Tut­ti frut­ti sa­ba­ti­ni

La Voz de la Frontera - - ANÁLISIS -

JAI­ME PARDO VER­DU­GO

El pri­mer tormento de un cris­tiano es el bau­ti­zo”, di­jo un mé­di­co pe­dia­tra… creo… La ca­be­za suel­ta ha­cia atrás y ha­cia aba­jo es un im­pac­to ne­ga­ti­vo pa­ra el in­fan­te… por eso llo­ra… ¿Por qué sa­cri­fi­car­lo a tan tier­na edad? Y des­pués na­die le ex­pli­ca que tras­cien­de es­pa­cios di­vi­nos y esas co­sas re­li­gio­sas… Me­jor nos va­mos a los con­se­jos sa­nos: el beso, el be­sar, pue­de traer con­se­cuen­cias te­rri­bles…

Mi fi­ló­so­fo de ca­be­ce­ra y poe­ta de al­tos vue­los Sal­va­dor del To­ro Díaz (so­brino de Sal­va­dor Díaz Mi­rón), sos­te­nía que la in­te­li­gen­cia y la ilustración son un mar­ti­rio, “en cam­bio la ig­no­ran­cia es la fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta”… tie­ne ra­zón y en Mé­xi­co abun­dan las gen­tes fe­li­ces, agre­ga­ría mi com­pa­dre “El Trin­ques”, cu­ya pre­pa­ra­ción no va más allá de sa­ber pa­ra qué sir­ve una lla­ve de tuer­cas… Y es fe­liz, co­mo di­ce mi co­ma­dre, su es­po­sa, la Pe­tro­na; “Mi­ra com­pa­dre, es­te *#%&”! de tu com­pa­dre, abra­za­do de sus ca­gua­mas, lle­ga­rá a los cie­los, pues a pe­sar de sus bo­rra­che­ras, es in­ge­nuo co­mo un be­bé”… Le iba a pre­gun­tar por mi ahi­ja­da la “Di­va”, pe­ro me­jor no me atre­ví por aque­llo de la in­ge­nui­dad de mi com­pa­dre… ¡Vo­to a Sa­tán! es­cri­bi­dor im­per­ti­nen­te… Si­go… El jui­cio de la an­ti­vir­tud de los enamo­ra­dos… y otras ru­tas mien­tras aga­rro avia­da: “No es igual Alí Ba­bá y sus 40 la­dro­nes (di­je­ron los dipu­tados clá­si­cos) que ai’les va va el IVA bo­la de llo­ro­nes”… Así em­pe­zó el dra­ma con­clui­do y co­mo siem­pre, ya ol­vi­da­do y has­ta pre­mia­do… A pro­pó­si­to, ¿pre­mia­do quie­re ori­na­do an­tes?... Y oi­ga al in­te­li­gen­te: “No es igual la­drón que ro­ba a la­drón tie­ne cien años de per­dón” que un fun­cio­na­rio pú­bli­co si és­te no es juz­ga­do y sen­ten­cia­do con per­dón… Se me fue la on­da… De un “triá­lo­go: El vie­jo de 70 abri­les cuen­ta: “Me des­pier­to a las 7 y con ga­nas de ori­nar… voy al ba­ño y no pue­do. ¡Qué la­ta!”… “Hmmm –di­ce el de 80-, yo me des­pier­to a las seis con in­ten­cio­nes del dos y me ha­go en el ca­mino. ¡Qué tris­te!”… Y el de 90 son­rien­te afir­ma: “Pues mi­ren, yo me des­pier­to a las seis de la ma­ña­na, y co­mo us­te­des, con ga­nas de ha­cer del uno y del dos… y tran­qui­la­men­te lo ha­go sin pro­ble­mas… y lue­go me le­van­to y me ba­ño pa­ra ir­me al ca­fé con us­te­des bo­la de vie­jos inú­ti­les”… Y el me­se­ro que oyó la plá­ti­ca pre­gun­ta: “Oi­ga don Gu­mer­sin­do, ¿y có­mo se ex­pli­ca eso?”… “Que se lo ex­pli­que la la­van­de­ra”… ¡Upa­le!... Y co­mo es sa­ba­di­to lin­do co­mo de­cía el “Pe­lu­do” Ru­bio, me lar­go a la bo­ta­na que en pun­to de las do­ce es­ta­rá lis­ta: Pul­pos a la ma­ri­ne­ra de Án­gel de la Guar­da… La sal­sa, di­jo don Fran­cis­co de la Fuen­te, es de chi­le pi­quín so­no­ren­se de la sie­rra de Moc­te­zu­ma des­de don­de se mi­ra a Na­co­ri Chi­co y en in­vierno la nie­ve no es de li­món… Pe­ro es­to se co­me con pan bi­ro­te… Y cla­ro, vi­ni­llo blan­co o cam­pe­cha­nea­do… si quie­re la che­ve ne­gra o co­mo quie­ra y gus­te, to­tal… Y me lar­go ya… arri­ve­derc­ci.

“No es igual la­drón que ro­ba a la­drón… que un fun­cio­na­rio pú­bli­co no juz­ga­do y sen­ten­cia­do con per­dón”…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.