Im­par­ten jus­ti­cia dis­cre­cio­nal

LA HIS­TO­RIA DE LOS JUE­CES QUE, ME­DIAN­TE TRÁ­FI­CO DE IN­FLUEN­CIAS Y CO­RRUP­CIÓN, FA­VO­RE­CIE­RON A UNAS CUAN­TOS EM­PRE­SA­RIOS PA­RA IM­POR­TAR AU­TOS USA­DOS

Manufactura - - CONTENIDO - IVET RO­DRÍ­GUEZ / EN­VIA­DA

La his­to­ria de los jue­ces que, me­dian­te trá­fi­co de in­fluen­cias y co­rrup­ción, fa­vo­re­cie­ron a unas cuan­tos em­pre­sa­rios pa­ra im­por­tar au­tos usa­dos

ME­XI­CA­LI, BC.– Des­de su o ci­na, ubi­ca­da al fon­do de un pa­si­llo la­be­rín­ti­co en el edi cio del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción de es­ta ciu­dad, el juez Juan Ma­nuel Se­rra­tos Gar­cía abrió el gri­fo de un ne­go­cio mi­llo­na­rio. Apro­ve­chó sus car­tas co­mo juez ter­ce­ro de dis­tri­to en Ba­ja Ca­li­for­nia y dio in­mu­ni­dad le­gal a un pu­ña­do de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios lo­ca­les pa­ra im­por­tar, a des­ta­jo, au­tos usa­dos.

Por su es­cri­to­rio des la­ron de­ce­nas de ex­pe­dien­tes de jui­cios de am­pa­ro so­li­ci­ta­dos por cien­tos de per­so­nas que te­nían su

mo­dus vi­ven­di en la re­ven­ta de au­tos usa­dos traí­dos de Es­ta­dos Uni­dos.

El fun­cio­na­rio, echan­do mano de ar­gu­cias le­ga­les, los agi­li­za­ba o de­te­nía se­gún con­vi­nie­ra a sus in­tere­ses y a los de al­gu­nos ami­gos.

Ma­nu­fac­tu­ra do­cu­men­tó el ca­so de Hum­ber­to Obet Mon­tiel He­rre­ra, aho­ra dipu­tado su­plen­te en el con­gre­so de Ba­ja Ca­li­for­nia, quien, con los fa­vo­res de Se­rra­tos Gar­cía y otros fun­cio­na­rios del Juz­ga­do, ob­tu­vo al­re­de­dor de 20 sus­pen­sio­nes de am­pa­ro que le han per­mi­ti­do cru­zar más de la mi­tad del to­tal de los au­tos im­por­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, de 2010 a la fe­cha.

El res­to de las im­por­ta­cio­nes las rea­li­za­ron Gru­po Em­pre­sa­rial Yam­ve, Es­truc­tu­ra Au­to­mo­triz, Imex Ser­vi­cios Adua­na­les y Gru­po Es­tra­té­gi­co en Co­mer­cio Ex­te­rior TJ. Em­pre­sas, pro­pie­dad de agen­tes adua­na­les, ca­si­ne­ros y em­pre­sa­rios lo­ca­les, que tam­bién se vie­ron fa­vo­re­ci­dos por los jue­ces de los juz­ga­dos se­gun­do y ter­ce­ro de dis­tri­to en el es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia.

Tan só­lo en 2010, año en que se pro­mo­vie­ron los pri­me­ros jui­cios de am­pa­ro, es­tas em­pre­sas im­por­ta­ron unas 400,000 uni­da­des, ge­ne­ran­do ga­nan­cias por cer­ca de tres mi­llo­nes de dó­la­res (MDD), de acuer­do con cálcu­los de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo (Ca­na­co) Me­xi­ca­li.

Un mon­to que se re­par­tía en­tre los ‘am­pa­ra­dos’ —que es co­mo los lo­te­ros lla­man a es­tas em­pre­sas—, pe­ro tam­bién en­tre los fun­cio­na­rios fa­ci­li­ta­do­res.

OPA­CI­DAD

En di­ciem­bre de 2008, el en­ton­ces pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón pu­bli­có el pri­mer

De­cre­to por el que se re­gu­la la im­por­ta­ción de­fi­ni­ti­va de vehícu­los usa­dos.

