MÉ­XI­CO SA

Más me­xi­ca­nos con hambre ◗ Sa­la­rio no rin­de pa­ra co­mer ◗ Ca­na­dá su­fre por el TLCAN

La Jornada - - ECONOMÍA - CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-VE­GA

es­pués se que­ja, reite­ra­da­men­te, del “irra­cio­nal enojo so­cial”, y de los “irri­tan­tes, du­ros y la­pi­da­rios” se­ña­la­mien­tos, por­que los me­xi­ca­nos pa­re­cen “no te­ner me­mo­ria de dón­de nos en­con­trá­ba­mos ha­ce seis años”, fra­ses to­das ellas pro­nun­cia­das por el mis­mí­si­mo in­qui­lino de Los Pi­nos, a quien de plano no le cae el vein­te de cuál es la si­tua­ción real del país.

De acuer­do con la versión ofi­cial, la cul­pa es de los “cie­gos” e “in­sen­si­bles” me­xi­ca­nos, quie­nes des­de mu­cho tiem­po atrás su­fren en car­ne pro­pia los no­ci­vos efec­tos del sis­te­ma y su de­pre­da­dor mo­de­li­to eco­nó­mi­co (léa­se 35 años de más de lo mis­mo; seis se­xe­nios de mal en peor).

Bien, pe­ro ¿“dón­de nos en­con­trá­ba­mos ha­ce seis años” y dón­de aho­ra? El Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de De­sa­rro­llo So­cial (Co­ne­val) ac­tua­li­za la in­for­ma­ción y ofre­ce una nu­me­ra­lia (con ba­se en el com­por­ta­mien­to del Ín­di­ce de Ten­den­cia La­bo­ral de la Po­bre­za – ITLP– y otros in­di­ca­do­res) que ayu­da a en­ten­der quién es quién en eso del “irra­cio­nal enojo so­cial”.

Del cuar­to tri­mes­tre de 2016 al mis­mo lap­so de 2017, el po­der ad­qui­si­ti­vo del in­gre­so la­bo­ral dis­mi­nu­yó 2.5 por cien­to (de mil 711.62 a mil 669.31 pe­sos), con lo que di­cho in­di­ca­dor re­sul­ta 7 por cien­to in­fe­rior, en tér­mi­nos rea­les, al que re­gis­tró 12 años atrás (enero-mar­zo de 2005).

El por­cen­ta­je de la po­bla­ción con in­gre­so la­bo­ral in­fe­rior al cos­to de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria au­men­tó de 40 a 41 por cien­to en­tre el cuar­to tri­mes­tre de 2016 e igual pe­rio­do de 2017, con lo que es­te in­di­ca­dor re­sul­ta 18 por cien­to ma­yor al re­por­ta­do 12 años atrás, es de­cir, un ma­yor nú­me­ro de me­xi­ca­nos no tie­ne con qué ad­qui­rir di­cha ca­nas­ta.

El Co­ne­val de­ta­lla que el ci­ta­do au­men­to (de 40 a 41 por cien­to) “re­vir­tió las dis­mi­nu­cio­nes ob­ser­va­das du­ran­te 2016, que ha­bían si­do re­sul­ta­do de una ba­ja in­fla­ción, pa­ra po­si­cio­nar el in­di­ca­dor en un ni­vel si­mi­lar al ob­ser­va­do en el se­gun­do tri­mes­tre de ese año. La ex­pli­ca­ción de es­te au­men­to en la po­bla­ción con un in­gre­so la­bo­ral in­fe­rior a la lí­nea de bie­nes­tar mí­ni­mo ra­di­ca prin­ci­pal­men­te en un au­men­to del va­lor de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria de 9 por cien­to en zonas ur­ba­nas y 8.7 por cien­to en zonas ru­ra­les en es­te pe­rio­do, así co­mo por una dis­mi­nu­ción en el in­gre­so la­bo­ral real de 2.5 por cien­to anual en es­te pe­rio­do”.

La ins­ti­tu­ción se­ña­la que “du­ran­te el cuar­to tri­mes­tre de 2017 se ‘re­du­jo’ el por­cen­ta­je de la po­bla­ción con in­gre­so la­bo­ral in­fe­rior al cos­to de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria (aque­lla que aun si hi­cie­ra uso de to­do el in­gre­so la­bo­ral dis­po­ni­ble en el ho­gar no po­dría ad­qui­rir los bie­nes de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria), de 41.8 a 41 por cien­to, de­ri­va­do de un in­cre­men­to en el nú­me­ro de ocu­pa­dos en los es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos de me­no­res in­gre­sos”. Sin em­bar­go, só­lo au­men­tó la ge­ne­ra­ción de pla­zas de en­tre uno y dos sa­la­rios mí­ni­mos, al tiem­po que se can­ce­la­ron aque­llas que pa­gan me­jor (más de dos y has­ta cin­co sa­la­rios mí­ni­mos). Por si fue­ra po­co, du­ran­te el cuar­to tri­mes­tre de 2017 más re­cien­te re­por­te del Co­ne­val, pe­ro exis­te mu­cha más in­for­ma­ción que do­cu­men­ta el cons­tan­te de­te­rio­ro del ni­vel de bie­nes­tar de los me­xi­ca­nos, al­go que ni le­ja­na­men­te es re­co­no­ci­do en Pe­ña­lan­dia en don­de (co­mo an­tes en Fo­xi­lan­dia y Cal­de­ro­lan­dia) to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, es co­lor de ro­sa.

En­ton­ces, da­do lo an­te­rior, ¿quié­nes de­ben es­tar so­cial­men­te “irri­ta­dos” y quié­nes son “irra­cio­na­les”? ¿El in­qui­lino de Los Pi­nos y sus co­ri­feos, o los que pa­de­cen las ne­fas­tas con­se­cuen­cias de un mo­de­lo eco­nó­mi­co de­pre­da­dor y la vo­ra­ci­dad de la cla­se po­lí­ti­ca que a lo lar­go de tres dé­ca­das y me­dia lo ha de­fen­di­do a ca­pa y es­pa­da? Ha­gan sus apues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.