UN NUE­VO PAC­TO

Manufactura (Paso del Norte) - - MANUFACTURA - Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO

En un nue­vo en­torno eco­nó­mi­co y de ne­go­cios, au­to­ri­da­des y em­pre­sas de­ben de ver­se co­mo so­cios y no co­mo ad­ver­sa­rios. Va­rias de las ac­tua­les po­lí­ti­cas de fis­ca­li­za­ción y re­mu­ne­ra­ción pa­re­cie­ran en­fo­ca­dos al cie­rre de com­pa­ñías en lu­gar de pro­pi­ciar un cli­ma de im­pul­so e incentivos a la economía.

Paí­ses desa­rro­lla­dos com­pren­den de una ma­ne­ra más rea­lis­ta la im­por­tan­cia del desa­rro­llo de ne­go­cios co­mo el pi­lar fun­da­men­tal para con­tar con un po­de­río eco­nó­mi­co que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, pe­ro que ade­más le per­mi­ta con­tar con el po­der ne­ce­sa­rio para in­fluen­ciar al mun­do en­te­ro.

A di­fe­ren­cia de nues­tro país, en nues­tro ve­cino del nor­te po­de­mos per­ci­bir có­mo las di­fe­ren­tes de­pen­den­cias – de co­mer­cio, mi­gra­ción, fi­nan­cie­ras y otras–, fa­vo­re­cen ce­lo­sa­men­te los be­ne­fi­cios de sus em­pre­sas den­tro de sus ran­gos de ac­ción.

Un ejem­plo tan­gi­ble es que las au­to­ri­da­des de mi­gra­ción nor­te­ame­ri­ca­nas otor­gan per­mi­sos para per­ma­ne­cer en su te­rri­to­rio con ma­yor fa­ci­li­dad, y ma­yor pe­rio­do de es­ta­día –has­ta por 6 me­ses–, si el so­li­ci­tan­te va en ca­rác­ter de tu­ris­ta ya que por en­de es un con­su­mi­dor y de­ja­rá be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos a sus com­pa­ñías.

Sin em­bar­go si la vi­si­ta de ex­tran­je­ros es para re­pre­sen­tar fir­mas de ne­go­cios ex­tran­je­ros que bus­can pe­ne­trar el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se es más pro­ba­ble que so­lo le per­mi­tan es­tar allá por el pe­rio­do de días es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios ya que lo ven co­mo un com­pe­ti­dor de sus pa­res en su país. In­clu­so pue­den lle­gar a ser más to­le­ran­tes si al apli­car las le­yes de­jan sin tra­ba­ja­do­res a em­pre­sa­rios agrí­co­las.

En Mé­xi­co pa­re­cie­ra que el fe­nó­meno es a la in­ver­sa, fis­ca­li­zan­do y pre­sio­nan­do a las em­pre­sas me­xi­ca­nas en for­ma des­me­di­da re­du­cien­do su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va y en mu­chos ca­sos abrien­do es­pa­cios y mer­ca­dos para otras fir­mas y ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les.

Es ne­ce­sa­rio que las de­pen­den­cias co­mo el Se­gu­ro So­cial, SAT y otras pro­mue­van en­tre sus em­plea­dos y su nor­ma­ti­vi­dad la im­por­tan­cia de alen­tar a las com­pa­ñías me­xi­ca­nas, las cua­les de­ben de ser vis­tas co­mo so­cias, ya que son las que al fi­nal apor­tan un por­cen­ta­je de sus ga­nan­cias en con­tri­bu­cio­nes y ge­ne­ran to­do el Im­pues­to So­bre la Ren­ta.