De­ce­nas de lo­te­ros de­di­ca­dos a la im­por­ta­ción y re­ven­ta de au­tos usa­dos traí­dos de Es­ta­dos Uni­dos, vie­ron ame­na­za­dos sus in­tere­ses con la me­di­da que, en la prác­ti­ca, po­dría lle­gar a en­ca­re­cer el cru­ce de los vehícu­los.

En Me­xi­ca­li, unos 800 lo­te­ros acu­die­ron a los juz­ga­dos se­gun­do y ter­ce­ro de dis­tri­to de Ba­ja Ca­li­for­nia pa­ra so­li­ci­tar un am­pa­ro con­tra la me­di­da. Los pri­me­ros jui­cios se abrie­ron en 2010.

Un jui­cio de es­te ti­po es un re­cur­so le­gal que pue­de du­rar va­rios años, ex­pli­ca So­nia Ve­ne­gas, doc­to­ra en De­re­cho, es­pe­cia­li­za­da en ma­te­ria ad­mi­nis­tra­ti­va, por lo que la al­ter­na­ti­va pa­ra los lo­te­ros en ese mo­men­to era ob­te­ner una ‘sus­pen­sión pro­vi­sio­nal’, un do­cu­men­to que neu­tra­li­za­ba las dis­po­si­cio­nes del De­cre­to pa­ra se­guir im­por­tan­do ‘a la an­tig ita’, mien­tras se re­sol­vía el jui­cio.

De las de­ce­nas de ex­pe­dien­tes que se abrie­ron al res­pec­to, en­tre 2010 y 2013, al­gu­nos de los jue­ces a car­go só­lo otor­ga­ron unas 20 sus­pen­sio­nes pro­vi­sio­na­les, cau­san­do sus­pi­ca­cias en­tre los lo­te­ros res­pec­to a los cri­te­rios to­ma­dos por los fun­cio­na­rios pa­ra agi­li­zar unos po­cos y en­tor­pe­cer el cur­so de la ma­yo­ría de los ex­pe­dien­tes.

Una in­ves­ti­ga­ción del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral (CJF) re­ve­la­ría que la ra­zón de es­ta dis­cre­cio­na­li­dad en el ma­ne­jo de los jui­cios obe­de­ció a ma­las prác­ti­cas de los jue­ces.

“Co­bra­ban co­mi­sio­nes por agi­li­zar los am­pa­ros; in­clu­so, su­pi­mos que lle­ga­ron a re­ci­bir un por­cen­ta­je por ca­da vehícu­lo que im­por­ta­ban”, ase­gu­ra Jo­sé Ma­nuel Hur­ta­do, lo­te­ro y ac­tual pre­si­den­te de la Ca­na­co Me­xi­ca­li.

La ma­yo­ría de las sus­pen­sio­nes pro­vi­sio­na­les fue­ron li­be­ra­das por el juz­ga­do Ter­ce­ro de Dis­tri­to, ubi­ca­do en el edi cio del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, en el co­ra­zón de la pla­za cí­vi­ca de Me­xi­ca­li. El prin­ci­pal be­ne cia­rio de los am­pa­ros fue el po­lí­ti­co y em­pre­sa­rio Hum­ber­to Obet Mon­tiel He­rre­ra.

En Me­xi­ca­li, unos 800 lo­te­ros acu­die­ron a los juz­ga­dos Se­gun­do y Ter­ce­ro de Dis­tri­to de Ba­ja Ca­li­for­nia pa­ra so­li­ci­tar un am­pa­ro con­tra la me­di­da. Los pri­me­ros jui­cios se abrie­ron en 2010.

El CJF do­cu­men­tó di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des du­ran­te el tiem­po que Se­rra­tos Gar­cía es­tu­vo al fren­te del juz­ga­do, en­tre 2009 y 2011, pa­ra fa­vo­re­cer al­gu­nos jui­cios de am­pa­ro in­ter­pues­tos por apo­de­ra­dos le­ga­les de Mon­tiel He­rre­ra. Por ejem­plo, se ad­mi­tie­ron di­ver­sas am­plia­cio­nes de la de­man­da del jui­cio de am­pa­ro 414, aun cuan­do quien las pro­mo­vió no te­nía fa­cul­ta­des en ello.

