ENTREVISTA

Em­pre­sa­rio vio na­cer el TLCAN y lo apro­ve­chó pa­ra de­to­nar el de­sa­rro­llo del es­ta­do; su me­ta es la mis­ma: atraer más y mejores em­pre­sas a la en­ti­dad

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Ma­nuel Que­za­da / EL DIA­RIO

Luis La­ra, pio­ne­ro del de­sa­rro­llo in­dus­trial ha­bla so­bre el tra­ta­do y su im­pac­to en la in­dus­tria en el es­ta­do

Chihuahua, Chih.–des­de ha­ce más de 46 años, Luis La­ra Ar­men­dá­riz, pre­si­den­te de Ame­ri­can Industries, ha acom­pa­ña­do el de­sa­rro­llo de la in­dus­tria chihuahuen­se.

El em­pre­sa­rio de 72 años vi­vió de cer­ca la ges­ta­ción del Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), y lo apro­ve­chó co­mo un me­dio pa­ra em­po­de­rar a la in­dus­tria del es­ta­do, an­tes li­mi­ta­da a la fron­te­ra.

En las úl­ti­mas 4 dé­ca­das, La­ra Ar­men­dá­riz se ha in­vo­lu­cra­do en la crea­ción de más de 500 mil em­pleos y en la lle­ga­da de más de 300 em­pre­sas de ca­li­dad mun­dial a Mé­xi­co.

Ade­más, vi­vió y su­peró jun­to con la in­dus­tria una de los peo­res mo­men­tos del sec­tor en la en­ti­dad: la coin­ci­den­cia de la Gran Re­ce­sión de Es­ta­dos Uni­dos y el sur­gir de una ola de vio­len­cia iné­di­ta que a par­tir del 2008 pu­so un freno en la in­ver­sión.

Por si fue­ra po­co —se­ña­la La­ra Ar­men­dá­riz— aho­ra el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro en­fren­ta un ata­que mal fun­da­men­ta­do de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, que ve el déficit co­mer­cial co­mo un pro­ble­ma y tra­ta de can­ce­lar el TLCAN en lu­gar de for­ta­le­cer­lo, y eso es el re­to que hay que en­fren­tar.

A pe­sar de ello, Ame­ri­can Industries si­gue atra­yen­do in­ver­sión a gran par­te del país.

Atri­bu­ye el éxi­to al ba­lan­ce en­tre la vi­da la­bo­ral y la per­so­nal, y por ello aho­ra de­di­ca más tiem­po a su fa­mi­lia, a con­vi­vir con los ami­gos y a sus pasatiempos co­mo la ca­za, el ejer­ci­cio y la lectura.

ASÍ INI­CIÓ

“Par­ti­ci­po en el te­ma de pro­mo­ción in­dus­trial y ge­ne­ra­ción de em­pleos des­de ha­ce unos 46 años, em­pe­cé en la dé­ca­da de los 70… En ese tiem­po veía que en el es­ta­do de Chihuahua, par­ti­cu­lar­men­te en la ca­pi­tal, ha­cía fal­ta el em­pleo. El con­cep­to ma­qui­la­dor, es­ta­ba abier­to en un prin­ci­pio só­lo pa­ra la fran­ja fron­te­ri­za y pos­te­rior­men­te en el 72 se abrió al res­to de la Re­pú­bli­ca, con ex­cep­ción de Mé­xi­co, Mon­te­rrey y Gua­da­la­ja­ra”, re­cuer­da.

“Fue en­ton­ces cuan­do De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co del Es­ta­do de Chihuahua, apro­ve­cha y em­pie­za a bus­car có­mo ja­lar la in­dus­tria­li­za­ción, o sea, atraer ma­qui­la­do­ras ha­cia el in­te­rior de la en­ti­dad, es­pe­cial­men­te en la ciu­dad ca­pi­tal”, se­ña­la.

“De esa fe­cha a la ac­tua­li­dad he tra­ba­ja­do en el mis­mo cam­po o actividad con la for­ma­ción de Ame­ri­can Industries en 1976 de la cual me que­dé co­mo pre­si­den­te”, agre­ga.

MAQUILA Y TLCAN

“La in­dus­tria ma­qui­la­do­ra fue la pio­ne­ra de ese in­ter­cam­bio que ha­bía y esa for­ta­le­za. Mé­xi­co se vio par­ti­ci­pan­do en la in­dus­tria ex­tran­je­ra, es­pe­cial­men­te nor­te­ame­ri­ca­na. Eso fue lo que ins­pi­ró lue­go a las au­to­ri­da­des ame­ri­ca­nas, ca­na­dien­ses y me­xi­ca­nas pa­ra sig­nar el Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio en 1994. En­ton­ces se pue­de de­cir que fui­mos los pio­ne­ros del TLCAN con un gran­de éxi­to, fue una evolución”, agre­ga.