La nue­va fa­cul­tad de las ins­ti­tu­cio­nes de con­ge­lar cuen­tas ban­ca­rias les per­mi­te con­tar con una he­rra­mien­ta ca­paz de des­truir a las em­pre­sas, su pres­ti­gio e ima­gen. Si a una em­pre­sa le pa­ra­li­zan sus ope­ra­cio­nes ban­ca­rias, no po­drá ni re­ci­bir de­pó­si­tos ni emi­tir pa­gos. Di­fí­cil­men­te esos ne­go­cios po­drán re­cu­pe­rar su ima­gen an­te pro­vee­do­res, clien­tes y em­plea­dos, en ca­so de caer en al­gún im­pa­go. Pe­ro la au­to­ri­dad apli­ca el cas­ti­go sin dis­tin­guir si la fal­ta in­cu­rri­da es me­nor o gra­ve.

Las fir­mas me­xi­ca­nas de­ben de po­der per­ci­bir que sus au­to­ri­da­des es­tán cons­cien­tes de que am­bos que es­tán en el mis­mo bar­co, y que si exis­ten omi­sio­nes es­tas de­ben ser sub­sa­na­das sin po­ner en ries­go en nin­gún mo­men­to la via­bi­li­dad, le­ga­do, pres­ti­gio e ima­gen de los ne­go­cios.

Es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se có­mo so­cie­da­des de ini­cia­ti­va pri­va­da es­ta­ble­ci­das en el país son so­bre re­gu­la­das y las in­ter­na­cio­na­les ha­cen ne­go­cios en el país sin pa­gar nin­gún im­pues­to por ser ne­go­cios on­li­ne. Pon­ga­mos el ejem­plo de com­pa­ñías co­mo Goo­gle, Fa­ce­book y Go­daddy que ven­den gran­des mon­tos de pu­bli­ci­dad y ser­vi­cios de hos­pe­da­je de Internet sin si­quie­ra te­ner un es­ta­ble­ci­mien­to en Mé­xi­co o con una mí­ni­ma re­pre­sen­ta­ción, me­nos emi­tir fac­tu­ras elec­tró­ni­cas tim­bra­das por el SAT y aun así son de­du­ci­bles en Mé­xi­co.

Es­ta di­fe­ren­cia de vi­sio­nes en­tre au­to­ri­da­des y em­pre­sas es­tá pre­sen­te en un ca­so re­cien­te. El Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial apli­có la se­ma­na pa­sa­da una mul­ta de más de 1 mi­llón 300 mil pe­sos a una com­pa­ñía de ca­pi­tal jua­ren­se por la cons­truc­ción de un es­ta­cio­na­mien­to en un cen­tro de con­ven­ci­noes. La san­ción es por una pre­su­mi­ble omi­sión de cuo­tas pa­tro­na­les co­rres­pon­dien­tes a 6 días por 7 tra­ba­ja­do­res en fe­bre­ro de 2013. La pe­na­li­za­ción equi­va­le al cos­to to­tal del es­ta­cio­na­mien­to que só­lo con­sis­te en una plan­cha de ce­men­to.

¿Con qué con­fian­za los in­ver­sio­nis­tas po­drán in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria para la ciu­dad y te­ner cer­ti­dum­bre de re­cu­pe­rar sus in­ver­sio­nes? Có­mo los in­ver­sio­nis­tas pue­den apor­tar so­lu­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra que es ne­ce­sa­ria para la ciu­dad, que la au­to­ri­dad no ha po­di­do con­cre­tar a pe­sar de ha­ber rea­li­za­do in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias.

Para lo­grar una ciu­dad com­pe­ti­ti­va con ma­yor ge­ne­ra­ción de ri­que­za, con me­jo­res sa­la­rios, con ma­yor re­ten­ción de di­vi­sas, más em­pren­di­mien­to, es ne­ce­sa­rio con­cre­tar un pac­to en­tre au­to­ri­da­des y em­pre­sas me­xi­ca­nas. Un pac­to en el que se fi­jen con­di­cio­nes de le­ga­li­dad y fa­ci­li­ta­ción de ne­go­cios, que no es­tán da­das ac­tual­men­te, pues go­bier­nos y ne­go­cios ob­via­men­te tie­nen di­fe­ren­tes en­fo­ques y prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.