PRO­DUC­TOS DE VI­DA

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Abraham Rubio / EL DIA­RIO

La me­xi­ca­na Red­mex fa­bri­ca en Juá­rez equi­pos que sir­ven pa­ra tra­tar des­de ca­ta­ra­tas has­ta cán­cer

Es­ta na­ve, en la que tra­ba­jan cer­ca de 600 per­so­nas, es­tá lle­na de men­tes y ma­nos que cu­ran.

Em­pre­sa me­xi­ca­na se de­di­ca a desa­rro­llar y fa­bri­car bom­bas y otros ins­tru­men­tos mé­di­cos que com­ba­ten des­de el cán­cer has­ta las ca­ta­ra­tas

Rexmed, una em­pre­sa de in­ver­sión na­cio­nal, di­se­ña y fa­bri­ca con ta­len­to me­xi­cano las bom­bas que se uti­li­zan pa­ra fun­cio­nes tan de­li­ca­das co­mo el tra­ta­mien­to del cán­cer, pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de un sue­ro o dis­po­si­ti­vos ne­ce­sa­rios en las ope­ra­cio­nes ocu­la­res.

A sus 26 años, Rexmed se ha con­so­li­da­do co­mo una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes en la ma­nu­fac­tu­ra de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos en el país y en la re­gión fron­te­ri­za con Es­ta­dos Uni­dos.

Su fi­lo­so­fía de “Pen­sar en el pa­cien­te más que en sus clien­tes (hos­pi­ta­les)” y el in­te­rés por in­no­var, han lle­va­do a la em­pre­sa a con­ver­tir­se en uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes na­cio­na­les.

Des­de dis­po­si­ti­vos pa­ra ope­ra­cio­nes ocu­la­res has­ta el diseño de bom­bas de in­fu­sión, son al­gu­nos de los pro­duc­tos que se ha­cen en Juá­rez y son usa­dos por pa­cien­tes de Aus­tra­lia, Ale­ma­nia o Es­ta­dos Uni­dos.

La his­to­ria de Rexmed en la fron­te­ra ini­ció ha­ce 26 años –co­mo una in­ver­sión in­gle­sa–, con la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos mé­di­cos pa­ra em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa.

La em­pre­sa só­lo ma­qui­la­ba los pro­duc­tos di­se­ña­dos por sus clien­tes, pe­ro en 2011 in­ver­sio­nis­tas me­xi­ca­nos com­pra­ron el cor­po­ra­ti­vo y le die­ron un gi­ro a las ope­ra­cio­nes.

Héc­tor Pa­la­cios, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Rexmed, ex­pli­có que a par­tir de ese mo­men­to la fir­ma de­ci­dió em­pe­zar a crear pro­duc­tos pro­pios, ade­más de ma­nu­fac­tu­rar los que ya ofre­cían a sus clien­tes.

“Fue en­ton­ces que nos di­mos a la ta­rea de bus­car tec­no­lo­gía en el ex­tran­je­ro y em­pe­zar a desa­rro­llar la pro­pia: así he­mos ido di­se­ñan­do nues­tros pro­duc­tos”, ex­pli­có.

Se­ña­ló que es­to le ha da­do un va­lor agre­ga­do con res­pec­to a la com­pe­ten­cia del ra­mo (John­son & John­son, Car­di­nal Health, Co­vi­dien), la cual ma­nu­fac­tu­ra pro­duc­tos ba­sa­dos con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de sus cor­po­ra­ti­vos ubi­ca­dos en otras ciu­da­des o de sus clien­tes.

“NOS PRO­PU­SI­MOS SER DE LAS TRES EM­PRE­SAS ME­JOR PA­GA­DAS DEL RA­MO EN LA CIU­DAD Y TU­VI­MOS QUE HA­CER UNA RE­IN­GE­NIE­RÍA DE SA­LA­RIOS, Y FI­NAL­MEN­TE RE­PER­CU­TIÓ SO­BRE EL AU­MEN­TO OFI­CIAL DE MÁS DE UN 20 POR CIEN­TO” HÉC­TOR PA­LA­CIOS Ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Rexmed

Des­de en­ton­ces la em­pre­sa se ha en­fo­ca­do en crear pro­duc­tos de in­fu­sión Cla­se I (no se in­tro­du­cen al cuer­po) y de Cla­se II (que per­ma­ne­cen en el cuer­po me­nos de 30 días).

