Los in­vi­si­bles

Vi­ven en ca­sas he­chas con ma­te­ria­les sa­ca­dos de la ba­su­ra, se en­cuen­tran en las prin­ci­pa­les via­li­da­des, pe­ro en mu­chas oca­sio­nes no se ven

La Voz de la Frontera - - Portada -

Vi­ven en ca­sas he­chas con ma­te­ria­les sa­ca­dos de la ba­su­ra, se en­cuen­tran en las prin­ci­pa­les via­li­da­des, pe­ro en mu­chas oca­sio­nes no se ven.

En Ba­ja Ca­li­for­nia hay más de 36 mil per­so­nas en po­bre­za ex­tre­ma, se­gún Co­ne­val

ALE­JAN­DRO DO­MÍN­GUEZ

En Me­xi­ca­li hay un nú­me­ro in­cier­to de per­so­nas que vi­ven en las ca­lles o que im­pro­vi­san sus vi­vien­das con ma­te­ria­les que se en­cuen­tran en la ba­su­ra, vi­ven de lo que pue­den y no as­pi­ran a más que con­se­guir el ali­men­to pa­ra sub­sis­tir, eso sí, di­cen que son gen­te ho­nes­ta que no ro­ba pa­ra vi­vir, son los in­vi­si­bles, que muy po­cas ve­ces los ve­mos, pe­ro que exis­ten. LA VOZ DE LA FRON­TE­RA pu­bli­có ha­ce unos días que se­gún la Co­mi­sión Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de De­sa­rro­llo So­cial (Co­ne­val), del 2012 al 2016 se re­du­jo la po­bre­za en Ba­ja Ca­li­for­nia en un 8%, mien­tras la po­bre­za ex­tre­ma en ese mis­mo pe­río­do pa­só de 2.7% al 1.1%.

Es de­cir, tra­du­cien­do los por­cen­ta­jes que nos da el Co­ne­val, Ba­ja Ca­li­for­nia con una po­bla­ción de 3 mi­llo­nes, 315 mil 766 ha­bi­tan­tes, se­gún el cen­so del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) del 2015, exis­ten al­re­de­dor de 36 mil 473 per­so­nas en po­bre­za ex­tre­ma.

Aun­que el es­tu­dio de la Co­ne­val no es­ta­ble­ce por­cen­ta­jes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da ciu­dad, si tras­la­da­mos ese por­cen­ta­je a Me­xi­ca­li, con 936 mil 826 per­so­nas, se­gún co­mo se es­ta­ble­ce el cen­so del INE­GI en el 2010, te­ne­mos que exis­ten apro­xi­ma­da­men­te 10 mil 305 per­so­nas en po­bre­za ex­tre­ma en es­te Mu­ni­ci­pio.

Sin em­bar­go, es­to son so­lo su­po­si­cio­nes ya que el es­tu­dio de la Co­ne­val so­lo se li­mi­ta a la ciu­dad de Ti­jua­na.

LES LLA­MAN LUMPEN

Cuan­do cir­cu­la­mos por las via­li­da­des de Me­xi­ca­li, po­co nos fi­ja­mos lo que su­ce­de en nues­tros al­re­de­do­res, sin em­bar­go al via­jar co­mo pa­sa­je­ros po­de­mos per­ca­tar­nos que exis­ten en los al­re­de­do­res de los bu­le­va­res per­so­nas que se en­cuen­tran en ex­tre­ma po­bre­za, les lla­man lumpen, in­di­vi­duos in­vi­si­bles, so­cial­men­te mar­gi­na­dos que han cons­trui­do sus vi­vien­das pa­ra gua­re­cer­se de las in­cre­men­tes con­di­cio­nes me­xi­ca­len­ses.

Son sus ca­sas que han cons­trui­do con ma­te­ria­les de desecho, sa­ca­dos prin­ci­pal­men­te de la ba­su­ra y que les sir­ven de res­guar­do. Es­to pue­de ser muy evi­den­te co­mo es la via­li­dad Ja­mes W. Sto­ne, Río Nue­vo y cen­tro de trans­fe­ren­cia Xo­chi­mil­co, so­lo por ci­tar al­gu­nos ejem­plos.

Al­gu­nas se en­cuen­tran en re­co­ve­cos que se han en­con­tra­do en vie­jas tu­be­rías, otros han pre­fe­ri­do la so­fis­ti­ca­ción de vi­vir a un la­do de la la­gu­na Xo­chi­mil­co, eso sí, ro­dea­dos de una ma­na­da de pe­rros, pe­ro otros, de plano duer­men en lo­ca­les aban­do­na­dos siem­pre con la ame­na­za de ser asal­ta­dos por adic­tos.

CREAN CO­MU­NI­DAD

A un cos­ta­do de la via­li­dad Ja­mes W. Sto­ne se ha crea­do una es­pe­cie de co­mu­ni­dad en la que ha­bi­tan más de una do­ce­na de in­di­vi­duos, va­rios de ellos, los más afor­tu­na­dos, han cons­trui­do sus vi­vien­das con plás­ti­cos, car­to­nes, ma­de­ra y co­bi­jas y los de­más, de plano duer­men en ple­na in­tem­pe­rie.

Vi­ven en me­dio de la ba­su­ra que ellos mis­mos han re­co­lec­ta­do, co­men lo que se en­cuen­tran y has­ta al­ma­ce­nan ali­men­tos no en las me­jo­res con­di­cio­nes, sino en

Vi­ven en me­dio

de la ba­su­ra que ellos mis­mos han re­co­lec­ta­do, co­men lo que se en­cuen­tran y has­ta al­ma­ce­nan ali­men­tos no en las me­jo­res con­di­cio­nes, sino en me­dio de mos­cas y a mer­ced de lo que les arro­je el vien­to.

me­dio de mos­cas y a mer­ced de lo que les arro­je el vien­to.

