EL SA­LA­RIO EMO­CIO­NAL TAM­BIÉN ES IM­POR­TAN­TE

Es tan im­por­tan­te que pue­de ser la ra­zón por la que un tra­ba­ja­dor de­ci­da ir­se o que­dar­se en la em­pre­sa

Manufactura (Paso del Norte) - - MANUFACTURA - Iris González / El Dia­rio

Aun­que el di­ne­ro es to­da­vía uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les pa­ra que una per­so­na acep­te o per­ma­nez­ca en un em­pleo, exis­ten otros ele­men­tos que los tra­ba­ja­do­res to­man en cuen­ta, co­mo son opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo o cre­ci­mien­to, pres­ta­cio­nes y el ba­lan­ce den­tro y fue­ra de la com­pa­ñía.

Ase­so­rías en ca­sos ju­rí­di­cos, per­so­na­les y ci­vi­les, aten­ción mé­di­ca gra­tui­ta, ade­más de de­par­ta­men­tos de psi­co­lo­gía, ca­fe­te­ría y trans­por­te, son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que lle­van a ca­bo com­pa­ñías jua­ren­ses pa­ra crear una agra­da­ble at­mós­fe­ra la­bo­ral.

Se tra­ta del sa­la­rio emo­cio­nal, con­cep­to aso­cia­do a la re­tri­bu­ción de un em­plea­do en la que se in­clu­yen cues­tio­nes de ca­rác­ter no eco­nó­mi­co, con el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des per­so­na­les, fa­mi­lia­res o pro­fe­sio­na­les.

Las com­pa­ñías del sec­tor in­dus­trial son quie­nes más re­cu­rren a es­te ti­po de prác­ti­cas pa­ra ayu­dar de es­ta ma­ne­ra re­te­ner a los tra­ba­ja­do­res ante el dé­fi­cit de 11 mil tra­ba­ja­do­res que tie­nen.

Ma­ría Te­re­sa Delgado Za­ra­te, pre­si­den­ta de Ín­dex en Ciu­dad Juá­rez, ex­pli­có que se tra­ta de re­com­pen­sas no eco­nó­mi­cas que a los em­plea­dos les gus­ta, lo que ha­ce a su vez que de­ci­dan per­ma­ne­cer en la em­pre­sa.

“No se tra­ta de re­ci­bir una ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro, sino de re­ci­bir pres­ta­cio­nes que el tra­ba­ja­dor en­tien­de co­mo be­ne­fi­cios más va­lio­sos que un au­men­to de suel­do”, dijo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.