La fir­ma cuen­ta ac­tual­men­te con un to­tal de 600 em­plea­dos en El Pa­so —en las áreas de dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción— y en la plan­ta de ma­nu­fac­tu­ra en Juá­rez. La producción va dirigida a clien­tes de paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Ir­lan­da, Es­ta­dos Uni­dos, Nue­va Ze­lan­da y Ale­ma­nia.

Pe­se a ser una em­pre­sa me­xi­ca­na aún no ha ex­plo­ra­do el mer­ca­do de Mé­xi­co, pe­ro Pa­la­cios anun­ció que con las cer­ti­fi­ca­cio­nes y el va­lor agre­ga­do de los pro­duc­tos na­cio­na­les pre­ten­den abrir­se ca­mino.

Pa­ra per­mear en to­dos los mer­ca­dos, Rexmed ha te­ni­do que ajus­tar­se a los es­tán­da­res de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA por sus si­glas en in­glés) y la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (Co­fe­pris) –per­mi­so ad­qui­ri­do es­te año–, de­bi­do a que la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos apli­ca­dos al cuer­po hu­mano es muy ri­gu­ro­sa.

PRO­DUC­TOS

La com­pa­ñía es­tá es­pe­cia­li­za­da en la fa­bri­ca­ción de dis­po­si­ti­vos pa­ra la apli­ca­ción de flui­dos (lí­qui­dos o ga­ses) al cuer­po.

Por ello, en las ma­nos de los tra­ba­ja­do­res fron­te­ri­zos es­tá la po­si­bi­li­dad de que un pa­cien­te con ca­ta­ra­tas vuel­va a ver, que com­ba­ta el cán­cer, o in­clu­so, re­ci­ba sus me­di­ca­men­tos con exac­ti­tud.

Rexmed fa­bri­ca una se­rie de bol­sas que son pa­ra­en­te­ra­les y en­te­ra­les (uti­li­za­das pa­ra sa­car flui­dos del cuer­po o pa­ra in­tro­du­cir­los), las cua­les son lle­na­das con tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia, sue­ros o anes­té­si­cos. Ade­más, ma­nu­fac­tu­ran kits pa­ra el ca­te­te­ris­mo car­dia­co y ban­das que dan so­por­te al tu­bo de la tra­queo­to­mía.

Pa­la­cios ex­pli­có que uno de los pro­duc­tos más im­por­tan­tes es fa­bri­ca­do pa­ra No­var­tis –es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de ca­ta­ra­tas–, el cual se com­po­ne de un sis­te­ma desecha­ble pa­ra la apli­ca­ción de flui­dos pa­ra las ope­ra­cio­nes ocu­la­res.

“El ca­se­te cuen­ta con una se­rie de tu­bos que se co­nec­tan al ojo pa­ra ha­cer la suc­ción y la lim­pie­za; uno de es­tos cuen­ta con una agu­ja al fi­nal del con­duc­to pa­ra man­te­ner la pre­sión del ojo y evi­tar que co­lap­se du­ran­te el pro­ce­di­mien­to)”, ex­pli­có.

Sin em­bar­go, el ge­ren­te de ope­ra­cio­nes afir­mó que la fa­bri­ca­ción de bom­bas de flui­dos es la ra­ma que más se ha desa­rro­lla­do ba­jo la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, lo­gran­do así la crea­ción de un dis­po­si­ti­vo me­cá­ni­co y uno elec­tró­ni­co.

La bom­ba elec­tró­ni­ca de in­fu­sión ‘Tri­ton’ lle­va un año en el mer­ca­do y, de acuer­do con Pa­la­cios, es­tá di­se­ña­da y fa­bri­ca­da por me­xi­ca­nos, un he­cho que ha lle­va­do a la fir­ma a ser de los po­cos desa­rro­lla­do­res de es­tos apa­ra­tos en el nor­te de Amé­ri­ca.

El ar­te­fac­to cuen­ta con un ran­go de pre­ci­sión del 100 por cien­to, y sir­ve no so­la­men­te pa­ra qui­mio­te­ra­pia, sino pa­ra una se­rie de me­di­ca­men­tos y anes­té­si­cos; ade­más cuen­ta con una ba­te­ría de lar­ga vi­da que pue­de du­rar des­co­nec­ta­da has­ta seis ho­ras, alar­mas an­ti­blo­queo y con­tra la for­ma­ción de bur­bu­jas.

