Des­tre­za ma­nual, el se­cre­to de Fau­re­cia

Pro­du­ce 1,500 kits de fun­das pa­ra asien­tos, gra­cias a su uso in­ten­si­vo de mano de obra

Manufactura - - CONTENIDO - -Ivet Ro­drí­guez/en­via­da

Pro­du­ce 1,500 its de fun­das pa­ra asien­tos, gra­cias a su uso in­ten­si­vo de mano de obra

HUE­JOT­ZIN­GO, PUE.- La fir­ma fran­ce­sa Fau­re­cia eli­gió es­ta ciu­dad pa­ra ins­ta­lar una plan­ta y pro­du­cir fun­das pa­ra asien­tos au­to­mo­tri­ces. Lo hi­zo por­que la con­fec­ción es una ope­ra­ción in­ten­si­va en mano de obra, que re­quie­re pre­ci­sión y un cos­to com­pe­ti­ti­vo. Es­tos atri­bu­tos los en­con­tró en Mé­xi­co.

En es­ta plan­ta tra­ba­jan 1,200 ope­ra­do­res en la con­fec­ción de fun­das pa­ra los asien­tos de los mo­de­los Mer­ce­des Benz Cla­se M, Buick La­cros­se y Nis­san Ro­gue, di­jo Pie­rre Cal­mus, di­rec­tor ge­ne­ral de la di­vi­sión de asien­tos de Fau­re­cia en Mé­xi­co.

Los pedidos lle­gan con dos o tres se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción. A par­tir de las pe­ti­cio­nes, se en­car­ga la ma­te­ria pri­ma a pro­vee­do­res de Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Chi­na.

El vi­ni­lo lle­ga de Ale­ma­nia, el tex­til de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. En Mé­xi­co, la rma com­pra un po­co de te­la y vi­ni­lo, así co­mo to­da la piel, con pro­vee­do­res de León, San Luis Po­to­sí y Sal­ti­llo, de­ta­lló el di­rec­ti­vo du­ran­te un re­co­rri­do.

La pro­duc­ción arran­ca con el cor­te del ma­te­rial. Es­to se ha­ce en cor­ta­do­ras au­to­má­ti­cas (mar­ca Lec­tra) que op­ti­man el aco­mo­do de las pie­zas y re­du­cen el des­per­di­cio del ma­te­rial.

To­das las pie­zas se cla­si can en ca­jas de­pen­dien­do de la par­te de la fun­da a la que se­rán des­ti­na­das: ca­be­za­les, asien­to de con­duc­tor, co­pi­lo­to o tra­se­ro.

Pos­te­rior­men­te, las ca­jas se man­dan al área de cos­tu­ra, com­pues­ta por 19 lí­neas de pro­duc­ción, ca­da una es­tá de­di­ca­da a una par­te del asien­to. Los ope­ra­do­res unen las pie­zas con la ayu­da de má­qui­nas de co­ser, cu­yas agu­jas son más grue­sas que las que se usan en la con­fec­ción de pren­das. Ha­cer­lo re­quie­re de des­tre­za ma­nual y ra­pi­dez, pues no so­lo se tra­ta de unir las pie­zas sino de ha­cer di­ver­sos di­se­ños con el hi­lo, co­mo rom­bos o lí­neas do­bles.

En es­ta ins­ta­la­ción se fa­bri­can 1,000 ver­sio­nes dis­tin­tas de fun­das. Tan so­lo pa­ra Mer­ce­des Benz hay 700 va­ria­cio­nes, de­pen­dien­do de la com­bi­na­ción del ma­te­rial, co­lor y el di­se­ño de la cos­tu­ra.

To­das las fun­das se ex­por­tan a di­ver­sas plan­tas de Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, las de Mer­ce­des Benz se man­dan a otra plan­ta que Fau­re­cia tie­ne en Ala­ba­ma, don­de se ar­man los asien­tos, que a su vez se en­tre­gan a la plan­ta que la ar­ma­do­ra tie­ne en el mis­mo es­ta­do.

En es­ta plan­ta dia­ria­men­te se co­sen 1,500 kits de fun­das. Pro­du­cir en Pue­bla es seis ve­ces más ba­ra­to que en Es­ta­dos Uni­dos, pues Mé­xi­co ofre­ce cos­tos de mano de obra más ba­jos, di­jo Cal­mus.

En sep­tiem­bre, Fau­re­cia inau­gu­ró una nue­va plan­ta, tam­bién en Hue­jot­zin­go, pa­ra pro­du­cir 125,000 asien­tos pa­ra el mo­de­lo Fron­tier que se en­sam­bla en la plan­ta de Cuer­na­va­ca de Nis­san.†

En es­ta plan­ta dia­ria­men­te se co­sen 1,500 kits de fun­das. Pro­du­cir en Pue­bla es en­tre cin­co y seis ve­ces más ba­ra­to que en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.