Es­te jui­cio de am­pa­ro fue in­ter­pues­to en 2010 por Ka­ri­na Mon­tiel Ver­du­go, so­bri­na de Hum­ber­to Obet Mon­tiel He­rre­ra, a nom­bre de la em­pre­sa Dis­tri­bu­ción de Co­mer­cio Ex­te­rior Asia Mé­xi­co, se­gún se lee en el ex­pe­dien­te del ca­so.

Se­rra­tos Gar­cía de­jó el car­go en 2011 y en su lu­gar lle­gó Jo­sé Neals An­dré Nalda, un abo­ga­do egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Coahui­la, res­pon­sa­ble de fa­vo­re­cer al me­nos una de­ce­na de jui­cios de am­pa­ro, la ma­yo­ría pro­mo­vi­dos por em­pre­sas de Mon­tiel He­rre­ra.

Un ejem­plo de las irre­gu­la­ri­da­des es la de­man­da 786, in­ter­pues­ta en 2010 por Gru­po In­te­gral de Ser­vi­cios Lo­gís­ti­cos Pre­mier. An­dré Nalda no no­ti có a to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das en el jui­cio (en­tre ellas, au­to­ri­da­des de la Se­cre­ta­ría de Economía, de la Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te y Ad­mi­nis­tra­do­res de Adua­nas), y ce­le­bró las au­dien­cias sin que es­tu­vie­ran to­dos los in­tere­sa­dos pre­sen­tes, re­ve­la la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el CJF.

Gru­po In­te­gral de Ser­vi­cios Lo­gís­ti­cos Pre­mier se creó en 2007 y tie­nen co­mo apo­de­ra­da le­gal a Ka­ri­na Mon­tiel Ver­du­go, so­bri­na de Mon­tiel He­rre­ra, se­gún cons­ta en las ac­tas cons­ti­tu­ti­vas de las so­cie­da­des ob­te­ni­das en el Re­gis­tro Pú­bli­co de la Pro­pie­dad de Me­xi­ca­li.

La in­ves­ti­ga­ción del CJF re­ve­la que otras de­man­das fa­vo­re­ci­das por An­dré Nalda fue­ron las 518, 519, 596, 599 y 751, so­li­ci­ta­das en 2012 por otras em­pre­sas de Mon­tiel He­rre­ra —re­gis­tra­das a nom­bre de fa­mi­lia­res o ami­gos cer­ca­nos— co­mo Gru­po de Co­mer­cio Ex­te­rior Glo­ba­li­za­do, Dis­tri­bu­ción Mun­dial de Tex­til, Pro­mo­to­ra Mul­ti­na­cio­nal de Co­mer­cio Ex­te­rior, Ser­vi­cios In­te­gra­les de Lo­gís­ti­ca y Agen­cia Adua­nal Fran­tiel.

Pe­se a que es­tas irre­gu­la­ri­da­des se de­nun­cia­ron con­for­me su­ce­dían, el juez An­dré Nalda se man­tu­vo en el car­go has­ta prin­ci­pios de 2014, cuan­do fue re­mo­vi­do de su car­go y re­ubi­ca­do en el juz­ga­do dé­ci­mo de dis­tri­to de Gue­rre­ro.

En su lu­gar que­dó Te­re­sa de Je­sús Sandoval Ro­drí­guez, su se­cre­ta­ria de fun­cio­nes, quien du­ró só­lo unos me­ses en el car­go, pues tam­bién se le in­ves­ti­gó por pre­sun­tas ma­las prác­ti­cas.

La in­ves­ti­ga­ción del CJF de­mos­tró que Sandoval Ro­drí­guez, al igual que otros se­cre­ta­rios de fun­cio­nes, co­me­tie­ron omi­sio­nes y des­cui­dos en va­rios jui­cios de am­pa­ro pro­mo­vi­dos con­tra el lla­ma­do De­cre­to Au­to­mo­triz.

Mon­tiel He­rre­ra tam­bién con­si­guió la ayu­da de Mar­tín Leo­pol­do Sal­ci­do Gar­cía, se­cre­ta­rio del Juz­ga­do Pri­me­ro de Dis­tri­to de Ba­ja Ca­li­for­nia, que pe­se a que es ser­vi­dor pú­bli­co en fun­cio­nes, sir­vió co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal en los jui­cios de am­pa­ro in­ter­pues­tos por otras em­pre­sas del po­lí­ti­co.