La bom­ba me­cá­ni­ca ‘Bee li­te’ es mó­vil, di­se­ña­da pa­ra pro­ce­di­mien­tos po­so­pe­ra­to­rios, de­bi­do a que su prac­ti­ci­dad —es un apa­ra­to im­pul­sa­do por re­sor­te ca­li­bra­do, que es el que va em­pu­jan­do el pis­tón— ha­ce sen­ci­llo su uso.

Viene con un kit que in­clu­ye to­das las he­rra­mien­tas y cuen­ta con una ve­lo­ci­dad de flu­jo que va de los 30 mi­nu­tos has­ta las 7 ho­ras.

Pa­la­cios des­ta­có que el 60 por cien­to de sus pro­duc­tos van di­ri­gi­dos al área of­tál­mi­ca.

En lo que res­pec­ta a las bom­bas, son los úni­cos fa­bri­can­tes de apa­ra­tos de in­fu­sión en Mé­xi­co: “es una tec­no­lo­gía en la que so­mos úni­cos en el país y te­ne­mos una com­pe­ten­cia de no más de diez pro­duc­to­res en Es­ta­dos Uni­dos”.

DE­SA­RRO­LLO DE TA­LEN­TO

Des­de la in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad has­ta el de­sa­rro­llo de pro­fe­sio­nis­tas es­pe­cia­li­za­dos en las ope­ra­cio­nes en la em­pre­sa, son al­gu­nas de las ac­cio­nes que la fir­ma me­xi­ca­na ha lle­va­do a ca­bo en los úl­ti­mos años pa­ra im­pul­sar a su per­so­nal.

La em­pre­sa tie­ne un área de in­ves­ti­ga­ción que se ha abas­te­ci­do de egresados de las uni­ver­si­da­des lo­ca­les, de­bi­do a que no se quie­re des­apro­ve­char el ta­len­to exis­ten­te en la fron­te­ra y se pre­ten­de sa­car pro­ve­cho al per­so­nal ca­li­fi­ca­do.

“Con es­to no só­lo es­ta­mos pen­san­do en di­se­ñar nues­tros pro­duc­tos sino que es­ta­mos pen­san­do en qué otros pro­duc­tos po­de­mos desa­rro­llar en los pró­xi­mos años”, di­jo.

Rexmed, de acuer­do con Pa­la­cios, ha en­fren­ta­do la rotación por el re­sur­gi­mien­to de la maquila pa­gan­do me­jor: “nos pro­pu­si­mos ser de las tres em­pre­sas me­jor pa­ga­das del ra­mo en la ciu­dad y tu­vi­mos que ha­cer una re­in­ge­nie­ría de sa­la­rios, y fi­nal­men­te re­per­cu­tió so­bre el au­men­to ofi­cial de más de un 20 por cien­to”.

Di­jo que la em­pre­sa tie­ne per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad con­tra­ta­das, que en­tre otras cua­li­da­des tie­ne la de ser el per­so­nal más es­ta­ble en la em­pre­sa.

PRÓ­XI­MAS IN­VER­SIO­NES

La fir­ma me­xi­ca­na tie­ne pla­nes de cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos años en la fron­te­ra.

La plan­ti­lla de em­plea­dos se pre­ten­de am­pliar a 800 tra­ba­ja­do­res pa­ra ini­cios del 2019 de­bi­do a la ex­pan­sión que ten-

drán las plan­tas de Ciu­dad Juá­rez y el cen­tro de dis­tri­bu­ción de El Pa­so.

“Te­ne­mos pla­nes de in­ver­sión de al­re­de­dor de unos 5 ó 6 mi­llo­nes de dó­la­res en otra na­ve in­dus­trial del par­que Ber­mú­dez, eso sin ac­ti­vos fi­jos co­mo equi­po de pro­ce­so por la coin­ver­sión con los clien­tes; ade­más, en Es­ta­dos Uni­dos que­re­mos in­ver­tir al­re­de­dor de 4 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el cen­tro de al­ma­ce­na­mien­to”, ex­pli­có. jru­bio@readac­cion.dia­rio.com.mx

“PEN­SAR EN EL PA­CIEN­TE MÁS QUE EN SUS CLIEN­TES, LOS HOS­PI­TA­LES” SU FI­LO­SO­FÍA

Los pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra se rea­li­zan en cuar­tos lim­pios

Es más ba­ra­to cons­truír una na­ve que só­lo se­rá uti­li­za­da pa­ra in­ven­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.