Ju­lio de Mu­cha apues­ta a la ma­qui­la

La fir­ma fa­bri­ca pro­duc­tos pro­pios y de ter­ce­ros pa­ra man­te­ner sus fi­nan­zas a sal­vo

Manufactura - - CONTENIDO - -Ivet Ro­drí­guez/ En­via­da

La rma a ri­ca pro­duc­tos pro­pios y de ter­ce­ros pa­ra man­te­ner sus nan­zas a sal­vo

LE N, T .- n cer­ti ca­do de ‘pro­vee­dor con able’ cuelga en las o ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de es­ta plan­ta. n do­cu­men­to que des­de su emi­sión, en 200 , trans­for­mó la di­ná­mi­ca de es­ta fac­to­ría, pues sig­ni có la in­cur­sión en la ma­qui­la, un ne­go­cio has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do pa­ra es­ta rma de cal­za­do.

En ese año, Tem­pe la di­vi­sión de cal­za­do y ac­ce­so­rios de ru­po In­di­tex con­tac­tó a la em­pre­sa pa­ra ma­qui­lar al­gu­nos mo­de­los de ca­ba­lle­ro, y des­pués de una au­di­to­ría, la za­pa­te­ra Ju­lio de Mu­cha se su­mó a la lis­ta de pro­vee­do­res que la es­pa­ño­la tie­ne en Mé­xi­co.

Des­de en­ton­ces, la vi­da fa­bril de es­ta plan­ta, ubi­ca­da al sur de León, ua­na­jua­to, trans­cu­rre en­tre la pro­duc­ción pa­ra ter­ce­ros y mar­ca pro­pia. “Ma­ne­ja­mos los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad”, di­ce Cé­sar Ma­ta, ge­ren­te de pe­ra­cio­nes de la plan­ta. Só­lo va­rían al­gu­nos ma­te­ria­les, co­mo el ti­po de piel o el uso de sin­té­ti­cos, pe­ro eso de­pen­de del clien­te.

En es­ta na­ve de 3,400 me­tros cua­dra­dos se pro­du­cen 1,950 pa­res dia­rios, de los cua­les 40% son ma­qui­la. En­tre los clien­tes de es­te ru­bro, ara es el que de­man­da el ma­yor vo­lu­men, 600 pa­res dia­rios, en­tre 200,000 y 300,000 al año.

La pro­duc­ción ini­cia con el cor­te de la piel, y co­mo es­te ma­te­rial lle­ga a re­pre­sen­tar has­ta 60% del cos­to de fa­bri­ca­ción del za­pa­to, la rma ela­bo­ró un es­que­ma don­de se es­pe­ci ca el aco­mo­do de las dis­tin­tas pie­zas que for­man el cor­te (par­te su­pe­rior) del za­pa­to. De es­ta for­ma se apro­ve­cha has­ta 95% del ma­te­rial.

A la ho­ra de unir las pie­zas pa­ra dar for­ma al cor­te, la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa son los te­ji­dos a mano y so­bre la hor­ma. “Es­ta es una de las cin­co fá­bri­cas, en to­do ua­na­jua­to, que ma­ne­jan te­ji­do so­bre la hor­ma”, agre­ga Ma­ta du­ran­te un re­co­rri­do por la plan­ta.

Es­ta cua­li­dad sir­vió co­mo imán pa­ra atraer otros pro­yec­tos de ma­qui­la, co­mo el de Alan ay­ne, cu­ya es­tra­te­gia de co­mer­cia­li­za­ción in­clu­ye enal­te­cer ‘lo he­cho a mano’. Es por eso que los za­pa­tos que Ju­lio de Mu­cha ma­qui­la pa­ra Alan ay­ne lle­van una eti­que­ta con la le­yen­da: “He­cho a mano por ar­te­sa­nos me­xi­ca­nos”. Ca­da te­je­dor ela­bo­ra ma­nual­men­te has­ta 40 pa­res dia­rios, mien­tras que so­bre la hor­ma, se ha­cen 25. La di­fe­ren­cia en­tre es­tas téc­ni­cas es que en la pri­me­ra, la piel es­tá pre­per­fo­ra­da, mien­tras que en el te­ji­do so­bre la hor­ma se co­se ‘al tan­teo’. De­bi­do a la com­ple­ji­dad de es­ta úl­ti­ma, el va­lor del cal­za­do es en­tre cin­co y seis ve­ces su­pe­rior al de un pre­per­fo­ra­do.

El cor­te pa­sa al área de mon­ta­do, don­de se hor­ma y se pre­pa­ra pa­ra co­lo­car­le la sue­la. Lue­go, los za­pa­tos pa­san al área de acon­di­cio­na­mien­to don­de se les co­lo­can los ac­ce­so­rios (co­mo agu­je­tas o bor­las). inal­men­te se eti­que­tan y se co­lo­can en la ca­ja.

Ma­qui­lar es una ‘bo­ca­na­da de oxí­geno’ pa­ra las nan­zas de la com­pa­ñía, co­men­ta Ma­ta, pues los es­que­mas de pa­go (de los clien­tes de ma­qui­la) son muy bue­nos. En el ca­so de Tem­pe, “si en­tre­gas hoy, a los 10 días co­bras. Mien­tras que el mercado na­cio­nal pa­ga en­tre 30 y 60 días”. †

Es­ta plan­ta fa­bri­ca 1,950 pa­res dia­rios, de los cua­les 40% son ma­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.