EDI­TO­RIAL:

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO

Em­pren­di­mien­to y ma­qui­la­do­ra por Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co

Los em­pren­de­do­res tie­nen en la ma­qui­la­do­ra una gran opor­tu­ni­dad de ob­te­ner las he­rra­mien­tas y ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­rias pa­ra con­cre­tar sus pro­yec­tos, so­bre to­do si mien­tras tra­ba­jan en la in­dus­tria eje­cu­tan un plan de ac­ción mul­ti­anual en­fo­ca­do en crear sus pro­pias em­pre­sas.

Ciu­dad Juá­rez se ha des­ta­ca­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal por su al­ta ca­pa­ci­dad de ma­nu­fac­tu­rar pro­duc­tos de al­ta com­ple­ji­dad y ca­li­dad. Sin em­bar­go es­ta ciu­dad es­tá bas­tan­te re­za­ga­da en con­tar con “em­pre­sas na­ti­vas jua­ren­ses” que ten­gan par­ti­ci­pa­cio­nes tan­to en el mer­ca­do na­cio­nal co­mo en el in­ter­na­cio­nal.

Las uni­da­des eco­nó­mi­cas a las que se re­fie­re es­te ar­tícu­lo co­mo “em­pre­sas na­ti­vas jua­ren­ses” son las que tie­nen su ca­pi­tal en ma­nos de jua­ren­ses, cu­yos cen­tros de cos­tos prin­ci­pa­les se ubi­quen aquí mis­mo, y que tam­bién re­por­ten en es­ta ciu­dad la to­ta­li­dad de sus im­pues­tos, uti­li­da­des.

Em­pre­sa lo­cal le lla­mo a esas cu­yo va­lor agre­ga­do, mer­ca­do­tec­nia, desa­rro­llo, pro­pie­dad in­te­lec­tual, di­se­ño y ad­mi­nis­tra­ción re­cae en em­plea­dos e in­ver­sio­nis­tas jua­ren­ses.

Pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de com­pa­ñías jua­ren­ses de es­te ti­po es ne­ce­sa­rio que se in­cre­men­te con­ti­nua­men­te la can­ti­dad de em­pren­de­do­res con he­rra­mien­tas só­li­das y rea­lis­tas que pue­dan crear com­pa­ñías lo su­fi­cien­te­men­te ro­bus­tas y com­pe­ti­ti­vas, ca­pa­ces de pre­va­le­cer y cre­cer en sus res­pec­ti­vos mer­ca­dos.

Los hom­bres y mu­je­res con ini­cia­ti­va que ini­cian sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan­do en la ma­qiu­la­do­ra tie­nen la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner las he­rra­mien­tas, co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia de su­ma uti­li­dad, ne­ce­sa­rias una vez que ini­cien sus em­pre­sas.

Cuan­do se tra­ba­ja en esa in­dus­tria se com­ple­men­tan los co­no­ci­mien­tos y la prác­ti­ca que no se ob­tie­nen en las uni­ver­si­da­des. Ade­más, una per­so­na que ha tra­ba­ja­do en ma­qui­la­do­ra por va­rios años ad­quie­re la dis­ci­pli­na de cum­plir con ho­ra­rios, es­tán­da­res, me­tas y tra­ba­jo en equi­po.

El me­xi­cano cul­tu­ral­men­te no se des­ta­ca por ser muy pun­tual y or­de­na­do, sin em­bar­go, la­bo­ran­do en IMMEX se ad­quie­ren há­bi­tos y for­mas de tra­ba­jo que nos ha­cen más or­de­na­dos y dis­ci­pli­na­dos. Dos cua­li­da­des que se­rán muy re­le­van­tes cuan­do se ten­gan em­pre­sas pro­pias.

Pa­ra un nue­vo em­pre­sa­rio que desee con­tar con las he­rra­mien­tas pa­ra crear com­pa­ñías jua­ren­ses só­li­das, el ini­ciar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal tra­ba­jan­do en las ma­qui­la­do­ras por va­rios años, ten­drá ven­ta­jas muy su­pe­rio­res a los que ini­cian el pro­ce­so de em­pren­di­mien­to al ter­mi­nar la uni­ver­si­dad sin nun­ca ha­ber tra­ba­ja­do en una ma­nu­fac­tu­re­ra de es­te ti­po. Un em­pren­de­dor pue­de ad­qui­rir una muy bue­na ex­pe­rien­cia y dis­ci­pli­na tra­ba­jan­do en una ma­qui­la­do­ra por 5 años. Di­go esa can­ti­dad por­que es el pe­rio­do don­de se pue­de apren­der des­de la na­da, has­ta lo­grar do­mi­nar los pro­duc­tos y pro­ce­sos más re­le­van­tes.

Des­pués de ese tiem­po la ex­pe­rien­cia ya no es tan in­ten­sa y acu­mu­la­ble co­mo al prin­ci­pio, ya que se en­fo­ca en la re­no­va­ción de pro­duc­tos, im­ple­men­ta­ción de nue­vos años-mo­de­lo en el sec­tor au­to­mo­triz, el mon­ta­je de nue­vos equi­pos de ma­nu­fac­tu­ra, des­car­tan­do los an­te­rio­res. Con ello se de­jan de uti­li­zar co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos.

Un em­pren­de­dor que de­ci­de ini­ciar su ca­rre­ra en las ma­qui­la­do­ras de­be ha­cer sa­ber y es­tar con­sien­te que su obli­ga­ción es crear em­pre­sas jua­ren­ses y que no de­be su­cum­bir a sus idea­les por el te­mor a per­der una es­ta­bi­li­dad, co­mo­di­dad y sta­tus.

La tran­si­ción de la­bo­rar en la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra a crear e ini­ciar em­pre­sas jua­ren­ses de­be ha­cer­se sin de­jar pa­sar de­ma­sia­dos años, por­que des­pués se­rá mu­cho más di­fí­cil ya que se ten­drán más com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos con bie­nes du­ra­de­ros y la edu­ca­ción de los hi­jos, en­tre otros. A ma­yor edad me­nor to­le­ran­cia al ries­go.

Sin em­bar­go, a la gran ma­yo­ría de ellos el tra­ba­jo en in­dus­tria ma­nu­fac­tu­ra los ha­ce ol­vi­dar su de­seo y responsabilidad de crear em­pre­sas por va­rios fac­to­res.

Es­ta ciu­dad re­quie­re que hom­bres y mu­je­res con ini­cia­ti­va asu­man la responsabilidad de crear em­pre­sas, res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des de pro­vee­du­ría, re­ten­gan el ta­len­to y por tan­to au­men­ten la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción.

Ciu­dad Juá­rez no pue­de se­guir es­pe­ran­do pa­ra con­for­mar una cla­se de em­pren­de­do­res con una es­tra­te­gia só­li­da que asu­ma el li­de­raz­go que po­ten­cia­li­ce to­das las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo eco­nó­mi­co co­mo aten­der el mer­ca­do in­terno, do­mi­nar la pro­vee­du­ría y sa­tis­fa­cer la de­man­da lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.