Ve­ne­zue­la: cre­ce la ame­na­za de in­ter­ven­ción

La Jornada - - MUNDO - ÁN­GEL GUE­RRA CA­BRE­RA

a an­ti­de­mo­crá­ti­ca ex­clu­sión de Ve­ne­zue­la de la Cum­bre de las Amé­ri­cas, acor­da­da el 13 de fe­bre­ro en Li­ma por go­bier­nos es­tre­cha­men­te alia­dos a Es­ta­dos Uni­dos es­tá en­ca­mi­na­da a re­for­zar el cer­co, el ais­la­mien­to y la ges­ta­ción del de­rro­ca­mien­to por la fuer­za del go­bierno del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. Es sa­bi­do que Was­hing­ton y las de­re­chas se em­plean a fon­do en el de­rro­ca­mien­to por la fuer­za de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Pe­ro ya los vo­ce­ros del im­pe­rio lo de­cla­ran des­ca­ra­da­men­te, co­mo lo hi­zo en su dis­cur­so de la Uni­ver­si­dad de Te­xas el se­cre­ta­rio de Estado y ex CEO de Ex­xon, Rex Ti­ller­son, o días des­pués el se­na­dor de ori­gen cu­bano, Mar­co Ru­bio, a quien Trump le ha en­tre­ga­do la ope­ra­ción de la po­lí­ti­ca ha­cia Cu­ba y Ve­ne­zue­la.

El Gru­po de Li­ma pro­cla­mó que no re­co­no­ce las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con­vo­ca­das pa­ra el 22 de abril por la au­to­ri­dad elec­to­ral ve­ne­zo­la­na y reite­ró su no re­co­no­ci­mien­to a la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te. A la vez, in­vo­có co­mo jus­ti­fi­ca­ción de sus ac­ti­tu­des un ses­ga­do in­for­me de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, que, en vio­la­ción de las nor­mas que la ri­gen, no to­ma en cuen­ta la opi­nión del go­bierno ve­ne­zo­lano, así co­mo la de­ci­sión de con­du­cir un in­for­me pre­li­mi­nar so­bre Ve­ne­zue­la de la fis­cal de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal. Es­ta cor­te es un ins­tru­men­to co­lo­nial en la que nun­ca se han juz­ga­do ni una so­la de las fla­gran­tes y ma­si­vas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de Es­ta­dos Uni­dos ni tam­po­co de los inigua­la­bles crímenes de le­sa hu­ma­ni­dad que co­me­te en las cons­tan­tes gue­rras de agre­sión en que se em­bar­ca. Otros as­pec­tos im­por­tan­tes de la de­cla­ra­ción se re­fie­ren a la si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria y al flu­jo de mi­gran­tes de Ve­ne­zue­la ha­cia otros paí­ses.

Es di­fí­cil en­con­trar un pro­nun­cia­mien­to más men­daz, injerencista, ser­vil al im­pe­ria­lis­mo y car­ga­do de des­pre­cio por la vo­lun­tad del pue­blo ve­ne­zo­lano y los prin­ci­pios del de­re­cho in­ter­na­cio­nal que es­ta de­cla­ra­ción so­bre Ve­ne­zue­la del men­cio­na­do gru­po. Con­tri­bu­ye a dar la jus­ti­fi­ca­ción pa­ra una in­ter­ven­ción mi­li­tar o un gol­pe de Estado san­grien­to en la pa­tria de Bo­lí­var al re­pe­tir las mis­mas acu­sa­cio­nes de Was­hing­ton y de las gran­des cor­po­ra­cio­nes me­diá­ti­cas.

Es­to es más gra­ve des­pués del anun­cio de la nue­va es­tra­te­gia de seguridad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos que con­si­de­ra a Ru­sia y Chi­na co­mo ame­na­zas más im­por­tan­tes que el te­rro­ris­mo, to­da vez que am­bos paí­ses son es­tre­chos alia­dos de Ve­ne­zue­la. Igual­men­te, des­pués de los bru­lo­tes con­tra am­bas po­ten­cias lan­za­dos en ca­da es­ca­la de su gi­ra por el se­cre­ta­rio de Estado Rex Ti­ller­son. A la vis­ta de la reunión en Li­ma re­sul­ta cla­ro cuál fue pro­ba­ble­men­te el te­ma más im­por­tan­te de los tra­ta­dos por el se­cre­ta­rio de Estado en los paí­ses que vi­si­tó, jus­ta­men­te los más ac­ti­vos con­tra Ve­ne­zue­la en el Gru­po de Li­ma.

Si a es­to uni­mos la cre­cien­te pre­sen­cia de mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión, la re­cien­te vi­si­ta del al­mi­ran­te Kurt Tidd a Co­lom­bia y los des­pla­za­mien­tos de tro­pas de Co­lom­bia y Bra­sil a la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la mien­tras se bus­ca la exa­cer­ba­ción del te­ma de la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na, pa­re­ce es­tar­se crean­do la tor­men­ta per­fec­ta pa­ra una in­ter­ven­ción ar­ma­da en Ve­ne­zue­la con el más mí­ni­mo pre­tex­to. Fal­ta la pro­vo­ca­ción, un fal­so positivo po­dría ser, que dé pie pa­ra un even­tual ata­que des­de Co­lom­bia o al­gu­na acción vio­len­ta den­tro de Ve­ne­zue­la que jus­ti­fi­que una in­ter­ven­ción de uno o más ejér­ci­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que crea­ría el es­ce­na­rio pa­ra la in­ter­ven­ción de al­gún mo­do de fuer­zas del Co­man­do Sur es­ta­du­ni­den­se.

A te­nor de es­tos ele­men­tos de jui­cio es más fá­cil com­pren­der la ur­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos y la oli­gar­quía co­lom­bia­na por re­ven­tar la me­sa de diá­lo­go en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en­tre la opo­si­ción y el go­bierno ve­ne­zo­lano. Si se hu­bie­ra fir­ma­do el acuer­do, ya lis­to y apro­ba­do por las par­tes, se ha­bría des­ac­ti­va­do, al me­nos por un buen tiem­po, el tin­gla­do in­ter­ven­cio­nis­ta con­tra Ve­ne­zue­la.

Co­mo si es­to fue­ra po­co, Luis Al­ma­gro, el im­pre­sen­ta­ble se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, cues­tio­nó la le­gi­ti­mi­dad de las elec­cio­nes en Cu­ba y su­gi­rió tá­ci­ta­men­te que La Ha­ba­na no de­be acu­dir a la Cum­bre de las Amé­ri­cas, pues no de­be in­vi­tar­se a “dic­ta­du­ras”. Cu­ba siem­pre ne­ce­si­ta so­li­da­ri­dad. Có­mo no. Pe­ro, so­bre to­do, la re­cla­ma Ve­ne­zue­la de los ver­da­de­ros de­mó­cra­tas, pro­gre­sis­tas y re­vo­lu­cio­na­rios. En Ve­ne­zue­la se libra una lu­cha de­ci­si­va por la de­mo­cra­cia y la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Es la re­pú­bli­ca es­pa­ño­la de hoy, pe­ro de­be­mos im­pe­dir que co­rra el des­tino de aque­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.