La in­ves­ti­ga­ción del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra mues­tra que el abo­ga­do egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia fun­gió co­mo el ‘au­to­ri­za­do de la par­te que­jo­sa’ en los jui­cios de am­pa­ro 786, 467, 529, 533, 518, 519 y 596, in­ter­pues­tas en­tre 2010 y 2012, tiem­po en el que se en­con­tra­ba en fun­cio­nes co­mo ser­vi­dor pú­bli­co. To­das es­tas de­man­das, por cier­to, se pre­sen­ta­ron en el Juz­ga­do Ter­ce­ro de Dis­tri­to.

El fun­cio­na­rio “in­cum­plió con el ar­tícu­lo 101 de la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral” —di­ce la in­ves­ti­ga­ción de es­te or­ga­nis­mo—, el cual es­ta­ble­ce que los se­cre­ta­rios de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia (SCJ), no po­drán, en nin­gún ca­so, acep­tar ni desem­pe­ñar em­pleo o en­car­go de par­ti­cu­la­res.

Por ejem­plo, en el ex­pe­dien­te del jui­cio 467, in­ter­pues­to en 2011 por la em­pre­sa Im­por­ta­ción y Dis­tri­bu­ción Tex­til, Mar­tín Leo­pol­do Sal­ci­do Gar­cía apa­re­ce co­mo apo­de­ra­do le­gal, se­gún se lee en el do­cu­men­to en po­der de Ma­nu­fac­tu­ra.

Sal­ci­do Gar­cía tam­bién sir­vió co­mo apo­de­ra­do le­gal en el ac­ta cons­ti­tu­ti­va de la em­pre­sa Ser­vi­cios Tras­na­cio­na­les de Co­mer­cio Ex­te­rior. Se­gún el do­cu­men­to ob­te­ni­do en el Re­gis­tro Pú­bli­co de la Pro­pie­dad de Me­xi­ca­li, es­ta em­pre­sa se creó el 11 de ju­lio de 2012 y tie­ne co­mo so­cios fun­da­do­res a Lau­ro Gar­cía Cid y a Car­men Mar­tín Lan­da.

IN­MU­NI­DAD LE­GAL

Gra­cias al apo­yo de es­tos jue­ces y se­cre­ta­rios, Mon­tiel He­rre­ra ob­tu­vo ca­si una vein­te­na de sus­pen­sio­nes pro­vi­sio­na­les, las cua­les lo blin­da­ron an­te el De­cre­to Au­to­mo­triz y di­ver­sos re­que­ri­mien­tos de la Se­mar­nat. Una in­mu­ni­dad que du­ra­ría mien­tras los jui­cios de am­pa­ro si­guie­ran su cur­so.

“Un jui­cio de am­pa­ro se pue­de alar­gar años, de­pen­dien­do de có­mo los jue­ces va­yan desaho­gan­do las prue­bas”, ase­gu­ra Ve­ne­gas. Es­tan­car los pro­ce­sos, a n de per­pe­tuar el be­ne cio de las sus­pen­sio­nes pro­vi­sio­na­les, fue lo que hi­cie­ron los fun­cio­na­rios ‘ami­gos’ de Mon­tiel He­rre­ra.

En los es­cri­to­rios del juz­ga­do ter­ce­ro aún pue­den ver­se ex­pe­dien­tes de los jui­cios de am­pa­ro in­ter­pues­tos des­de los tiem­pos de Se­rra­tos Gar­cía. Son mi­les de fo­jas den­tro de fol­ders de co­lo­res, api­la­dos uno so­bre otro.

Mien­tras los fun­cio­na­rios se en­car­ga­ban de alar­gar los pro­ce­sos, Mon­tiel He­rre­ra cru­za­ba dia­ria­men­te un va­ria­do me­nú de vehícu­los, des­de mo­de­los de en­tre cua­tro y seis ci­lin­dros, vans, ca­mio­nes y trac­to­ca­mio­nes. En cin­co días po­día im­por­tar has­ta 900 vehícu­los por to­das las adua­nas don­de te­nía ope­ra­cio­nes; en

to­tal, es­ta ci­fra equi­va­lía a 60% de las im­por­ta­cio­nes to­ta­les de au­tos, se­gún da­tos de la Ca­na­co.

