Un glo­bo pa­ra don Pe­dro

Fue el hom­bre que rom­pió con el ano­ni­ma­to de los se­ño­res de la dro­ga y vi­si­bi­li­zó su po­der. Hoy día, don­de ca­yó muer­to, exis­te un ce­no­ta­fio que ad­quie­re va­lor sim­bó­li­co al abo­nar al mi­to del pre­cur­sor de la os­ten­ta­ción, la te­me­ri­dad y la sen­sa­ción de do­mi

La Voz de la Frontera - - Portada - JUAN VELEDÍAZ

Pe­dro Avi­lés Pé­rez se con­vir­tió en el pri­mer je­fe ma­fio­so muer­to en en­fren­ta­mien­to con la Po­li­cía tras el ini­cio de la Ope­ra­ción Cón­dor, lan­za­da por el Ejér­ci­to Me­xi­cano en enero de 1977.

Fue una ba­la­ce­ra que re­por­ta­ron por la fre­cuen­cia de ra­dio po­li­cial la no­che del Gri­to de In­de­pen­den­cia. La aler­ta de­cía que un ti­ro­teo a las ori­llas de Culiacán, por el rum­bo no­ro­rien­te, ha­bía de­ja­do un re­gue­ro de cuer­pos en el en­tron­que de ca­mi­nos co­no­ci­do co­mo la “y grie­ga”, don­de ha­bía un re­tén de la Po­li­cía Ju­di­cial Fe­de­ral.

Ese 15 de sep­tiem­bre de 1978, un gru­po de fo­tó­gra­fos de pren­sa de­jó la co­ber­tu­ra de los fes­te­jos pa­trios en pa­la­cio de go­bierno, to­ma­ron sus equi­pos y en­fi­la­ron rum­bo al cru­ce­ro que con­du­ce a los pue­blos La Pi­ta­yi­ta y Te­pu­che. Cuan­do lle­ga­ron, un des­ta­ca­men­to de agen­tes fe­de­ra­les te­nía acor­do­na­do el lu­gar. Sal­vo el Ejér­ci­to, no de­ja­ban que na­die se acer­ca­ra. Ni la po­li­cía mu­ni­ci­pal po­día pa­sar.

Los fo­tó­gra­fos lo­gra­ron re­tra­tar una ca­mio­ne­ta ro­ja que es­ta­ba a ori­lla del ca­mino, a sim­ple vis­ta lucía múl­ti­ples per­fo­ra­cio­nes de grue­so ca­li­bre en la ca­rro­ce­ría y pa­ra­bri­sas. Era una Ford de re­di­las mo­de­lo 1976 de do­ble ro­da­da. Mi­nu­tos más tar­de un re­por­te in­for­mó que ha­bía por lo me­nos nue­ve muertos, tres de las víc­ti­mas eran mu­je­res. La es­ce­na no pa­re­cía un epi­so­dio más de las gue­rras del ham­pa en la ca­pi­tal de Si­na­loa, la apa­ra­to­sa mo­vi­li­za­ción po­li­cia­ca re­fle­ja­ba que se tra­ta­ba de al­go ma­yor.

La ba­la­ce­ra co­men­zó al­re­de­dor de las ocho de la no­che. Un gru­po de hom­bres ar­ma­dos ve­nían de la sie­rra a bor­do de dos ca­mio­ne­tas, cuan­do se apro­xi­ma­ban al re­tén se les mar­có el al­to, la pri­me­ra ace­le­ró y de la se­gun­da co­men­za­ron a dis­pa­rar. Fue un ti­ro­teo que du­ró al­re­de­dor de cin­co mi­nu­tos.

An­tes de la me­dia no­che, an­te la mag­ni­tud del su­ce­so, Cruz Ló­pez Gar­za a quien los me­dios lo­ca­les iden­ti­fi­ca­ron co­mo je­fe del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral y coor­di­na­dor ge­ne­ral de la cam­pa­ña con­tra el nar­co­trá­fi­co, dio una con­fe­ren­cia de pren­sa en las ofi­ci­nas de la PGR. In­for­mó que ha­bía nue­ve muertos y seis he­ri­dos, cin­co de ellos de gra­ve­dad. En­tre los fa­lle­ci­dos es­ta­ban tres jó­ve­nes mu­je­res de 16, 18 y 21 años de edad que ve­nían con los pis­to­le­ros. “Po­si­ble­men­te no te­nían nin­gu­na re­la­ción con el trá­fi­co de dro­gas”, ex­pli­có el funcionario.

La bom­ba no­ti­cio­sa de la no­che fue que uno de los más fa­mo­sos nar­co­tra­fi­can­tes a ni­vel na­cio­nal es­ta­ba en­tre los muertos. Se tra­ta­ba de Pe­dro Avi­lés Pé­rez, quien se ha­cía lla­mar tam­bién Ar­man­do Gue­rre­ro Pé­rez, oriun­do de la Cié­ne­ga de los Sil­va, po­bla­do en la sie­rra de Chihuahua, li­mí­tro­fe con Si­na­loa. Era el je­fe del gru­po más fuer­te de tra­fi­can­tes de dro­ga en la fron­te­ra de So­no­ra con Ari­zo­na, que cre­ció du­ran­te los años se­sen­ta y se con­so­li­dó en la pri­me­ra mi­tad de los se­ten­ta.

EL FIN DE UN CI­CLO

El ca­dá­ver de Avi­lés Pé­rez es­ta­ba ti­ra­do afue­ra de la pri­me­ra ca­mio­ne­ta, en los asien­tos es­ta­ban los cuer­pos de las tres mu­je­res. Se­gún el in­for­me de la Po­li­cía Ju­di­cial Fe­de­ral, su chofer y bra­zo de­re­cho es­ta­ba sen­ta­do in­cli­na­do ha­cia un la­do, se tra­ta­ba de Juan Ma­nuel Ruiz So­to, que se ha­cía lla­mar Jor­ge San­ti­ba­ñez Pé­rez. Pe­dro Avi­lés Pé­rez se con­vir­tió en el pri­mer je­fe ma­fio­so muer­to en en­fren­ta­mien­to con la po­li­cía tras el ini­cio de la Ope­ra­ción Cón­dor, co­mo se lla­mó la pri­me­ra gran es­tra­te­gia mi­li­tar de erra­di­ca­ción de cul­ti­vos de dro­ga y de­ten­ción de nar­co­tra­fi­can­tes, lan­za­da por el Ejér­ci­to 8exi­cano en enero de 1977

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.