OPI­NIÓN

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO

So­ña­do­res pa­ra cons­truir un me­jor fu­tu­ro, por Héc­tor Nú­ñez

Pa­ra su de­sa­rro­llo, Mé­xi­co ne­ce­si­ta re­te­ner ta­len­to y re­du­cir la fu­ga de ce­re­bros, ofre­cien­do atrac­ti­vas con­di­cio­nes de vi­da y pues­tos de tra­ba­jo so­bre­sa­lien­tes. Pe­ro ade­más, el país de­be bus­car re­tor­nar a los in­di­vi­duos des­ta­ca­dos que emi­gra­ron al ex­tran­je­ro.

Pue­de so­nar co­mo una lo­cu­ra bus­car que los me­xi­ca­nos re­gre­sen a su país des­pués de años vi­vien­do en otras la­ti­tu­des, cuan­do en las en­cues­tas del Ins­ti­tu­to PEW es­ti­ma que el 30 por cien­to de los me­xi­ca­nos vi­vien­do en Mé­xi­co, emi­gra­rían a otro país si tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad.

Pa­ra in­ten­tar al­go co­mo es­to es ne­ce­sa­rio es­tar con­ven­ci­do de que es­te es un buen país pa­ra vi­vir y que tam­bién se pue­de lo­grar un buen ni­vel de vi­da, si­mi­lar a la me­dia mun­dial de fa­mi­lias bien aco­mo­da­das.

Si ana­li­za­mos en de­ta­lle, se pue­den pre­sen­tar ar­gu­men­tos que pa­ra mu­chos re­sul­ta­rían atrac­ti­vos, co­mo el he­cho de que so­mos la on­cea­va po­ten­cia mun­dial, te­ne­mos una enor­me ri­que­za de bie­nes na­tu­ra­les, gran his­to­rial cul­tu­ral, re­la­ti­va ho­mo­ge­nei­dad de re­li­gión y et­ni­ci­dad, pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to po­si­ti­vas y un mer­ca­do de más de 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Un seg­men­to que apor­ta­ría a Mé­xi­co un gran va­lor agre­ga­do es atraer a los “drea­mers” de Es­ta­dos Uni­dos que tie­nen al­ta edu­ca­ción, son bi­lin­gües y son jó­ve­nes con pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to.

Los “drea­mers” son in­mi­gran­tes que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos sin du­cu­men­tos mi­gra­tio­rios, fue­ron lle­va­dos por sus pa­dres sien­do unos ni­ños.

Aho­ra, esos mi­gran­tes re­pre­sen­tan 2.1 mi­llo­nes de per­so­nas, de los cua­les el 71 por cien­to son me­xi­ca­nos que vi­ven —en cier­ta me­di­da— re­le­ga­dos de la so­cie­dad, la eco­no­mía y los ser­vi­cios.

Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma se pro­mul­gó un pro­gra­ma tem­po­ral que les da­ba la opor­tu­ni­dad de sa­lir de las som­bras y poder ob­te­ner un tra­ba­jo for­mal, ser­vi­cios pú­bli­cos, sa­lud, pa­gar im­pues­tos y ma­yor mo­vi­li­dad.

A es­te pro­yec­to lla­ma­do “Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia” o DACA se re­gis­tra­ron más de 900 mil “drea­mers” que cum­plie­ron con los re­qui­si­tos de te­ner en­ter 15 y 31 años de edad al 15 de ju­nio de 2012, ha­ber lle­ga­do a Es­ta­dos Uni­dos an­tes de cum­plir 16 años, ha­ber vi­vi­do en ese país a par­tir de 2007 o an­tes, con­tar con ba­chi­lle­ra­to y no an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Por el ran­go de edad de 15 a 31 años, mu­chos de ellos tie­nen gra­dos uni­ver­si­ta­rios y al­tos ni­ve­les de edu­ca­ción.

En la ac­tua­li­dad es­tos drea­mers es­tán sien­do su­je­tos a las de­ci­sio­nes que to­ma­rán en los pró­xi­mos 5 me­ses el Con­gre­so y pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

El re­sul­ta­do po­dría ser que el pro­gra­ma DACA se con­vir­tie­ra en per­ma­nen­te con un ca­mino du­rec­to a la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se, o en el peor de los ca­sos, se­rían de­por­ta­dos a sus paí­ses ori­gen, aho­ra que es­tán ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­dos.

En otras palabras es­tán su­frien­do un am­bien­te muy hos­til, que genera in­cer­ti­dum­bre, es­trés y an­sie­dad, ade­más de en­fren­tar­se a gru­pos de la so­cie­dad con sen­ti­mien­tos y com­por­ta­mien­tos ra­cis­tas.

Co­mo so­cie­dad y la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial es po­si­ble ini­ciar una cam­pa­ña pa­ra se­du­cir y atraer a es­tos drea­mers, pa­ra que re­gre­sen de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria con­ven­ci­dos de que pue­den ha­cer­se en Mé­xi­co un fu­tu­ro igual o me­jor al que pue­den as­pi­rar en Es­ta­dos Uni­dos.

Si bien Mé­xi­co no es un país con una vas­ta op­ción de opor­tu­ni­da­des, el eco­sis­te­ma no im­pi­de a los ver­da­de­ros lí­de­res de lo­grar sus pla­nes, desa­rro­llar y cre­cer em­pre­sas. En es­te país, a un buen lí­der le se­rá po­si­ble lo­grar un buen ni­vel de vi­da, pues aquí no se tie­ne que preo­cu­par de su ori­gen, de su ra­za, de su cul­tu­ra, de su idio­ma, y me­nos en­fren­tar un am­bien­te don­de se le se­ña­le por su co­lor de piel o cul­tu­ra.

Es una reali­dad que mu­chos ya tie­nen una vi­da he­cha con fa­mi­lia, hi­jos, ca­sas y has­ta ne­go­cios. Sin em­bar­go tam­bién tie­nen la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir a qué de­di­car­se, don­de vi­vir y dón­de for­mar un pa­tri­mo­nio.

Pa­ra Me­xi­co se­ría de gran uti­li­dad atraer es­te seg­men­to de la po­bla­ción ya que ven­dría con edu­ca­ción, ma­ne­jo de mer­ca­dos, len­gua­je dual, y otras ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas que los ha­cen más pro­cli­ves a desa­rro­llar ne­go­cios y ri­que­za.

La me­jor for­ma de ja­lar­los es ha­cer que nues­tras co­mu­ni­da­des sean atrac­ti­vas con en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar, frac­cio­na­mien­tos con di­se­ños atrac­ti­vos, en­torno agra­da­ble, es­cue­las acon­di­cio­na­das y más.

No es fá­cil pen­sar que es­te país pue­da atraer a sus con­na­cio­na­les, sin em­bar­go no es tan dis­pa­ra­ta­do si co­men­za­mos a des­cu­brir nues­tras for­ta­le­zas —que las te­ne­mos— y ven­ta­jas.

Re­cor­de­mos que el fu­tu­ro eco­nó­mi­co de un país re­quie­re de sus mejores hom­bres y mu­je­res es­tén don­de es­tén y es­pe­re­mos que la si­tua­ción de los “drea­mers” pue­da so­lu­cio­nar­se pa­ra bien de ellos y de sus fa­mi­lias.

Y si por cues­tio­nes del des­tino tu­vie­ran que re­gre­sar a Mé­xi­co no sea de ma­ne­ra for­za­da re­fle­jan­do frus­tra­ción y fra­ca­so, sino que sea vo­lun­ta­ria y con las mejores ex­pec­ta­ti­vas de éxi­to po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.