Sin em­bar­go, pue­den dar­se el lu­jo de la­var su ro­pa e in­clu­so al­guno, has­ta dro­gar­se sin nin­gún pu­dor a ple­na luz del día.

Ós­car Gu­tié­rrez, oriun­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co, tie­ne 3 me­ses vi­vien­do en es­tas con­di­cio­nes, ya que al ha­ber cre­ci­do, su pa­dre di­jo que ya no lo po­día man­te­ner y hoy, duer­me a la in­tem­pe­rie, co­mien­do lo que le re­ga­lan y ha­cien­do cham­bi­tas de vez en cuan­do.

Pe­dro Leyva lle­gó pro­ce­den­te de Sinaloa en el 2001, pe­ro tie­ne seis me­ses en la co­mu­ni­dad. El al­cohol hi­zo que per­die­ra a su fa­mi­lia, por lo que lle­gó sin na­da.

Pa­ra so­bre­vi­vir tra­ba­ja de lo que pue­de, con­si­gue bo­te­llas de vi­drio que vende ca­da una en 3 pe­sos a una per­so­na que las usa pa­ra lle­nar­las de miel. Ase­gu­ró que to­dos los que es­tán ahí son per­so­nas no­bles, no hay na­da de ra­te­ros.

Jo­sé Mon­ta­ño lle­gó ape­nas la no­che del sá­ba­do pro­ce­den­te del Es­ta­do de Na­ya­rit, es­tá so­lo de pa­so, ya que es­pe­ra ir­se a San Jo­sé del Ca­bo, en Ba­ja Ca­li­for­nia Sur don­de tie­ne unos her­ma­nos. De buen hu­mor, di­jo que con­si­guió agua pa­ra la­var su ro­pa.

RECICLADOR

En tan­to, Jorge vi­ve so­bre la via­li­dad Río Nue­vo, ca­si en­fren­te del edi­fi­cio de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do (PGJE), a un cos­ta­do de una vi­vien­da.

Su ca­sa con­sis­te en co­bi­jas, plás­ti­cos y car­to­nes que ha api­la­do a la som­bra de un pino sa­la­do.

Al pa­re­cer vi­ve en un ba­su­re­ro, sin em­bar­go se tra­ta de ma­te­ria­les que él re­co­lec­ta, los se­pa­ra y trans­por­ta por me­dio de un ca­rri­to que tam­bién ha cons­trui­do, que se lo lle­va ja­lan­do por me­dio de una cuer­da y los vende a una re­ci­cla­do­ra que se en­cuen­tra a unos 1 mil metros de dis­tan­cia.

Di­jo ser ori­gi­na­rio de Me­xi­ca­li y que ha­ce seis me­ses vi­ve en esas con­di­cio­nes, ya que per­dió su em­pleo co­mo co­ci­ne­ro de chi­cha­rro­nes, de­bi­do a una le­sión que su­frió en el to­bi­llo la cual no pu­do aten­der­se por fal­ta de Se­gu­ro So­cial, por lo que aho­ra re­co­lec­ta ma­te­ria­les.

En el mo­men­to de la en­tre­vis­ta, Jorge se pre­pa­ra­ba pa­ra lle­var un car­ga­men­to de plás­ti­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te la par­te que cu­bría los ci­nes­co­pios de los te­le­vi­so­res an­ti­guos, pe­ro de los que ape­nas ob­ten­drá 20 pe­sos, ya que pa­gan a pe­so el kilo, cuan­do an­tes lo pa­ga­ban a 3 pe­sos.

Mien­tras Car­los Al­ber­to Gar­cía, pro­ve­nien­te de Chia­pas, es acom­pa­ña­do por Glo­ria Ruiz, de San Luis Río Colorado, So­no­ra, de quien di­ce, des­de ha­ce po­co per­dió la ra­zón y él la cui­da.

No tie­ne una vi­vien­da por lo que duer­me en unos lo­ca­les aban­do­na­dos del Cen­tro His­tó­ri­co, sin em­bar­go no pue­de des­can­sar, hay que es­tar aler­tas pa­ra que no les ha­gan da­ño, ya que en­tra mu­cho adic­to, se dro­gan y lue­go se van.

Mu­chas de es­tas per­so­nas pue­den ali­men­tar­se de­bi­do a la ca­ri­dad de los ciu­da­da­nos, sin em­bar­go no apli­can en mu­chas oca­sio­nes pa­ra los pro­gra­mas so­cia­les de­bi­do a que ca­re­cen de un do­mi­ci­lio fi­jo y cre­den­cial de elec­tor, son los ol­vi­da­dos, los mar­gi­na­dos, los lumpen, los que no tie­nen na­da.

Acos­tum­bra­dos a su mo­do de vi­da, es­tas per­so­nas se las “in­ge­nian” pa­ra so­bre­lle­var la caar­ga de vi­vir ca­si en la ca­lle.

Aun­que vi­vir en la ca­lle es una du­ra reali­dad, pa­ra ellos re­pre­sen­ta un es­ti­lo de vi­da al que bus­can sa­car­le pro­ve­cho pa­ra sa­car el día a día.

Al­gu­nos co­men lo que se en­cuen­tran.

La ma­yo­ría de es­ta “pe­que­ña co­mu­ni­dad” per­noc­ta en­tre ma­te­ria­les sa­ca­dos de la ba­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.