Cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos crea va­lor

Con­tar con la información su­fi­cien­te pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes, pue­de tra­du­cir­se en un so­por­te pa­ra la ges­tión efi­caz del ca­pi­tal de la or­ga­ni­za­ción

Manufactura - - COLUMNA - RA­MÓN KU­RI Ge­ren­te Se­nior de Con­sul­to­ría de Ries­gos en PwC Mé­xi­co ra­món.ku­ri@mx.pwc.com. Con la co­la­bo­ra­ción de Pedro Sandoval Sán­chez Con­sul­tor Se­nior de Con­sul­to­ría de Ries­gos de PwC Mé­xi­co pedro.sandoval.sanchez@mx.pwc.com

La ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos es una prác­ti­ca que ha co­bra­do gran re­le­van­cia en las em­pre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes de to­das las in­dus­trias a ni­vel glo­bal, y Mé­xi­co no es la ex­cep­ción. Ca­da vez son más los re­gu­la­do­res que di­ri­gen sus es­fuer­zos a es­tas prác­ti­cas, las cua­les mo­ni­to­rean, de acuer­do a su gra­do de adop­ción, cum­pli­mien­to y efec­ti­vi­dad.

Or­ga­nis­mos co­mo el Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial (CCE), in­vi­tan a las or­ga­ni­za­cio­nes a adop­tar es­tas prác­ti­cas pa­ra crear va­lor, ha­cien­do én­fa­sis en la iden­ti­fi­ca­ción, ad­mi­nis­tra­ción, con­trol y re­ve­la­ción de los ries­gos a los que se en­cuen­tran ex­pues­tas.

Así, han me­jo­ra­do su en­fo­que de ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos ha­cién­do­lo ca­da vez más in­te­gral. Con­se­je­ros y re­gu­la­do­res en­tien­den que to­mar ries­gos es par­te de ha­cer ne­go­cios, pe­ro preo­cu­pa­dos por no caer en una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, con­si­de­ran que con un en­fo­que ro­bus­to de ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos, in­cli­na­do a la cuan­ti­fi­ca­ción y re­ve­la­ción cons­tan­te del gra­do de ex­po­si­ción de la or­ga­ni­za­ción, pue­de ayu­dar a crear va­lor, mi­ti­gar el im­pac­to de even­tos im­pre­vis­tos y ayu­dar a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes.

Pe­ro, ¿có­mo es que la ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos crea va­lor? Con­cep­tual­men­te, es un pro­ce­so eje­cu­ta­do por to­da la or­ga­ni­za­ción, que per­mi­te a su Con­se­jo ase­gu­rar que se es­tén eva­luan­do ade­cua­da­men­te los ries­gos, no só­lo fi­nan­cie­ros, sino to­dos los que pue­dan afec­tar­le de ma­ne­ra in­ter­na o ex­ter­na y que, por con­si­guien­te, di­fi­cul­ten la ma­xi­mi­za­ción del ren­di­mien­to es­pe­ra­do de sus ac­cio­nis­tas.

El va­lor con­cep­tual que ofre­ce su adop­ción es con­tar con la información su­fi­cien­te pa­ra una ade­cua­da to­ma de de­ci­sio­nes, así co­mo es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar la in­cer­ti­dum­bre y que es­to se tra­duz­ca en un so­por­te pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción del ca­pi­tal.

Adi­cio­nal­men­te, es im­por­tan­te en­ten­der có­mo el mo­de­lo de ne­go­cio y su per­fil de ries­go se de­ben ali­near pa­ra es­ta­ble­cer sus ob­je­ti­vos, sa­ber cuá­les son los que se ne­ce­si­tan acep­tar pa­ra ob­te­ner una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y ge­ne­rar be­ne­fi­cios, pe­ro tam­bién com­pren­der cuá­les son los ries­gos y lí­mi­tes que no es­tán dis­pues­tos a asu­mir y que de­be­rán con­tro­lar­se.

La es­tra­te­gia que se es­ta­blez­ca ten­drá el po­ten­cial de in­cre­men­tar el va­lor de la or­ga­ni­za­ción en dis­tin­tas for­mas. Una se en­con­tra­ría co­mo re­sul­ta­do de la dis­mi­nu­ción en la ex­po­si­ción al ries­go de la or­ga­ni­za­ción, re­du­cien­do la pro­ba­bi­li­dad de en­fren­tar pro­ble­mas fi­nan­cie­ros o ne­ce­si­da­des de li­qui­dez no pre­vis­tas, ge­ne­ran­do una op­ti­ma­ción en los cos­tos de pro­vi­sio­na­mien­to, con­flic­tos con pro­vee­do­res y ter­ce­ros.

Con una ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos, tam­bién se pue­de crear va­lor al ser un agen­te de cam­bio den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes; es­to se lo­gra al en­fo­car la es­tra­te­gia ha­cia el con­trol de los ries­gos de ali­nea­ción del ne­go­cio. La información abre la po­si­bi­li­dad de for­mu­lar me­jo­res es­tra­te­gias y op­ti­mar los mo­de­los de ne­go­cio.

Es­tos cam­bios se lo­gran a par­tir de los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes, ana­li­zan­do po­si­bles cam­bios de có­mo de­be­rían to­mar­se, así co­mo cuán­do y quién de­be­ría to­mar­las. Tam­bién al sa­ber ha­cia dón­de van di­ri­gi­dos los in­cen­ti­vos pa­ra que es­tas de­ci­sio­nes, con ba­se en los nue­vos en­fo­ques, se lle­ven a ca­bo.

Cuan­do se op­ti­ma el mo­de­lo de ne­go­cio, se pue­de lo­grar un cam­bio en la ecua­ción de ries­go-ren­di­mien­to de los pro­duc­tos y los ser­vi­cios ofre­ci­dos, po­ten­cia­li­zan­do nue­vos y me­jo­res re­sul­ta­dos.

Pa­ra que las or­ga­ni­za­cio­nes creen va­lor con su ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos, re­quie­ren que las es­tra­te­gias se ele­ven a un ni­vel de Con­se­jo, re­con­fi­gu­ran­do su per­cep­ción de di­cha ges­tión co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ana­li­zar el ni­vel de in­no­va­ción, así co­mo las po­si­bles afec­ta­cio­nes, y no li­mi­tar su fun­ción al aná­li­sis de even­tos ne­ga­ti­vos.

Es­te ti­po de ges­tión tie­ne el po­ten­cial de crear va­lor en las or­ga­ni­za­cio­nes, siem­pre ali­nea­da a su per­cep­ción de va­lor re­fle­ja­do en sus es­tra­te­gias, su mo­de­lo de ne­go­cio y a la vi­sión a fu­tu­ro. Por ello, es im­por­tan­te que la fun­ción con­ti­núe su pro­ce­so de ma­du­rez y re­fle­je el per­fil de ries­go de sus ac­cio­nis­tas, pa­ra así con­tri­buir a la crea­ción de in­no­va­ción y de­sa­rro­llo de es­tra­te­gias aser­ti­vas con ba­se en información con­fia­ble. †

“La información abre la po­si­bi­li­dad de for­mu­lar me­jo­res es­tra­te­gias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.