Ni Mon­tiel He­rre­ra, ni las otras em­pre­sas ‘am­pa­ra­das’, se de­di­can for­mal­men­te a la ven­ta de au­tos, sino que, gra­cias a las sus­pen­sio­nes re­ci­bi­das, sir­ven co­mo in­ter­me­dia­rias en­tre la au­to­ri­dad adua­nal y los lo­te­ros pa­ra im­por­tar vehícu­los a cam­bio de una co­mi­sión que os­ci­la en­tre 600 y 1,000 dó­la­res, de acuer­do con al­gu­nas lis­tas de pre­cios que ma­ne­jan es­tas em­pre­sas. El co­bro de es­tas co­mi­sio­nes era el ne­go­cio.

CE­SAN A JUE­CES

Ba­jo es­te mo­dus ope­ran­di in­gre­sa­ron al país unos 2.2 mi­llo­nes de au­tos usa­dos im­por­ta­dos en­tre 2010 y 2014, una ofer­ta que, por su ba­jo cos­to, aco­tó la ven­tas de au­tos se­mi­nue­vos y nue­vos na­cio­na­les, cau­san­do el des­con­ten­to de las ar­ma­do­ras y dis­tri­bui­do­ras lo­ca­les.

La úni­ca sa­li­da, era agi­li­zar los jui­cios de am­pa­ro pa­ra de­jar sin efec­to las sus­pen­sio­nes pro­vi­sio­na­les otor­ga­das por los jue­ces, sin em­bar­go, es­to no ocu­rri­ría con ellos al fren­te.

Ca­da mes, los lí­de­res gre­mia­les del sec­tor, Eduar­do So­lís, de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de la in­dus­tria Au­to­mo­triz (AMIA)y Gui­ller­mo Ro­sa­les, di­rec­tor ad­jun­to de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Dis­tri­bui­do­res de Au­to­mo­to­res (AMDA), ape­la­ban a las al­tas es­fe­ras del po­der ju­di­cial pa­ra que in­ves­ti­ga­ran a los jue­ces fa­ci­li­ta­do­res de los am­pa­ros.

En 2012, la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral ini­ció un pro­ce­di­mien­to de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na a cin­co jue­ces —Se­rra­tos Gar­cía y An­dré Nalda, en­tre ellos— con la na­li­dad de re­vi­sar la le­ga­li­dad de las sus­pen­sio­nes otor­ga­das a ‘em­pre­sas im­por­ta­do­ras’ de au­to­mó­vi­les usa­dos.

La in­ves­ti­ga­ción con­clu­yó que, en los juz­ga­dos Se­gun­do y Ter­ce­ro de Dis­tri­to, se otor­ga­ron nue­ve de ca­da 10 sus­pen­sio­nes con­tra el De­cre­to Au­to­mo­triz, que es­pe­ci ca el ti­po y an­tig edad de vehícu­los su­je­tos a la in­ter­na­ción a te­rri­to­rio me­xi­cano, pre­vio pa­go de im­pues­tos, y las li­mi­ta­cio­nes en ma­te­ria am­bien­tal de di­chos au­to­mo­to­res.

El Con­se­jo de­ter­mi­nó sus­pen­der, de ma­ne­ra in­de ni­da, y ncar res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas al juez Jo­sé Neals An­dré Nalda y al ma­gis­tra­do Juan Ma­nuel Se­rra­tos Gar­cía por “no pre­ser­var la im­par­cia­li­dad pro­pia de la fun­ción ju­di­cial en el desem­pe­ño de sus la­bo­res du­ran­te el trá­mi­te y re­so­lu­ción de al me­nos 15 am­pa­ros”.

El or­ga­nis­mo tam­bién in­ves­ti­gó a cin­co se­cre­ta­rios —Mar­tín Leo­pol­do Sal­ci­do Gar­cía, Car­los Ca­ta­ño González, Pa­tri­cia Áva­los Cor­ne­jo, Te­re­sa de Je­sús Sandoval Ro­drí­guez y Ar­man­do Ochoa Lo­za—, quie­nes fue­ron de­nun­cia­dos por otros lo­te­ros li­ti­gan­tes por ha­ber be­ne cia­do a só­lo a al­gu­nos im­por­ta­do­res.

