En Voz Ba­ja

La Voz de la Frontera - - ANÁLISIS - AQUI­LES TA­CHO

YCAOS EN CON­GRE­SO

co­mo ya va sien­do cos­tum­bre, se ar­mó un caos en el Con­gre­so del Es­ta­do don­de gru­pos in­con­for­mes otra vez se aper­so­na­ron en el re­cin­to, pe­ro no con­ta­ban con­que en el Con­gre­so les ha­rían un ‘ma­dru­gue­te’ lle­nan­do el pleno del salón “Be­ni­to Juárez Gar­cía” con gen­te pro­ve­nien­te prin­ci­pal­men­te de frac­cio­na­mien­tos del Sur de la ciu­dad, se­gún de­cían, es de­cir, del Dis­tri­to 6. Hu­bo quie­nes le echa­ron la cul­pa a la dipu­tada VIC­TO­RIA BENTLEY y otros a TRINY VA­CA, pe­ro en reali­dad no que­dó cla­ro de quién fue tal mo­vi­li­za­ción. Pe­ro la es­tra­te­gia tu­vo po­co efec­to, ya que a pe­sar de que aho­ra los gru­pos Re­sis­te en­fren­ta­ron re­sis­ten­cia, ellos si­guie­ron ha­cien­do rui­do y lo­gran­do sa­car pun­tos del or­den del día. Los en­fren­ta­mien­tos se die­ron en­tre los que lle­ga­ron “vo­lun­ta­ria­men­te” al Con­gre­so y los eter­nos in­con­for­mes. La si­tua­ción se pu­so más ten­sa lue­go de que se apro­ba­ra el dic­ta­men 3 de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Pro­tec­ción Ci­vil re­fe­ren­te a la apro­ba­ción de la re­for­ma al ar­tícu­lo 131 de la Ley de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del Es­ta­do, cu­yo ini­cia­lis­ta fue el dipu­tado por el PRI, MAR­CO AN­TO­NIO CO­RO­NA BOLAÑOS MAR­CO AN­TO­NIO CO­RO­NA con ini­cia­ti­va. CA­CHO, leí­do por VIC­TO­RIA BENTLEY DUARTE,

que be­ne­fi­cia a los po­li­cías y a las fa­mi­lias de és­tos en ca­so de su­frir al­gún ac­ci­den­te o fa­llez­can en cum­pli­mien­to de su de­ber, de­ján­do­los pro­te­gi­dos… Am­plias fe­li­ci­ta­cio­nes re­ci­bió el tam­bién ex de­le­ga­do de la Se­de­sol en la en­ti­dad, RAÚL CAS­TA­ÑE­DA POM­PO­SO, quien re­ci­bió re­chi­flas y to­da cla­se lin­du­ras por par­te de los gru­pos Re­sis­te, lle­gan­do in­clu­so uno de ellos a la gro­se­ría, si­tua­ción que pro­vo­có que el pre­si­den­te del Con­gre­so, ÉD­GAR GÓMEZ MA­CÍAS,

de­cla­ra­ra un re­ce­so pa­ra que se re­ti­ra­ra de la sa­la el mal­ha­bla­do, un pe­li­rro­jo con som­bre­ro al que al­gu­nos tra­ta­ban de con­ven­cer de que sa­lie­ra, mien­tras otros le pe­dían que se que­da­ra, ya que los pró­xi­mos se­rían ellos. Por fin sa­lió se­gui­do por al­gu­nos re­por­te­ros. De in­me­dia­to uno de los in­te­gran­tes tra­tó de coar­tar la li­ber­tad de pren­sa dic­tan­do la agenda que de­ben de se­guir los me­dios, di­cien­do “la no­ta es­tá allá”, se­ña­lan­do el salón de se­sio­nes. No fal­tó la se­ño­ra que acu­sa­ra a la pren­sa de ven­di­da, pe­ro al fi­nal no lo­gró la aten­ción que es­pe­ra­ba. AR­MAN­DO SA­LI­NAS si­gue en la pe­lea.