“Aho­ra con la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, se cues­tio­na y po­ne en du­da la ven­ta­ja del TLCAN, pe­ro creo que se equi­vo­ca. Mi per­cep­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump y de al­gu­nas per­so­nas de su ga­bi­ne­te, es que se pre­ci­pi­ta­ron un po­co en ir por la re­vi­sión del tra­ta­do, ya que los be­ne­fi­cios pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, so­bre to­do pa­ra el pri­me­ro, han si­do más que jus­tos, ya que les per­mi­tió for­ta­le­cer sus ex­por­ta­cio­nes de los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­re­ros. Ellos son muy bue­nos en la fa­bri­ca­ción de com­po­nen­tes y par­tes, pe­ro les fal­ta­ba el fac­tor de com­pe­ti­ti­vi­dad que le di­mos los me­xi­ca­nos, pa­ra co­lo­car sus pro­duc­tos en Eu­ro­pa, Asia y otras re­gio­nes del mun­do”.

La­ra Ar­men­dá­riz afir­ma que el ba­jo ni­vel de des­em­pleo es una prue­ba de que los es­ta­dou­ni­den­ses se han be­ne­fi­cia­do tan­to del tra­ta­do co­mo los otros dos paí­ses.

“SE LO­GRO ATRAER A SA­FRAN, CON DOS GRU­POS IM­POR­TAN­TES CO­MO ZO­DIAC Y LA­BI­NAL DEL SEC­TOR AE­RO­NÁU­TI­CO; A COL­MED DEL SEC­TOR MÉ­DI­CO; ELECTROLUX DE ELEC­TRO­DO­MÉS­TI­COS, Y BOM­BAR­DIER CON VEHÍCU­LOS EN LA FRON­TE­RA CO­MO CUA­TRI­MO­TOS, BOO­GUIES Y MO­TOS ACUÁ­TI­CAS” LUIS LA­RA AR­MEN­DÁ­RIZ Pro­mo­tor in­dus­trial

“Tam­bién se han be­ne­fi­cia­do en su eco­no­mía in­ter­na ya que los pro­duc­tos lle­gan al mer­ca­do con un cos­to más ba­jo, y por lo tan­to, tam­bién el con­su­mi­dor ame­ri­cano se vio agra­cia­do por te­ner bie­nes y ser­vi­cios más ba­ra­tos, pro­du­ci­dos con ca­li­dad a ba­jo pre­cio con el apo­yo de Mé­xi­co”, aña­de.

SE TRA­TA DE SU­MAR

La­ra Ar­men­dá­riz sub­ra­yó que en esa re­vi­sión se­ría bueno ver có­mo su­mar a los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos y am­pliar el te­rri­to­rio del Tra­ta­do ya que eso po­dría dar una ma­yor opor­tu­ni­dad de am­pliar el mer­ca­do re­gio­nal y te­ner el apo­yo de la ca­de­na pro­duc­ti­va de los ve­ci­nos cen­troa­me­ri­ca­nos.

“Si la preo­cu­pa­ción de Do­nald Trump es el déficit co­mer­cial que tie­ne con Chi­na, con el apo­yo de la ca­de­na pro­duc­ti­va de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, se­ría más fá­cil sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes de Chi­na y Asia”, abun­da.

Afir­ma que aún y cuan­do Es­ta­dos Uni­dos de­ci­da aban­do­nar el TLCAN, su re­la­ción con Mé­xi­co que­da su­je­ta a las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, que no im­pli­can una gran des­ven­ta­ja, y que exis­te una ne­ce­si­dad ur­gen­te de di­ver­si­fi­car los mer­ca­dos del es­ta­do y del país pa­ra re­du­cir la de­pen­den­cia de 80 por cien­to que exis­te pa­ra con los ve­ci­nos del nor­te.

IN­SE­GU­RI­DAD PE­GA

La­ra Ar­men­dá­riz afir­ma que la cri­sis eco­nó­mi­ca del 2008 se jun­tó con la vio­len­cia pa­ra crear uno de los peo­res es­ce­na­rios pa­ra la in­ver­sión des­de los 90.

Re­cuer­da que an­tes del 2008, has­ta los téc­ni­cos de las ma­qui­la­do­ras eran an­glo­sa­jo­nes, pe­ro con la ex­plo­sión de la vio­len­cia se re­gre­sa­ron a Es­ta­dos Uni­dos de­jan­do sus em­pleos a los me­xi­ca­nos.

Aun­que se abrie­ron nue­vos tra­ba­jos pa­ra los na­cio­na­les, la fal­ta de an­glos en el país es un fac­tor que ha fre­na­do la in­ver­sión.

“La in­se­gu­ri­dad ha traí­do una ba­ja par­ti­ci­pa­ción en la atrac­ción de nue­va in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta a la en­ti­dad… La reali­dad es que la fal­ta de se­gu­ri­dad, es la co­rrup­ción, y no só­lo en Chihuahua, sino en mu­chos es­ta­dos del país, que es­tán in­clu­si­ve peor que aquí en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad, y eso es lo que de­tie­ne a Mé­xi­co pa­ra ser un ju­ga­dor con­fia­ble en el de­sa­rro­llo mun­dial del co­mer­cio”, se­ña­la el em­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.