­ción de la cuo­ta obre­ro-pa­tro­nal, por ejem­plo, con un in­cre­men­to del im­pues­to al va­lor agre­ga­do eti­que­ta­do a di­cho ru­bro. El Fon­do de Sa­lud así re­cau­da­do da­ría de­re­cho a un pa­que­te de aten­ción pri­ma­ria a la per­so­na, y a lar­go pla­zo cu­bri­ría pri­mer y se­gun­do ni­ve­les de aten­ción. Ha­bría, ade­más, un Fon­do Na­cio­nal de In­ter­ven­cio­nes de Al­to Cos­to, cu­ya co­ber­tu­ra de pa­de­ci­mien­tos no se de­fi­ne. Co­mo se pue­de ob­ser­var, es el mis­mo es­que­ma que el SP, pe­ro con me­nos be­ne­fi­cios pa­ra sus afi­lia­dos y una pér­di­da gran­de de de­re­chos pa­ra los de­re­choha­bien­tes de los ins­ti­tu­tos de seguridad so­cial. O sea, se lo­gra­ría equi­dad dis­mi­nu­yen­do los ser­vi­cios de sa­lud ga­ran­ti­za­dos a to­dos.

Los ser­vi­cios se pres­ta­rían con un es­que­ma com­pe­ti­ti­vo en­tre los pro­vee­do­res pri­va­dos y pú­bli­cos con la li­bre elec­ción de pres­ta­dor de los re­gis­tra­dos en el pa­drón úni­co de sa­lud. No se ana­li­zan los cos­tos y com­pli­ca­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas in­vo­lu­cra­dos en es­te mo­de­lo. En vez de ello, se en­fa­ti­za que per­mi­ti­ría in­tro­du­cir la ge­ren­cia em­pre­sa­rial en am­bos gru­pos, lo que lle­va­ría a la efi­cien­cia y la ca­li­dad, su­po­si­ción tan re­pe­ti­da co­mo no com­pro­ba­da. El tex­to pro­po­ne una serie de arre­glos tan­to en las for­mas de pa­go co­mo en la or­ga­ni­za­ción de los ser­vi­cios, en­tre otros, el pa­go so­bre la ba­se de gru­pos re­la­cio­na­do de diag­nós­ti­cos cos­tea­dos y la au­to­no­mía de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Lo que no se dis­cu­te es el te­ma de la ga­nan­cia, con­di­ción de exis­ten­cia de la ini­cia­ti­va pri­va­da ni las ma­ne­ras de con­se­guir­la. Re­sul­ta ade­más in­con­sis­ten­te que se cri­ti­que la seg­men­ta­ción del sis­te­ma de sa­lud pa­ra lue­go ha­cer una pro­pues­ta que lo frag­men­ta to­da­vía más. Tam­po­co hay ar­gu­men­tos pa­ra sos­te­ner que los pri­va­dos con­tri­bui­rían a la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra don­de más fal­ta ha­ce en los es­ta­dos em­po­bre­ci­dos del país.

Es­ta pro­pues­ta es muy se­me­jan­te a la que se ha ins­tru­men­ta­do en Co­lom­bia con muy ma­los re­sul­ta­dos; sin em­bar­go, és­ta no se men­cio­na. Se ar­gu­men­ta que no hay que ir por el ca­mino de Es­ta­dos Uni­dos por sus al­tos cos­tos, pe­ro no se di­ce que la pres­ta­ción pri­va­da de ser­vi­cios es una ra­zón im­por­tan­te de és­tos. Tam­po­co se ana­li­zan las ex­pe­rien­cias de In­gla­te­rra y Sue­cia, con el mo­de­lo de se­pa­ra­ción en­tre fi­nan­cia­mien­to y pres­ta­ción de ser­vi­cios que ac­tual­men­te es­tá cau­san­do di­fi­cul­ta­des gran­des de ac­ce­so e in­cre­men­tos en la inequi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.