TO­MA DEL CON­GRE­SO

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes se es­tán ra­di­ca­li­zan­do de nue­va cuen­ta. Prue­ba de ello son las de­cla­ra­cio­nes del abo­ga­do AR­MAN­DO SA­LI­NAS BRA­VO, quien lan­zó la ad­ver­ten­cia de to­mar otra vez el Con­gre­so del Es­ta­do pa­ra im­pe­dir que se aprue­be el dic­ta­men 94 re­fe­ren­te a la ope­ra­ción del C5. Así que de al­gu­na ma­ne­ra se de­be po­ner re­me­dio a es­ta si­tua­ción o vol­ve­rá a ser el Con­gre­so erran­te que en la pre­si­den­cia de IGNACIO GAR­CÍA DWORAK se­sio­nó en di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios “pa­ra que los ba­ja­ca­li­for­nia­nos co­no­cie­ran el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo, ade­más de co­no­cer ellos de pri­me­ra mano las ne­ce­si­da­des de los ha­bi­tan­tes del Es­ta­do”, pe­ro nun­ca pen­sar que en aque­lla oca­sión an­da­ban co­rrien­do de los de Mexicali Re­sis­te.

JUE­GO DE PA­LA­BRAS

Una de las co­sas que más des­ta­ca el nue­vo mo­de­lo que se “re­quie­re” en la en­ti­dad, me­jor co­no­ci­do co­mo C5, es la Ca­li­dad, o sea, la quinta C, la quinta pa­la­bra… Pa­ra aque­llos que aún no lo com­pren­den, el ac­tual nú­me­ro de emer­gen­cias 911 es ope­ra­do me­dian­te un Cen­tro de Con­trol, Co­man­do, Co­mu­ni­ca­ción y Cómpu­to. De las úl­ti­mas 4 pa­la­bras vie­ne lo de C4, aun­que si se to­ma­ra en cuen­ta la pa­la­bra Cen­tro, en­ton­ces se­ría ya C5 y por en­de, el nue­vo mo­de­lo se­ría C6. Qué lío ¿no? Co­mo si una pa­la­bra fue­ra ha­cer la di­fe­ren­cia en ma­te­ria de se­gu­ri­dad… Di­cho sea de pa­so, el ac­tual mo­de­lo C4 tie­ne pre­ci­sa­men­te bas­tan­tes re­co­no­ci­mien­tos a su ca­li­dad, si no que le pre­gun­ten al ac­tual se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, DA­NIEL DE LA RO­SA ANA­YA, quien se la ha pa­sa­do pre­su­mién­do­los des­de que ocu­pa el pues­to, na­da de ma­lo por cier­to. To­tal, es un lo­gro ava­la­do por ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les… Si nos pu­sié­ra­mos a pen­sar en cuán­tas co­sas no es­tá plas­ma­do el lo­go “C4”. Aquí al­gu­nas: Uni­da­des vehi­cu­la­res, pa­pe­le­ría, tar­je­tas de pre­sen­ta­ción, uni­for­mes, pu­bli­ci­dad y un sin­fín más lar­go que las vías del tren, pe­ro me­jor ahí la de­ja­mos pa­ra no sen­tir­nos mal por el de­rro­che de di­ne­ro que cues­ta po­si­cio­nar un nue­vo nom­bre o mar­ca cuan­do el fon­do es ab­so­lu­ta­men­te lo mis­mo.

DIS­COR­DIA C5

Y ya que an­da­mos en­ca­rri­la­dos con lo del C5, se han pre­gun­ta­do por qué no han ma­ni­fes­ta­do su opi­nión ALE­JAN­DRO ARRE­GUI, BEN­JA­MÍN GÓMEZ y PATY RÍOS. Y es que pe­sar de que su pre­si­den­te de Par­ti­do a ni­vel lo­cal y sus dos co­rre­li­gio­na­rios del PRI ya ex­pre­sa­ron que es­cu­cha­ron a la gen­te. Y van por hoy en con­tra en aras de so­cia­li­zar el tema, dis­cu­tir­lo y re­du­cir cos­tos. Tam­bién hay que su­mar­le el po­co in­te­rés de una le­gis­la­do­ra que an­te­po­ne sus in­tere­ses per­so­na­les co­mo es su bo­da y no lo de­ci­mos por el día del ca­sa­mien­to, que es hoy por cier­to, sino por­que ayer se vo­ta­ron im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas y es­ta le­gis­la­do­ra no­más no se pre­sen­tó a la se­sión de ayer. Pa­ra su for­tu­na se sa­có del or­den del día el tema del C5. IGNACIO GAR­CÍA DWORAK de­jó le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.