El va­lor del pri­mer em­pleo

Eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios co­men­za­ron su tra­yec­to­ria la­bo­ral en res­tau­ran­tes, su­per­mer­ca­dos y em­pre­sas de en­tre­te­ni­mien­to. Es­tas ex­pe­rien­cias les de­ja­ron lec­cio­nes que aún son úti­les en su pa­pel de lí­de­res

Manufactura - - COLUMNA - POR ANA PAU­LA HER­NÁN­DEZ ALDAY

Fer­nan­do Tur­ner es­tu­dia­ba Con­ta­bi­li­dad en el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. Es­ta­ba an­sio­so por em­pe­zar a tra­ba­jar, pe­ro tam­bién que­ría ga­nar di­ne­ro. Era la dé­ca­da de los 60.

El coahui­len­se te­nía 20 años cuan­do em­pren­dió por pri­me­ra vez con un ex­pen­dio de nie­ve sua­ve. A la par, co­men­zó a tra­ba­jar en el archivo de la em­pre­sa mi­ne­ra Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co.

“Las dos ac­ti­vi­da­des fue­ron in­tere­san­tes”, di­ce Tur­ner, pre­si­den­te y CEO de Kat­con, una au­to­par­tis­ta que fun­dó en Mon­te­rrey, pre­sen­te en 10 paí­ses.

Co­mo Tur­ner, otros eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios tra­ba­ja­ron en res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da, su­per­mer­ca­dos y em­pre­sas de en­tre­te­ni­mien­to.

“Los pri­me­ros tres a cin­co años de tra­ba­jo mar­can la pau­ta pa­ra to­da la vi­da pro­fe­sio­nal”, ex­pli­ca Ho­ra­cio McCoy, pre­si­den­te en Mé­xi­co y CEO en Amé­ri­ca La­ti­na de Korn Ferry, con­sul­to­ra de re­clu­ta­mien­to de eje­cu­ti­vos de al­ta di­rec­ción.

El pri­mer em­pleo tam­bién apor­ta to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, ha­bi­li­dad pa­ra co­mu­ni­car­se, ini­cia­ti­va y humildad, coin­ci­den es­pe­cia­lis­tas.

Pue­de ser un fac­tor pa­ra to­mar una decisión al mo­men­to de ele­gir un can­di­da­to u otro, opi­na Larry Ru­bin, con­sul­tor en Spen­cer Stuart, rma de head-hun­ting eje­cu­ti­vo.

Aun­que no es ne­ce­sa­rio que un can­di­da­to de­ta­lle to­das sus ex­pe­rien­cias de tra­ba­jo, va­le la pe­na men­cio­nar las pri­me­ras en las en­tre­vis­tas de pro­fun­di­dad.

“(Co­mo re­clu­ta­dor) te ayu­da a en­ten­der la vi­da del eje­cu­ti­vo, có­mo era su ca­rác­ter y có­mo evo­lu­cio­nó”, di­ce Juan Ig­na­cio Pé­rez, so­cio di­rec­tor en Hei­drick & Strug­gles, otra rma de re­clu­ta­mien­to de Al­ta Di­rec­ción.

El tra­ba­jo ex­te­nuan­te y la ro­ta­ción de pues­tos cons­tru­yen a un lí­der, con­si­de­ra Luis Ma­rio Ro­jas, je­fe de Re­cur­sos Hu­ma­nos del zoo­ló­gi­co Afri­cam Sa­fa­ri.

Ca­da año egre­san de las uni­ver­si­da­des 600,000 pro­fe­sio­na­les, se­gún ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Educación Pú­bli­ca, pe­ro só­lo 25% con­si­gue un tra­ba­jo de ni­vel pro­fe­sio­nal de­bi­do a la ta­sa de des­em­pleo na­cio­nal.

“A los 18 años, un chi­co quie­re co­mer­se el mun­do”, di­ce An­to­nio Quevedo, CEO de Re­cór­cho­lis, una ca­de­na de cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar.

Más de 60% de los al­tos di­rec­ti­vos en­fo­ca­ron su ca­rre­ra des­de un ini­cio, el res­to tu­vo un pri­mer tra­ba­jo que no te­nía mu­cho que ver con el área en la que se desen­vol­ve­ría en un fu­tu­ro, se­gún da­tos de la rma de re­clu­ta­mien­to Man­po­wer.

“La tra­yec­to­ria la­bo­ral se va mol­dean­do con los años”, di­ce Car­los So­to, ge­ren­te de Atrac­ción de Ta­len­to de la con­sul­to­ra.

Aun­que lo más im­por­tan­te, se­gún McCoy, de Korn Ferry, es sa­ber ele­gir com­pa­ñías que se preo­cu­pen por desa­rro­llar el ta­len­to des­de eta­pas tem­pra­nas. “Las em­pre­sas glo­ba­les son muy bue­nas es­cue­las pa­ra co­men­zar”, aña­de.

“Me en­can­ta la gen­te que tie­ne ex­pe­rien­cias de vi­da, jó­ve­nes que a los 23 años han he­cho co­sas di­fe­ren­tes que el res­to”, di­ce Ge­rar­do Ka­nahua­ti, CEO en Hays Mé­xi­co, con­sul­to­ra en atrac­ción de ta­len­to.

Seis eje­cu­ti­vos com­par­ten las anéc­do­tas y lec­cio­nes de sus pri­me­ros tra­ba­jos.

FI­CHAS DE TEX­TO 1 Ge­rar­do Ka­nahua­ti, de Hays, con­sul­to­ra en atrac­ción de ta­len­to.

Es­tu­dios: li­cen­cia­tu­ra en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas

Tu­vo su pri­mer tra­ba­jo a los 17 años co­mo re­par­ti­dor de tar­je­tas de cré­di­to. Ahí apren­dió a pla­near, por­que an­tes de ca­da en­tre­ga de­bía lla­mar a la per­so­na y ele­gir una ru­ta. Des­pués es­tu­dió pu­bli­ci­dad du­ran­te un año y ad­mi­nis­tró la ca­fe­te­ría de la es­cue­la. Fue un tra­ba­jo du­ro, re­co­no­ce, pe­ro así des­cu­brió que que­ría es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Reorien­tó su ca­rre­ra y fue be­ca­rio en Ko­rea Te­le­com, una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Su ta­rea era se­lec­cio­nar no­tas de prensa pa­ra los di­rec­ti­vos.

LEC­CIÓN: Un día, un di­rec­tor co­reano le pre­gun­tó qué de­cían las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.