Au­to­mo­triz si­gue una ru­ta ‘ver­de’

En las plan­tas au­to­mo­tri­ces, se bus­ca cum­plir con las nor­mas pa­ra evi­tar im­pac­tos ne­ga­ti­vos ha­cia el me­dio am­bien­te, a tra­vés de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos más efi­cien­tes

Manufactura - - COLUMNA - MAU­RI­CIO KU­RI Di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fon­do Unido Mé­xi­co, ca­te­drá­ti­co de RR.PP y Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca del ITESM. Es­pe­cia­lis­ta en la in­dus­tria au­to­mo­triz.

“To­das las plan­tas ma­ne­jan al­tos es­tán­da­res en el ma­ne­jo de re­cur­sos”.

Si pen­sa­mos en un sec­tor in­dus­trial que ha­ya es­ta­ble­ci­do al­tos es­tán­da­res en el ma­ne­jo de re­cur­sos na­tu­ra­les, re­ci­cla­je de ma­te­ria­les y con­fi­na­mien­to ade­cua­do de re­si­duos, in­me­dia­ta­men­te evo­ca­mos a la in­dus­tria au­to­mo­triz.

Es­te sec­tor es uno de los me­jo­res ejem­plos de ope­ra­cio­nes res­pon­sa­bles que apues­tan por la sos­te­ni­bi­li­dad a me­diano y lar­go pla­zo, en be­ne­fi­cio de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Prác­ti­ca­men­te to­das las plan­tas au­to­mo­tri­ces ma­ne­jan al­tos es­tán­da­res re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo de re­cur­sos na­tu­ra­les.

Han re­du­ci­do su con­su­mo de agua por uni­dad pro­du­ci­da, ade­más de uti­li­zar plan­tas de re­ci­cla­je que per­mi­ten no rea­li­zar des­car­gas a la red mu­ni­ci­pal de dre­na­je y brin­dar con ello una re­duc­ción con­si­de­ra­ble en el con­su­mo del lí­qui­do pro­ve­nien­te de los man­tos acuí­fe­ros.

Otras de sus ac­cio­nes han si­do re­ti­rar los me­ta­les pe­sa­dos de los desechos pro­ve­nien­tes de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, pa­ra su dis­po­si­ción o con­fi­na­mien­to, y evi­tar de es­ta ma­ne­ra la con­ta­mi­na­ción en el entorno don­de ope­ran.

De igual for­ma, cuen­tan con so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas am­bien­ta­les que evi­tan la li­be­ra­ción de ga­ses pro­ve­nien­tes de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción, por lo cual no es ex­tra­ño que cuan­do ve­mos una plan­ta au­to­mo­triz, tam­bién ob­ser­ve­mos que no hay emi­sio­nes vi­si­bles a la at­mós­fe­ra.

Gra­cias a es­tas ac­ti­vi­da­des, es­tas em­pre­sas han lo­gra­do cum­plir con los mo­de­los ‘ver­des’ es­ta­ble­ci­dos por la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat), la cual ha re­co­no­ci­do a va­rias de ellas, a tra­vés de la Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral de Pro­tec­ción al Am­bien­te (Pro­fe­pa), que ca­da año otor­ga a mu­chos de los com­ple­jos de ma­nu­fac­tu­ra de las ar­ma­do­ras, cer­ti­fi­ca­dos de In­dus­tria Lim­pia, los cua­les tie­nen una vi­gen­cia de dos años, con la po­si­bi­li­dad de re­no­var­los.

Otros pro­ce­sos que la in­dus­tria au­to­mo­triz ha lo­gra­do rea­li­zar de una for­ma mu­cho más efi­cien­te y me­nos con­ta­mi­nan­te son los re­la­cio­na­dos con la pin­tu­ra de sus uni­da­des.

Re­sul­ta co­mún que uti­li­cen in­su­mos ba­se agua, en lu­gar de aque­llos ba­se sol­ven­te. De es­ta ma­ne­ra, han con­se­gui­do re­du­cir de for­ma muy im­por­tan­te la emi­sión de con­ta­mi­nan­tes pro­ve­nien­tes de di­chas sus­tan­cias a la at­mós­fe­ra.

Aun­que no to­dos los com­ple­jos de en­sam­ble del sec­tor han adop­ta­do es­te ti­po de tec­no­lo­gías, ca­da vez son más las mar­cas au­to­mo­tri­ces en nues­tro país que pin­tan sus vehícu­los a tra­vés de es­tos pro­ce­sos, los cua­les per­mi­ten con­ser­var un am­bien­te más lim­pio.

A to­dos es­tos ele­men­tos del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, se de­ben su­mar las tec­no­lo­gías con las que cuen­tan los vehícu­los, las cua­les per­mi­ten con­tar con mo­to­res de com­bus­tión in­ter­na que con­su­men me­nos com­bus­ti­ble por ki­ló­me­tro re­co­rri­do.

Lo an­te­rior es adi­cio­nal a los es­fuer­zos que se es­tán ha­cien­do pa­ra in­cor­po­rar tec­no­lo­gías hí­bri­das y eléc­tri­cas. De es­ta ma­ne­ra, po­de­mos es­tar se­gu­ros de que en la in­dus­tria au­to­mo­triz se to­ma en se­rio el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad, pa­ra ga­ran­ti­zar un me­jor por­ve­nir a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va de las ar­ma­do­ras es el re­sul­ta­do de años de de­sa­rro­llo en ma­te­ria de nor­ma­ti­vi­dad am­bien­tal, lo que im­pac­ta a la em­pre­sas tan­to en sus ope­ra­cio­nes có­mo en la ma­nu­fac­tu­ra de sus pro­duc­tos ter­mi­na­dos, au­na­do a pro­gra­mas que en­la­zan las ope­ra­cio­nes de las pro­pias ar­ma­do­ras y sus mar­cas con la co­mu­ni­dad don­de ope­ran.

Así es co­mo Ford ha es­ta­do muy ac­ti­vo en te­mas re­la­cio­na­dos con la educación, mien­tras que la ale­ma­na Volks­wa­gen ge­ne­ra pro­gra­mas am­bien­ta­les de pre­ser­va­ción de áreas pro­te­gi­das y pro­tec­ción al me­dio am­bien­te.

Otra fir­ma que tra­ba­ja en es­tos te­mas es Chrys­ler, quien a tra­vés de su Fun­da­ción en Mé­xi­co, ha lan­za­do pro­gra­mas so­cia­les de im­pac­to a la sa­lud y educación de la po­bla­ción.

Año tras año, las em­pre­sas au­to­mo­tri­ces desa­rro­llan ini­cia­ti­vas de im­pac­to en la co­mu­ni­dad, las cua­les se con­vier­ten en un buen ejem­plo de vin­cu­la­ción co­mo cor­po­ra­ti­vos res­pon­sa­bles. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.