GOL­PE A LAS IM­POR­TA­CIO­NES

Los lí­de­res gre­mia­les del sec­tor au­to­mo­triz es­pe­ran que con la lle­ga­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción se agi­li­ce la re­so­lu­ción de los jui­cios de am­pa­ro, y que se nie­gue el re­cur­so, se­gún la ju­ris­pru­den­cia (cri­te­rio so­bre un pro­ble­ma ju­rí­di­co que fue es­ta­ble­ci­do por sen­ten­cias pre­vias) que se tie­ne en la ma­te­ria.

En mar­zo de 2013, la SCJN apro­bó una te­sis de ju­ris­pru­den­cia que de­ter­mi­na que so­li­ci­tar el cer­ti ca­do de ori­gen, co­mo re­qui­si­to pa­ra la im­por­ta­ción de au­to­mó­vi­les usa­dos, no con­tra­vie­ne el li­bre co­mer­cio, co­mo se ar­gu­men­ta­ba en los jui­cios de am­pa­ro.

A par­tir de es­ta te­sis se em­pe­za­ron a re­sol­ver va­rios am­pa­ros, co­mo los pro­mo­vi­dos por JC Au­tos y Ser­vi­cios, Co­mer­cia­li­za­do­ra Gru­po Mu­so, Dis­tri­bu­ción de Co­mer­cio Ex­te­rior Asia Mé­xi­co, Vio­le­ta Adauh Ro­drí­guez Ti­na­je­ro y Co­mer­cia­li­za­do­ra ATCS.

Pa­ra­le­la­men­te, en agos­to de 2014, la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co

(SHCP) ini­ció con un reor­de­na­mien­to en la im­por­ta­ción de au­tos. En­tre las me­di­das tomadas por la de­pen­den­cia es­tá que to­do vehícu­lo ex­tran­je­ro que ini­cie un trá­mi­te de ni­ti­vo de in­gre­so de­be pre­sen­tar fac­tu­ra ori­gi­nal y el ship­per ex­port, un sello de la adua­na de Es­ta­dos Uni­dos que se ten­drá que ob­te­ner al cru­zar el au­to­mó­vil a te­rri­to­rio me­xi­cano.

Es­ta me­di­da, pu­bli­ca­da en el Dia­rio O cial de la Fe­de­ra­ción (DOF) el 29 de agos­to de 2014, pa­ra­li­zó al día si­guien­te to­das las ac­ti­vi­da­des de em­pre­sas im­por­ta­do­ras, agen­cias adua­na­les y yar­das (es­ta­ble­ci­mien­tos de ven­ta de au­tos usa­dos), re­cuer­da Hur­ta­do, de la Ca­na­co.

Aho­ra que la SHCP apre­tó la lla­ve del gri­fo, los vehícu­los usa­dos pa­san a cuen­ta­go­tas por las adua­nas fron­te­ri­zas.

“Ten­go cin­co ca­rros de­te­ni­dos en un es­ta­cio­na­mien­to de Ca­le­xi­co (ciu­dad fron­te­ri­za que co­lin­da con Me­xi­ca­li) des­de ha­ce un mes”, di­jo ‘Ja­vier’, un lo­te­ro que ven­de sus au­tos en un tian­guis co­no­ci­do co­mo El Ca­ba­lli­to.

Las ar­ma­do­ras y sus dis­tri­bui­do­ras ya han pues­to ma­nos a la obra pa­ra apro­ve­char es­te cue­llo de bo­te­lla, con pla­nes de nan­cia­mien­to y pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les bus­ca­rán re­con­quis­tar al clien­te fron­te­ri­zo, un mercado de al­re­de­dor de me­dio mi­llón de uni­da­des anua­les.

Mien­tras es­to su­ce­de, Mon­tiel He­rre­ra, quien no es­tu­vo dis­po­ni­ble pa­ra dar su ver­sión de los he­chos, si­gue co­deán­do­se con jue­ces de Me­xi­ca­li. Me­dios lo­ca­les re­por­ta­ron que, a me­dia­dos del año pa­sa­do, el dipu­tado asis­tió a un con­cier­to en com­pa­ñía de Ge­rar­do Ma­nuel Villar Castillo, ma­gis­tra­do del Ter­cer Tri­bu­nal Co­le­gia­do del Dé­ci­mo Quin­to Cir­cui­to.

Lo­te de au­tos usa­dos cer­ca si­tua­do si­tua­da en la Me­sa de Otay, al bor­de de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre 2010 y 2014, in­gre­sa­ron a Mé­xi­co 2.2 mi­llo­nes de au­tos usa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.