Don Ale­jan­dro sa­ca pro­ve­cho a su so­le­dad

La Voz de la Frontera - - LOCAL - Éri­ka Ga­lle­go

Apo­ya­do en su bas­tón y con la pro­tec­ción que le brin­da un am­plio som­bre­ro con­tra los ra­yos del sol, ca­da mar­tes y vier­nes don Ale­jan­dro He­rre­ra ca­mi­na al­re­de­dor de 1 ki­ló­me­tro pa­ra lle­gar al au­la don­de cur­sa el pri­mer gra­do de pri­ma­ria a sus 81 años; jun­to a él otros adul­tos ma­yo­res tam­bién es­tán apren­dien­do a leer y es­cri­bir.

Sus ojos trans­mi­ten emo­ción y es­pe­ran­za al re­cor­dar lo que sin­tió cuan­do por pri­me­ra vez pu­do es­cri­bir su nom­bre y co­no­cer ca­da una de las letras que lo com­po­nen.

Se tra­ta de la Pla­za Co­mu­ni­ta­ria del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Educación de Adul­tos (INEA) que fun­cio­na den­tro del Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral de la co­lo­nia San­ta Isa­bel, al Po­nien­te de la ciu­dad.

“Cuan­do era ni­ño em­pe­cé el pri­mer año y muy a fuer­zas, en aque­llos años uno na­da más cre­cía po­qui­to y lo traían tra­ba­jan­do por­que ha­bía que coope­rar con el pa­pá; en­tré al pri­mer gra­do, pe­ro no lo ter­mi­né”.

Pro­ce­den­te de Mi­choa­cán, ha­ce más de 52 años lle­gó a Mexicali en bus­ca de una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo que en­con­tró desem­pe­ñan­do el ofi­cio de pe­lu­que­ro, la­bor que le per­mi­tió dar sus­ten­to a los diez hi­jos que tu­vo jun­to a su es­po­sa Ro­sa Za­ca­rías, el amor de su vi­da, a quien per­dió ha­ce po­co tiem­po.

Por más de 35 años se de­di­có al cor­te de cabello y lo­gró po­ner su pro­pio ne­go­cio, la pe­lu­que­ría “Alex” que fun­cio­na ac­tual­men­te en la co­lo­nia San­ta Isa­bel en el mis­mo te­rreno don­de vi­ve.

Apro­ve­cha so­le­dad

Al que­dar viu­do y em­pren­der vi­da Don Ale­jan­dro He­rre­ra sa­lu­da afec­tuo­sa­men­te a Lau­ra Ele­na Inzunza Mon­ta­ño, su ase­so­ra y orien­ta­do­ra en el INEA.

pro­pia ca­da uno de sus hi­jos, don Ale­jan­dro se que­dó so­lo, por lo que di­ce pue­de per­mi­tir­se sa­lir y acu­dir a cla­ses con el áni­mo de un ni­ño de­ses­pe­ra­do por apren­der y co­no­cer el mun­do a tra­vés de los li­bros.

Con una son­ri­sa ho­nes­ta y aun­que con­si­de­ra que ya va “de sa­li­da”, ha co­no­ci­do el po­der que otor­ga la educación.

“Es co­mo si co­men­zá­ra­mos de nue­vo, aho­ra en­tien­do que es muy im­por­tan­te pa­ra cuan­do te pre­sen­tas en al­gún la­do de­bes sa­ber fir­mar y ha­blar bien, a ve­ces te fre­na el mie­do por­que di­ce uno ¿ya pa­ra qué? Pe­ro con­vi­ves aquí con nue­vas per­so­nas y eso sir­ve pa­ra dis­traer­nos”.

Pa­ra don Alex ni los años ni la dis­tan­cia son obs­tácu­los, sino in­cen­ti­vos pa­ra se­guir apren­dien­do.

Educación, el me­jor re­ga­lo

Lau­ra Ele­na Inzunza Mon­ta­ño es des­de ha­ce diez años ase­so­ra edu­ca­ti­va y orien­ta­do­ra vo­ca­cio­nal en INEA, te­nien­do a su car­go la en­se­ñan­za a adul­tos ma­yo­res, alumnos que de­man­dan una

aten­ción es­pe­cial.

An­te una pro­fe­sio­nis­ta com­pro­me­ti­da con la cau­sa edu­ca­ti­va, han lle­ga­do quie­nes sien­do adul­tos nun­ca ha­bían te­ni­do con­tac­to con el al­fa­be­to, los nú­me­ros, ni mu­cho me­nos los li­bros de tex­to.

Ac­tual­men­te atien­de a un gru­po de do­ce alumnos, cu­yas eda­des van de los 10 a los 82 años.

“Lle­gan sin sa­ber na­da, no co­no­cen las letras, las vocales ni los nú­me­ros, a ellos se les lla­ma alumnos Al­fa por­que son co­mo un dia­man­te en bru­to; du­ran­te el pro­ce­so ellos van apren­dien­do y afor­tu­na­da­men­te tie­nen éxi­to”.

El INEA ofre­ce pla­nes de es­tu­dio com­pues­tos de do­ce mó­du­los del Mo­de­lo de Educación pa­ra la Vi­da y el Tra­ba­jo, con los que los adul­tos y jó­ve­nes pue­den acre­di­tar el ni­vel pri­ma­ria y se­cun­da­ria sin un pla­zo de­fi­ni­do, ya que ca­da alumno avan­za con­for­me a sus ca­pa­ci­da­des.

Aun­que Lau­ra Ele­na es tam­bién maes­tra de gru­po en una es­cue­la pri­ma­ria, te­ner a su car­go a un gru­po de adul­tos ma­yo­res re­pre­sen­ta un re­to más gran­de, pues ellos tie­nen otras ca­rac­te­rís­ti­cas de apren­di­za­je con ideo­lo­gías arrai­ga­das.

El me­jor re­ga­lo

Pa­ra ella la educación es el mo­tor que mue­ve a una so­cie­dad y brin­dar­la a quien no ha­bía te­ni­do ac­ce­so u opor­tu­ni­da­des re­pre­sen­ta el me­jor re­ga­lo.

“No to­dos cuen­tan con el apo­yo de su fa­mi­lia, van con­tra co­rrien­te por­que les di­cen que ya pa­ra qué si es­tán gran­des; a ve­ces a es­con­di­das vie­nen por­que tie­nen el de­seo de apren­der, por­que esa es una ne­ce­si­dad”.

En una ilu­mi­na­da y tec­no­ló­gi­ca­men­te equi­pa­da au­la, diez alumnos, en­tre ellos al­gu­nos de más de 60 años, leen en si­len­cio, ha­cen sus ejer­ci­cios y sa­can el má­xi­mo pro­ve­cho de los li­bros que les pro­por­cio­nan el co­no­ci­mien­to que les abre la puer­ta a una vi­da dis­tin­ta con el po­der que les otor­ga sa­ber leer y es­cri­bir.

Los adul­tos traen sus ideas, su ma­ne­ra de apren­der y de ver la vi­da por las ex­pe­rien­cias que han vi­vi­do, aquí se les guía”. LAU­RA ELE­NA INZUNZA MON­TA­ÑO ase­so­ra edu­ca­ti­va y orien­ta­do­ra vo­ca­cio­nal

(Fo­to: Ra­fael Pérez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.